En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

+ San Andrés

Actualidad

Edgardo Buscaglia: “Argentina es un país de muy bajo costo para las organizaciones criminales”

"Al crimen trasnacional hay que combatirlo con acuerdos y agencias trasnacionales", evaluó el profesor Invitado del Departamento de Derecho de la Universidad. La versión original de la nota puede verse aquí: http://goo.gl/Esjd0n

Recorre entre 15 y 25 países por año. Y lo hace para determinar el nivel de corrupción en esos Estados. Para eso se apoya en la labor de un equipo de casi 700 personas que trabajan en 109 naciones. Asegura que es imposible desterrar totalmente el robo del patrimonio de los ciudadanos pero que se puede controlar a través de acciones de prevención. Cree fervientemente que la delincuencia organizada es un fenómeno social económico y no un fenómeno militar que pueda erradicarse por medio de la represión. El doctor Edgardo Buscaglia nació en Argentina, aunque se formó y vive desde hace 30 años en Estados Unidos. Esta vez regresó al país no sólo para hacer su evaluación periódica sino para hablar con varios de los principales candidatos a las elecciones del próximo año para que lleguen a un pacto de Estado anticorrupción.

- ¿Los candidatos lo escucharon?

Cuando la clase política argentina se dé cuenta del costo que va a pagar por dejar fluir ese dinero fácil a sus campañas electorales a través de sus policías provinciales, cuando los gobernadores se den cuenta del enorme costo que van a pagar ellos, sus familias y todo su entorno por el estado de indefensión, el estado de abandono del gobierno y de las instituciones, ahí van a tener una urgencia, desesperación diría, por llegar a un pacto político porque le van a ver la cara al monstruo. Se van a dar cuenta de que la cloaca de corrupción política que han creado o han dejado crecer, a sabiendas o no, se los va a comenzar a devorar, uno a uno, como sucedió en Italia o México, donde encontré a más de un legislador en fosas en el medio del desierto. Argentina no va a ser la excepción.

- ¿Que características tiene que tener un país para que las mafias intenten entrar en él?

La delincuencia organizada está compuesta por empresas criminales que operan con los mismos criterios que las empresas legales: buscan países de bajo costo. Si el costo país les baja, ellos van con más frecuencia y hacen su negocio a mayor escala y con mayor diversidad de delitos.

- ¿Cómo está ubicada Argentina en este sentido?

Argentina tiene vacíos de Estado en la mayoría de las instituciones necesarias que le pondrían un dique a las empresas criminales. Las organizaciones criminales trasnacionales que operan en la Argentina se dedican a 17 tipos de delitos. Realizan tráfico de bienes y servicios legales o ilegales. Ilegales pueden ser heroína o cocaína. Pero hay otros legales, como las explotaciones mineras, que se convierten en ilegales al transportar minerales preciosos a otros países fuera de las leyes. Empresas criminales, especialmente de origen asiático, se apoderan de empresas legales y explotan diferentes tipos de bienes como oro, litio, diamantes, etc. y los trafican ilegalmente. También se apoderan de empresas de transporte y puertos.

- Argentina tiene varios puertos importantes sobre el río Paraná que están bajo sospecha.

Sucede en los puertos de Estados Unidos, Francia y también de la Argentina. Y uno tiene que partir del supuesto de que hay que intervenir esos puertos privados para averiguar “quién es quién”. Las empresas criminales no obedecen a la caricatura de los periódicos o la televisión, son mucho más sofisticadas y operan desde Estados Unidos o Alemania hasta Bostwana. La diferencia es que en los primeros el Estado reacciona ante esas empresas criminales y en países como Argentina no hay reacción o es una reacción insuficiente.

- ¿Qué necesitaría Argentina para enfrentar a las mafias?

Unidades de control patrimonial no financiero operando en red en cada provincia y coordinadas por una unidad de control patrimonial federal. Estoy hablando de dinero “lavado” o “inflado”. Hay un ejemplo sobre esto. Conozco el caso de una organización criminal que importó 10.000 sillas desde El Líbano hacia Argentina, que fueron compradas a centavos de dólares cada una y aquí las vendieron a mil dólares. Esto genera una cantidad extraordinaria de dinero que no necesariamente pasa por bancos o instituciones financieras. No hay ningún marco institucional que esté investigando estas transacciones no financieras. Se necesitan instituciones que cubran esos vacíos y que provengan de un pacto de Estado ratificado por el Congreso.

- Si los políticos hicieran algo así se estarían suicidando porque es de ese tipo de negocios, que no tiene un marco regulatorio, de donde obtienen la financiación para sus campañas.

