En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

+ San Andrés

Actualidad

Federico Merke “El Mundial tiene efectos distributivos que generan claros conflictos en Brasil”

El director de las Carreras de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad destacó que “claramente la FIFA, las empresas constructoras y de turismo, los medios y en parte el gobierno en su proyección internacional” son los grandes ganadores de la organización del certamen. “¿Quiénes perdieron? Principalmente los contribuyentes brasileños y los sectores más desprotegidos”, dijo.

Una encuesta realizada por la consultora IPSOS en 26 países determinó que los brasileños son, paradójicamente, los más pesimistas en cuanto a los beneficios que traerá la organización de Mundial de fútbol para el país. “A grandes rasgos la mirada que tienen acerca de la Copa del Mundo es negativa”, expresó Federico Merke, director de las Carreras de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad.

Si bien los brasileños confían mayoritariamente en que el seleccionado que entrena Luiz Felipe Scolari llegará a la final y ganará el torneo, los habitantes que fueron consultados “están convencidos de que el país podría haber destinado los recursos gastados en el Mundial a mejorar la salud, la educación o a incrementar el gasto social”.

“Creen que Brasil no tiene la infraestructura necesaria para organizar el Mundial o los Juegos Olímpicos. Sostienen que la Copa del Mundo tiene más que ver con negocios corporativos que con la destreza deportiva y son los más pesimistas en cuanto a la calidad de la organización. En fin, que  no ha mejorado la mirada de su propio país por organizar el certamen”, afirmó Merke.

Por el contrario, agregó, los brasileños, según el sondeo, “observan indignados la enorme corrupción que hubo detrás; protestan contra la mala planificación de muchas obras y concluyen que no está claro que el Mundial traiga beneficios concretos para ellos. La cuenta es simple. Al final del Mundial, la FIFA habrá recaudado más de cuatro mil millones de dólares y Brasil habrá gastado más de doce mil millones de dólares”, comparó.

Para el director de las Carreras de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad, “lo que queda claro es que el Mundial tiene efectos distributivos que generan claros conflictos. Por un lado, mejoró la imagen de Brasil en el mundo, algo que refleja la encuesta de IPSOS, pero, por el otro, no mejoró la imagen del gobierno de Brasil en su propio país”.

“La reputación internacional y la reputación doméstica han ido por carriles separados y aún está por verse, de acuerdo al desempeño de Brasil como anfitrión, si esos carriles se encontrarán o no”, analizó.

La consulta acerca de quiénes ganaron con el Mundial surge sola, quizá también como la respuesta del profesor: “Claramente la FIFA, las empresas constructoras y de turismo, los medios y en parte el gobierno en su proyección internacional. ¿Quiénes perdieron? Principalmente los contribuyentes brasileños y los sectores más desprotegidos”, respondió.

Y aseguró: “La FIFA es la organización no gubernamental más rica del mundo y, aunque ha hecho un esfuerzo para transparentar su accionar, continúa siendo una organización muy poco clara, manejada por una mesa chica que decide discrecionalmente cómo gastar cuantiosas sumas de dinero obtenidas de sus alianzas con grandes empresas multinacionales. El Estado, una vez más, está por atrás del mercado y este parece ser el signo de la Copa en Brasil. Por eso la FIFA tiene mucho que aprender de este Mundial, en particular que para seguir ganando deberá ceder”.