En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

+ San Andrés

Actualidad

Mariano Tommasi: Recuperación de las instituciones

"Son las instituciones, al dar un marco de previsibilidad para la inversión, las que influencian el crecimiento económico en el largo plazo, más allá de las coyunturas", consideró el profesor del Departamento de Economía de San Andrés.

Creo que el motor del crecimiento económico argentino en la próxima década va a ser la recuperación institucional en el post-kirchnerismo.

La economía real nos irá indicando qué sectores crecen más y cuáles tienen mayores externalidades. Pero yo no quiero hacer futurología respecto a eso; no es mi ventaja comparativa. Lo que sí sé es lo que nos enseña el estado internacional del conocimiento sobre el desarrollo económico.

El crecimiento económico de largo plazo de los países no está ligado a ningún recurso o producto en particular (distintos países producen distintas cosas, y algunos crecen más que otros independientemente de los productos.

Pero son las instituciones, al dar un marco de previsibilidad para la inversión las que influencian el crecimiento económico en el largo plazo, más allá de las coyunturas tales como los precios relativos internacionales y los rebotes post-crisis.

En la última década y pico las autoridades políticas se han dedicado casi sistemáticamente a debilitar, en aras de su beneficio político, a todas las instituciones que dan previsibilidad de largo plazo al accionar económico.

Más allá de los matices, es claro que el nuevo gobierno que asuma a fines de 2015 va a tener una impronta más respetuosa de las instituciones (en algunos casos por convicción, en otros por necesidad) que el Gobierno actual.

Y eso de por sí solo, en la medida que se vayan logrando los acuerdos necesarios entre distintos actores políticos y sociales, va a ir llevando a un alargamiento de los horizontes de los actores económicos. Es casi impensable imaginar un Gobierno que no trate de bajar la inflación, de reconstruir la confiabilidad de la información pública, y de lograr ciertos acuerdos de gobernabilidad. La herencia es pesada, tanto en término de reales problemas económicos y sociales, como del debilitamiento de los ámbitos de discusión pública y construcción de consensos, y en términos del tipo de mensaje que el liderazgo a transmitido a la sociedad. Hacerle creer a la gente que existen soluciones fáciles a problemas complejos, y con solo "quitarle a los malos" hay suficientes recursos para redistribuir.

Creo que el crecimiento económico de la próxima década va a depender de la medida en que los nuevos liderazgos puedan reconstruir el esfuerzo colectivo basado en la verdad.