En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

+ San Andrés

Actualidad

Alejandra Gallo: Las fotos que el Gobierno hubiera querido evitar y que muestran el final de la película

El caso Boudou “daña directamente la gestión de la presidenta Cristina Kirchner y asoma como consecuencia de un fin de ciclo”, afirmó la profesora del Departamento de Ciencias Sociales y de la Maestría en Periodismo. La versión completa de la nota puede verse aquí: http://goo.gl/9s3zOM

La que está terminando hoy es una semana plagada de fotos que le muestran a la presidenta Cristina Kirchner por dónde irá la película. Muchas de esas imágenes crisparon sus humores y ninguna logró matizar la desaceleración de la economía y del empleo.

La primera foto es responsabilidad absoluta de la presidenta Cristina Kirchner: la Argentina está bajo la mirada internacional por haber cerrado el acuerdo con el Club de París pero también por ser el único país del mundo en el que se cita a declarar a un vicepresidente bajo sospecha de corrupción.

¿Desde el impacto político, es comparable la indagatoria al vicepresidente Amado Boudou con la 125? Fue una pregunta que tuvieron que responder los ejecutivos locales a sus casas matrices en el exterior y que también se hicieron dentro de algunas cámaras empresarias y en los directorios de varias compañías nacionales.

La resolución que pretendió modificar las retenciones al campo comprometía directamente recursos fiscales para el Gobierno e ingresos para los productores. El otro caso daña directamente la gestión de la presidenta Cristina Kirchner y asoma como consecuencia de un fin de ciclo. Sin embargo, queda claro que no resulta indiferente el golpe institucional que provoca un vicepresidente sospechado de haber maniobrado a propósito para quedarse con la fábrica de hacer billetes en el país.

Ese mismo lunes llegó otra foto. El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, almorzó con el Grupo de los Seis compuesto por la Unión Industrial (UIA), la Cámara de Comercio (CAC) , la Bolsa de Comercio, la Sociedad Rural (SRA), la Cámara de la Construcción (CAC) y los bancos nucleados en ADEBA. Allí según confiaron los comensales el jefe porteño ratificó, en la sobremesa del café con petit fours y boca propia, que está decidido a pelear la Presidencia en 2015. El encuentro se enmarca dentro de las reuniones que el G- 6 está realizando con los presidenciables. Anteriormente habían compartido mesa con el socialista Hermes Binner y el próximo almuerzo será en 20 días en la Construcción) con el gobernador bonaerense, Daniel Scioli.

Aunque por razones bien distintas, tanto Boudou como Scioli fueron, esta semana, un verdadero dolor de cabeza para la presidenta Cristina Kirchner. El vicepresidente intentó defenderse con un ataque y disparó al sector empresario mediante la ruta del dinero en el caso Ciccone. Disparó, entre otros al titular del Macro, Jorge Brito, y al ex banquero y empresario Raúl Monetta. Sin embargo, entre el G6 no hubo temores porque el antecedente de este tipo de dichos por pare del vicepresidente fue el caso de Adelmo Gabbi, directivo de la Bolsa, a quien había acusado de quererlo coimear pero las pruebas resultaron endebles y hubo tantas dilaciones en las presentaciones judiciales por parte del propio vicepresidente que la Justicia cerró el caso absolviendo a Gabbi por falta de pruebas. (Algo similar a lo que ocurrió con la denuncia de la pareja del vicepresidente en el caso del economista Martín Redrado).

Scioli fue el protagonista de una foto que la Presidenta jamás hubiera querido ver. Su abrazo con el CEO del Grupo Clarín, Héctor Magnetto, en el Malba donde ese grupo organizó el martes un seminario de debate político, provocó furia en Olivos y en la habitual conferencia matinal del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich.

A Scioli lo defendió el ex jefe de Gabinete, Alberto Fernández, en un encuentro organizado el miércoles por IDEA. ¿Qué tiene de malo que un político salude al dueño de un medio: ¡nada! siempre que ese político sepa que está saludando al dueño de un medio, disparó en el cierre de ese seminario en el que se discutió la gestión de asuntos públicos y los intereses del sector privado.

Otro encuentro, también organizado por IDEA, en este caso el Precoloquio que se hizo el martes en Salta por octavo año consecutivo aportó sus propias fotos. En lo político, la del gobernador cordobés, José Manuel de la Sota con su par, el local Manuel Urtubey y, en lo económico el titular de la SRA, Luis Miguel Etchevehere, y el vice de la UIA, José Urtubey (hermano del político). Campo e industria debatieron sobre dos nubarrones que asoman en el horizonte económico. Por un lado, una desaceleración en la aspiradora de la economía brasileña (crecería sólo un uno por ciento en 2015). Por otro, se puso allí el acento en reactivar las economías regionales, donde el freno en el nivel de actividad y de empleo se siente con más dureza.

La combinación de más inflación, con empleo en descenso y salarios muy flacos calientan la olla de la conflictividad gremial y también de los temores empresarios. Así lo demostraron el paro bancario y de subtes; y el recrudecimiento del conflicto en las paritarias de la UOM, de Antonio Caló quien había firmado por un 29,9% bajo presión del Gobierno) pero no logró contener a todas las bases con ese acuerdo, que desde el miércoles reclaman incluir los adicionales en las negociaciones por empresa y regionales.

Los empresarios también temen por la baja en la actividad. El martes el gobernador Scioli recibió una carta de la Cámara de Comercio, firmada por Carlos de la Vega, en la que transmiten la preocupación (de la entidad) ante la instalación de un tipo de mercado con características similares al Mercado Central de Buenos Aires en distintas ciudades de la Provincia de Buenos Aires aducen que muchas entidades regionales le temen a la competencia desleal y al empleo en negro. La misma carta le llegaría en los próximos días a Cristina Kirchner y a Macri.