Santiago Bilinkis

Graduado.
El emprendimiento como actitud de vida

Mi nombre es Santiago Bilinkis y cuando me preguntan a qué me dedico digo que soy emprendedor serial. Cuando era chico quería ser inventor pero por una serie de razones terminé estudiando economía. A poco de recibido, cuando tenía 25 años, se nos ocurrió junto a mi amigo Andy Freire que en vez de trabajar para otro era más desafiante fundar nuestra propia empresa. Así armamos una que se llama Officenet que anduvo muy bien. Estuve también en otros proyectos como Wanako Games, Otro Mundo y New Sock. Emprender es lo más destacado que hice pero a la vez no es lo que me define como persona. Me apasionan muchas cosas, tal vez demasiadas. Creé un blog (Riesgo y recompensa) como manera de abrir mi cabeza y hacer gimnasia mental con los que quieran sumarse. Me gusta mucho la discusión constructiva y por eso no le escapo a discutir cosas polémicas que me parecen interesantes. Me pongo muy contento cuando la gente lee lo que escribo pero mucho más cuando se involucra y deja un comentario. Podemos hablar de la eutanasia, de Medio Oriente o la inseguridad y un montón de gente aporta ideas buenísimas en un clima de respeto poco usual para ser un blog. La gente increíble que lee y comenta es lo que más orgulloso me hace sentir y lo que me anima a seguir escribiendo.

Me gustaría que el mundo sea un lugar mejor para todos. Creo en el poder transformador social del emprendimiento y en que la respuesta está en nuestras manos. A lo largo de ese camino trabajé mucho con organizaciones sociales como la Fundación Iniciativa, CIPPEC, Endeavor y Ashoka, pero sigo en una búsqueda constante de otras maneras de tener un impacto. Me fascina la ciencia en sus formas más variadas y soy adicto a la tecnología. Por eso fui uno de los organizadores de TEDx Buenos Aires. Sin embargo, mi primera vez fue recién a los 24 años (oops!). Soy un freak de las redes sociales, así que estoy en Facebook, Twitter, LinkedIn, FriendFeed y la que se les ocurra. En general soy bastante escéptico y descreo de lo sobrenatural en sus varias formas. No consumo Aceite de Gerín y me disgusta mucho la política. Sólo escribo de eso cuando me enojo por cosas como la deshonestidad, la mezquindad o la corrupción. A veces creo que la muerte es la única certeza pero en general me ilusiono con que voy a vivir 1000 años, o incluso para siempre. Tengo bastante sentido del humor y muchas veces escribo cosas en broma, pero a veces la gente me toma demasiado en serio y no se avivan que estoy jodiendo o no entienden de qué diablos me río. Me gusta mucho el fútbol y soy bostero, pero me animo a argumentarle a quien quiera que el Football Americano es el mejor juego que existe. Sueño con el día en que todos se interesen en el Football… Soy muy malo practicando deportes, pero encontré uno en el que me animaría a ser deportista profesional. Parte del problema es que, por más que vivo a dieta, siempre estoy gordo. Me gusta mucho viajar y siempre escribo de las cosas que me llaman la atención cuando viajo. Estoy casado y tengo tres hijos que me plantean el desafío enorme de ser padre en el siglo XXI. Ah! Me olvidaba de decir que también escribo bastante de cosas relacionadas al emprendimiento como actitud de vida. Trato de que mi experiencia le sirva a otros en temas como negociación, armado de planes de negocio, robos de ideas, las diferentes fases de un proyecto, los riesgos del optimismo, establecimiento de metas o fuerza de voluntad. Por esa misma razón, doy bastantes charlas, en general en universidades a estudiantes. Fuente: Riesgo y Recompensa