En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

+ San Andrés

Actualidad

Paula Razquin: "El espíritu de la medida es que el estudiante se quede en la escuela"

"Y, a la vez, que la institución ayude a los alumnos que se encuentren en esta situación a fortalecer el aprendizaje", indicó la directora de la Escuela de Educación de San Andrés acerca de los cambios en los métodos de evaluación en la provincia de Buenos Aires. La versión original de la nota puede verse aquí: http://tiempo.infonews.com/nota/132359/aspectos-destacables-y-algunos-interrogantes

Esta resolución puede analizarse de varias maneras.

Entre los aspectos destacables, se encuentra la política de ofrecer un período extendido de enseñanza a los alumnos que desaprobaron dos módulos curriculares.

El espíritu de la medida es que el estudiante se quede en la escuela y, a la vez, la institución ayude a quienes se encuentren en esta situación a fortalecer el aprendizaje.

Lo que entiendo hace esta propuesta es garantizar más exposición a oportunidades de aprendizaje a los alumnos, y posponer la decisión de desaprobar en algunos casos. "No habrá más aplazos y los chicos podrán llevarse previas", titularon algunos medios, aunque no es específicamente lo que surge de la resolución. No se trata de una promoción automática (algo que sí ocurre en primero y segundo grado), y concuerdo con el ministro de Educación, Alberto Sileoni, cuando dice que no estamos frente a un "viva la pepa", al menos visto desde la resolución. Se trata de ofrecer más oportunidades de aprendizaje. En la implementación de estas medidas habrá que ver qué pasa, pero la idea es interesante.

Sin embargo, hay otros aspectos que pueden presentar algunos interrogantes.

Se cambia el sistema de evaluación de las notas, pero la calificación más baja continúa siendo "desaprobado". Creo que esto complejiza el panorama y no hace otra cosa que cambiar el modo en que se presenta, porque continuarán habiendo desaprobados. El maestro pondrá un 5 a quien antes le correspondía un 3 y el significado será el mismo.

Cuando los buenos alumnos no tengan que ir más a la escuela porque aprobaron todo y otros tengan que seguir concurriendo, se verá bien claro a quién le fue bien y quién desaprobó en la evaluación final.

Además, la resolución hace referencia a la estigmatización académica, vinculada al mérito. En la escuela, sin embargo, se dan procesos de estigmatización no solo académica sino sociales, incluso entre pares.

La propia vestimenta, la manera de comportarse en el aula, e incluso la propia escuela a la que se asiste nos identifican con grupos o clases sociales determinadas.

Hay un aspecto de la resolución que considero burocratiza de alguna manera el trabajo del maestro y de la escuela. Agrega un nivel de estandarización de los procesos escolares vinculados con la evaluación y promoción que pueden llegar incluso a desprofesionalizar a los maestros y directores. Se establece con parámetros legales cuáles son los pasos que la escuela tiene que seguir para compensar las deficiencias de un alumno y hacer el máximo esfuerzo por que se garantice su aprendizaje. En otros contextos uno pensaría que lo ideal sería que fueran los propios equipos escolares que piensen las alternativas a ofrecer a estos alumnos.