En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

+ San Andrés

Actualidad

Mauricio Drelichman: Felipe II y las deudas que terminaron con el imperio español

El graduado de San Andrés y profesor en la Escuela de Economía de la University of British Columbia, en Canadá, presentó su libro en el que investigó las diferentes crisis económicas sufridas durante el reinado del llamado “El Prudente”.

Casi siete años pasó Mauricio Drelichman, profesor asociado en la Escuela de Economía de la University of British Columbia, en Vancouver, revisando archivos personales, públicos y  bibliotecas para desentrañar la crisis económica que vivió el imperio español bajo el reinado de Felipe II.

El resultado de la investigación que encaró junto a su colega Hans-Joachim Voth es el libro “Lending to the Borrower from Hell: Debt, Taxes, and Default in the Age of Philip II", que Drelichman presentó en el campus de San Andrés.

Aquel imperio en el que nunca se ponía el sol -porque los dominios españoles iban desde América hasta Filipinas- sucumbió en menos de un siglo por las diferentes crisis económicas sufridas y los extensos conflictos bélicos afrontados para sostener y ampliar el poderío territorial.

Entre 1557 y 1590 Felipe II aplicó tres defaults de la deuda contraída en el corto plazo, aunque nunca dejó de pagar el dinero que debía en el largo plazo. La deuda soberana llegó a ser el equivalente al 60 por ciento del PBI del imperio.

“Las crisis se repiten porque los inversores son miopes”, dijo Drelichman aunque citando uno de los conceptos incluidos en “This time is different”, de los autores Carmen M. Reinhart y Kenneth S. Rogoff.

Felipe II recurrió a continuos préstamos de banqueros y, especialmente, de la ciudad de Castilla para mantener los varios frentes de batalla abiertos en su reinado: la guerra de Flandes (que duró 80 años) y el avance de la Armada Invencible sobre Gran Bretaña.

“El rey gastaba el 90 por ciento en guerras y el resto en la gestión del imperio”, comentó Drelichman, quien en su investigación revisó 438 contratos establecidos entre el monarca y sus acreedores.

Ni el constante ingreso de minerales preciosos provenientes de las colonias en América pudo parar la decadencia del imperio español. Las derrotas militares y los problemas financieros pusieron fin, en menos de cien años, al poderío de la nación.