Florencia Garramuño: Afanador, el dramatismo está en los detalles


Clarín - 17/06/2016

Oriundo de Bucamaranga, Colombia, Ruven Afanador se ha convertido en uno de los fótografos de moda más cotizados, con publicaciones en revistas como Vogue, Elle, o Vanity Fair. Pero sus fotografías también han trascendido el mundo de la moda para convertir a su autor en uno de los fotógrafos contemporáneos más reconocidos en el mundo del arte, con exposiciones periódicas en prestigiosos museos y galerías. Sus imágenes poseen un dramatismo tan poderoso que sus fotografías se bastan por sí mismas para construir historias y narrativas de gran intensidad. Tal vez sea por eso que Afanador es uno de los cinco fotógrafos estables de la prestigiosa revista The New Yorker, donde las fotografías deben ser – según la pauta editorial – tan importantes en contar una historia como los largos textos y artículos que se publican en ella.

Las dos fotografías de Afanador en la muestra de Fola esgrimen esa cualidad en imágenes nítidas y transparentes que sin embargo no responden a ninguna intención de espontaneidad ni inmediatez. Todas sus fotografías son resultado de un largo y minucioso ritual previo que incluye tomas, ensayos, y un artificioso trabajo con la escenografía y la pose. Nada de la naturalidad de un escenario emerge de sus fotografías de lugares y objetos ni de la autenticidad de una personalidad en sus retratos, sino que en ellas aparece el resultado de un verdadero trabajo conceptual cuyo objetivo es exhibir ante los ojos de los espectadores el drama en el que figuran determinados objetos y personas. Por eso su perfil de Liza Minelli parece evocar todo el histrionismo de la actriz concentrado en la línea que se dibuja desde sus ojos cargados de maquillaje a sus manos detenidas en inminencia, como a punto de lanzarse a gesticular. Por debajo de sus brazos asoma apenas un ángulo de su rodilla cubierta con una media de red de la que rezuma una viva y rara sensualidad.

En las chaquetas de torero pendientes desde del techo también parece haberse detenido en suspenso, desde los ganchos, todo el drama de la corrida de toros en el que aquellos cuerpos que vistieron las chaquetas se enfrentaron. Las chaquetas esperan allí la renovación de ese drama.

Si los tonos de grises y los contrastes delatan la perfección de la técnica del fotógrafo, la construcción de imágenes casi oníricas con esos retratos de la realidad delata la originalidad de una mirada.

Para ver la noticia original

Viernes, Noviembre 18, 2016
florencia_garramuno23