En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

Martín Kanenguiser

Actualidad

Roberto Bouzas: "El caso de los holdouts no parece calificar para que el tribunal de La Haya lo tome"

El vicerrector académico de San Andrés y director de la Maestría en Política y Economía Internacionales opinó que esta situación se debe a que "falló la previsión de una demora del juicio hasta 2015", por lo que "ahora son inciertas todas las soluciones alternativas". La versión original de la nota puede verse aquí: http://www.lanacion.com.ar/1716810-advierten-que-ir-a-la-haya-complicara-mas-la-economia

La reacción de los economistas respecto de la decisión argentina de plantear el caso contra los holdouts en la Corte de La Haya fue unánime: no funcionará y generará más problemas en una economía que ya está en recesión, con alta inflación y crecientes problemas de empleo.

No hubo casi matices ideológicos en las respuestas, porque los analistas consultados afirmaron a LA NACION que la puesta en escena de ayer reconfirma que el Gobierno eligió el escenario de la confrontación completa al sentirse encerrado por el fallo judicial norteamericano.

Agustín D'Atellis, economista de la Universidad de Moreno y de la corriente oficialista La Gran Makro, admitió que es difícil pensar que "el gobierno de los Estados Unidos acompañe, porque ya ha declarado en su historia que para ellos lo que vale como máxima instancia es su propia justicia". De inmediato aclaró: "Vale el esfuerzo argentino porque el fallo es impresentable; pero como gesto político, no como gestión práctica". Mario Blejer, vicepresidente del Banco Hipotecario, indicó que "la confrontación no va a resolver nada" frente al default que enfrenta la Argentina, y consideró que "la única solución es la de los bancos extranjeros", cuya viabilidad, según todos los consultados, dependerá del apetito al riesgo de esas entidades.

El ex presidente del Banco Central y referente económico del massismo, Martín Redrado, señaló que "es un fuego de artificio, no llegará a ningún puerto, porque no hay chances de que La Haya tome el caso".

El ex vicecanciller opinó que en lugar de apelar a la pelea retórica, "el Gobierno debería estar buscando que los bonistas pidan una renuncia explícita a la cláusula RUFO, a través de los fondos de inversión cercanos, para demostrar la voluntad de cerrar este problema en enero".

¿Y si la decisión del Gobierno es no pagar hasta terminar su mandato?, le preguntó LA NACION: "Éste es un gobierno del día a día; dependerá de las condiciones económicas y del mercado cambiario", respondió Redrado.

Otro economista del oficialismo admitió que "la alternativa elegida por el equipo económico es la confrontación absoluta y medidas para el aumento del consumo; el problema es que si el aumento del déficit fiscal fuera transitorio, sería manejable, porque de lo contrario, es un panorama complicado". De hecho, en una importante entidad bancaria pública manejan un pronóstico de una recesión del 3% y una inflación que podría rondar el 50% este año.

Roberto Bouzas, de la Universidad de San Andrés, dijo que "este caso no parece calificar para que el tribunal de La Haya lo tome". Para el académico, "dado que falló la previsión de una demora del juicio hasta 2015, ahora son inciertas todas las soluciones alternativas".

En este sentido, Carlos Melconian consideró que "acá ya había cuatro problemas previos a este fallo: faltaban dólares, sobraban pesos, había recesión e inflación, a los que se sumó esta cuestión de la deuda, que no se sabe cómo continuará en 2015, cuando el país tiene vencimientos por 11.000 millones de dólares".

El Banco Central, explicó el cotitular de M&S, "no pudo comprar dólares en forma neta y debe emitir 120.000 millones de pesos este año, por lo que hay que ver cómo canaliza la demanda de dinero".

En esta sintonía, el ex secretario de Finanzas Daniel Marx opinó que La Haya aparece "difícil como solución", y también sugirió adelantar el vencimiento de la RUFO, ya que el acuerdo entre el sector privado, que afuera sigue provocando entusiasmo, "contiene una pérdida implícita que no está claro quién la va a cubrir". También el economista Marcelo Blanco dijo que "la dinámica del Gobierno atenta contra cualquier solución, que puede pasar por pagos parciales o waivers (perdones) sobre la RUFO". Más cínico, un analista de Wall Street disparó: "Si se asustan por una corrida o la aceleración de los pagos, van a ceder a la racionalidad".