En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

+ San Andrés

Actualidad

Economistas de la Universidad dijeron que el Gobierno debe afrontar decisiones a largo plazo pese al default

Daniel Marx, José María Fanelli y Daniel Heymann analizaron las perspectivas económicas del país durante una charla organizada en el British Art Centre (BAC), como parte de ciclo "Argentina Hoy-Diálogos San Andrés". El encuentro fue coordinado por Federico Weinschelbaum, director del Departamento de Economía. El audio del debate puede escucharse aquí: https://soundcloud.com/udesa/economiabac

La economía argentina se encuentra en una “encrucijada” motivada por el litigio judicial con los fondos buitre, una inflación anual cercana al 40 por ciento, un freno en el volumen de las exportaciones y un retraso en las tarifas de la energía, componentes que conforman un escenario sobre el que “resulta imposible hablar de certezas” pero ante el cual es  preciso “tomar decisiones reales para el largo plazo”.

Así lo expresaron los economistas de la Universidad de San Andrés Daniel Marx,  José María Fanelli y Daniel Heymann, quienes analizaron las perspectivas económicas del país en tiempos de default durante una charla organizada en el British Art Centre (BAC), situado en el centro porteño.

“Estamos en una encrucijada que es análoga a otras crisis, donde ciertas características de la economía pueden cambiar de forma persistente. El tipo de incertidumbre que afrontamos es ilevantable y resulta imposible hablar de certezas”, analizó Heymann.

Marx, por su parte, indicó que más allá de la disputa con los fondos buitre Argentina enfrenta “una agenda económica extremadamente importante, que no está siquiera en el debate” del Gobierno y “que hace a cuál es la mejor asignación de recursos, las falencias en términos de infraestructura y competitividad, y el desarrollo de los recursos humanos”.

“Y está el tema de la energía, al que deberíamos prestarle atención y que es muy costoso de enfrentar”, opinó el ex secretario de Finanzas entre 1999 y 2001.

Al respecto, Fanelli evaluó que Argentina “sigue teniendo una oportunidad única de crecer” a pesar del default, pero sostuvo que en el país se aplica a la perfección la metáfora acerca de que es “difícil chocar una calesita, aunque nosotros lo hacemos”, agregó.

“El Gobierno tiene un déficit equivalente al 4 por ciento de Producto Bruto Interno (PBI), unos 20 mil millones de dólares, que es la misma cifra que está gastando en importar la energía y subsidiar la luz y el gas. El problema es que para eso se deberían aumentar las tarifas diez veces”, dijo.

Heymann, sin embargo, observó que una de las falencias de la economía se encuentra en que dede 2007 “las variaciones de las exportaciones no han generado un aumento. Y si no se generan exportaciones el crecimiento de la economía será limitado”, completó.

A la complicada resolución de conflicto con los holdouts, Marx le sumó que en 2015 Argentina deberá enfrentar “vencimientos no menores” con diferentes acreedores. “Si uno lograba abrir el camino del financiamiento permitía por lo menos estabilizar la economía y que la gente no corriera cuando observara que las reservas caen simplemente. Pero en el medio apareció esta tormenta de los fondos buitre y que en los últimos 60 días los productos precios de exportación de los productos tradicionales argentinos cayeron 20 por ciento. Si uno veía alguna forma de pasar el año que viene sin enormes turbulencias y resistencia a cambios adversos, hoy eso se pone mucho más complicado”, consideró Marx.

Para el ex funcionario del Ministerio de Economía, además, se da la situación que la agenda económica fue relegada por el Gobierno cuando comprobó que focalizar todo en el litigio judicial “le está dando crédito en términos de popularidad”.

“El 16 de junio de 2014 va a quedar como el día en el que le pegaron un tiro a la estrategia del gobierno de llegar a 2015 sin endeudarse y pidiendo financiamiento externo”, comentó Fanelli en referencia a la jornada en la que la Corte Suprema de Estados Unidos confirmó la sentencia en contra de Argentina en la disputa con los fondos buitre.

Para Fanelli se puede “vivir con los otros”, es decir “reconocer que un país no es capaz de producir lo que necesita e ingresa en la economía global”, o “vivir con los nuestro. Pero –agregó- tenemos una tercera opción y es pelearnos con todo el mundo y vivir con lo puesto. El problema es que tenemos un déficit de 4 puntos de PBI y no tenemos forma de financiarlo”, señaló.

“Tenemos un problema fácil de resolver desde el punto de vista económico, pero recontra complicado desde lo político. Hablar claro en este momento es salvar a la democracia, porque otra crisis con el 50 por ciento de la población debajo de la línea de pobreza nos va a dejar muy vulnerables”, mencionó Fanelli.

Heymann, en tanto, finalizó: “Si se nos juntan el problema posible de que fracase el canje de deuda, el poco dinamismo en las exportaciones y la inflación no podemos pensar en una idea de mediano y largo plazo de país. Y, justamente, es un momento de decisiones reales a no tan largo plazo pero que nos permitirán ver qué camino queremos transitar a futuro”.