En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

+ San Andrés

Actualidad

La representación de masacres y genocidios, bajo la mirada de José Emilio Burucúa

El historiador del Arte participó del Seminario Permanente de Humanidades, que se realizó en el edificio Hirsch del Campus. Un recorrido desde la obra de Giorgio Vasari, hace más de cinco siglos, al ?Siluetazo? para simbolizar la ausencia de los desaparecidos en Argentina.

“Creo que una investigación como esta contribuye a crear esa distancia entre los hechos traumáticos y las personas que intentan narrarlos y explicarlos. Esta separación es lo que hace posible enfrentar lo que de otro modo nos produciría un espanto inaguantable”. José Emilio Burucúa ingresó, con ese concepto, en la etapa final de su exposición “¿Cómo pasaron estas cosas: la representación de masacres y genocidios?", que se concretó ayer en el aula Ledesma y formó parte del Seminario Permanente de Humanidades.

Durante poco más de una hora, Burucúa presentó el trabajo “How these things came about”, realizado junto a Nicolás Kwiatkowski, y cuyo título está inspirado en una frase que pronuncia el personaje de Horacio en el V Acto de Hamlet, de William Shakespeare: “Dejadme decir al mundo, aún ignorante, cómo sucedieron estas cosas”.

En los últimos diez años, Burucúa y Kwiatkowski afrontaron una investigación internacional para determinar las diferentes formas en que la humanidad, desde el arte y otras áreas, reprodujo genocidios, masacres y asesinatos a lo largo de los siglos.

“La búsqueda delas fórmulas históricas usadas para contar masacres nos ayuda a entender dos cosas importantes: nos aproxima a lo que podríamos llamar los contextos de las masacres, las cadenas de causas y efectos que las rodean aunque su núcleo permanezca fuera de la comprensión; y nos da herramientas para examinar los recursos simbólicos de los perpetradores, quienes usaron esas fórmulas antes de que los defensores de las víctimas se las apropiaran para recordar y comprender lo sucedido”, sostuvo Burucúa.

El Álbum de Auschwitz, la colección de fotos del Holocausto que tomaron Ernst Hofmann y  Bernhard Walter, de las SS, y que fue hallada por la sobreviviente Lili Jacob;  el trabajo arquitectónico de Alfredo Jaar para el Museo de la Memoria, en Santiago de Chile; la historieta “Maus”, de Art Spiegelman; la pintura de Giorgio Vasari en la que reproduce la Masacra de San Bartolomé, en 1572; o “El Siluetazo”, la acción colectiva de que realizaron Rodolfo Aguerreberry, Julio Flores y Guillermo Kexel por primera vez en septiembre de 1983, todavía bajo la dictadura, para representar a los desaparecidos argentinos.

Con esos ejemplos, entre otros, Burucúa citó las diferentes representaciones, algunas de ellas simbólicas, de las masacres. Sin embargo, mencionó que estos recursos, si bien son “muy importantes para la vida práctica, encierran una advertencia de que las representaciones del conflicto social como una cacería o también una multitud de sombras y fantasmas puedan aparecer antes de que un sistema de terror, de crímenes y genocidios se haga efectivamente real”.

“Hay también un peligro grande en nuestra investigación acerca de las formas, porque implica una generalización que podía inadvertidamente reproducir la uniformidad que los perpetradores quisieron reproducir a sus víctimas con en el intento de asemejarlas  a un imaginario colectivo. ¿Cómo podemos esquivar esta distorsión? Debemos equilibrar, toda vez que sea factible, el uso de categorías globales en investigaciones individuales de personas concretas, de sus dolores y destinos. Hay una necesidad de centrarnos en los individuos”, expresó.

Burucúa estudió Historia del Arte y de la Ciencia, es Doctor en Filosofía y Letras en la Universidad de Buenos Aires, miembro de número de la Academia Nacional de Bellas Artes y Profesor Titular de Problemas de Historia Cultural en la Escuela de Humanidades de la Universidad Nacional de General San Martín (UNSAM).

Entre sus libros más importantes figuran “Corderos y elefantes. Nuevos aportes acerca del problema de la modernidad clásica” (2001); “Historia, arte, cultura: De Aby Warburg a Carlo Ginzburg” (2003); y “La imagen y la risa. Las Pathosformeln de lo cómico en el grabado europeo de la modernidad temprana (2007)”.