Todos los países del mundo regulan su corrupción. No la pueden eliminar. Es casi imposible eliminar la corrupción política, apenas la controlan. Pero siempre es posible reaccionar y poner límite a la corrupción política. Por ejemplo, la presidenta Dilma Rousseff no bloqueó las investigaciones y el procesamiento penal contra algunos de los más altos miembros de su partido y que habían estado en el gabinete de Lula. No lo bloqueó, dejó que sus instituciones funcionaran, se procesó y hubo sentencias finales condenatorias. Eso representa un acto político, simbólico y claro de que la corrupción tiene límite.

- ¿Por qué los carteles de la droga mexicanos o colombianos eligen a la Argentina para hacer sus operaciones hacia Europa?

Argentina es un país de alto costo para las empresas que deseamos que lleguen y de muy bajo costo para las empresas criminales. La delincuencia organizada tiene asesores muy sofisticados que le indican cuál es la reacción esperada cuando sus capitales llegan a un país.

- Hay un vacío de Estado.

- Hay grandes vacíos legales que al mismo tiempo se conjugan con una corrupción pirañesca, fragmentada, descentralizada, que como en México o Argentina rompe el Estado y cualquier señor feudal de las provincias hace lo que quiere por más que el presidente dé órdenes. Esto deja un vacío para que actúen las organizaciones delictivas en las que el tráfico de drogas es apenas uno de sus negocios.

- ¿Cómo ve las acciones que se están tomando para desbaratar el narcotráfico?

Inadecuadas. Cuando en España se detiene a una “mula” que está transportando cocaína en su cuerpo desde Buenos Aires a Madrid, los fiscales de la Audiencia Nacional investigan todas las ramificaciones de la empresa que estaba utilizando a esa persona para el transporte. No se investiga o se reprime, como en la Argentina, sólo a la “franquicia”, a los pibes, a los “soldaditos” que están vendiendo y comprando drogas al menudeo. Esos son franquicias y lo que hay que desmantelar son los directorios. Eso es lo efectivo y de nada sirve hacer “el show” de mandar los helicópteros a Rosario o Culiacán y desembarcar cientos de soldados. Esto es como tratar de controlar las transacciones ilegales de un banco deteniendo a los cajeros.

- ¿Un país puede actuar en forma individual contra las mafias o necesita de cooperación internacional?

- Al crimen trasnacional hay que combatirlo con acuerdos y agencias trasnacionales. Hay instituciones internacionales que están desesperadas por obtener alguna cooperación de información por parte del gobierno argentino que no les atiende el teléfono. Nos consta en nuestros informes que países europeos, Estados Unidos y Brasil quieren auditar empresas que operan en la Argentina y no lo pueden hacer.

- ¿Por qué cree que es Santa Fe el epicentro del accionar de las bandas internacionales del narcotráfico?

- Debido al dinamismo de algunos de sus actores y su posición geográfica estratégica, Santa Fe ha sido una de las provincias ideales para que las organizaciones delictivas se establezcan. Hay otras provincias de tránsito, donde tienen que tener controladas a la policía y algunos políticos clave, como Santiago del Estero. En el año 2011 de nuestras investigaciones surgió que grupos criminales mexicanos habían venido a la Argentina a establecer una infraestructura productiva. En ese momento todavía acá no se hablaba del tema.

- ¿Cuál sería la primera medida que habría que tomar para enfrentar la corrupción?

Una nueva ley de Extinción de Dominio, que es una figura no penal para “extinguirle” el dominio patrimonial a alguien que no pueda justificar el origen de los recursos que posee. Este es un mecanismo mucho más ágil que el del control del lavado de dinero.

- ¿Cuál es el país donde más se invierte el dinero negro?

Las organizaciones criminales no buscan colocar sus dineros mal habidos en países como Afganistán o Argentina donde no hay seguridad jurídica. Paradójicamente, el empresario criminal busca integrar esos recursos que genera en los países con mayor seguridad jurídica. El 68% del dinero que es lavado va a los países centrales y con mayor seguridad jurídica, después de pasar por 300 transacciones alrededor del mundo. Pasan en promedio por entre 10 y 17 países antes de convertirse en una inversión productiva a largo plazo.

- ¿Lo quiso comprar alguna vez la mafia?

Sí, varias veces. Cuando uno trabaja en estos temas se acercan personajes de gobierno que están infiltrados por grupos criminales o se acercan empresarios dudosos a ofrecer contratos vacíos donde quieren pagar mucho dinero sin hacer prácticamente nada, o por lo menos nada productivo.

- ¿Y amenazas físicas?

¡Muchas! Todo el equipo fue amenazado en los 109 países en que trabajamos. Y en Afganistán mataron a varios de nuestros colaboradores.