En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

+ San Andrés

Actualidad

Adrián Darmohraj: Las fallas latentes que se activaron en Barracas

"Es necesario investigar y esclarecer el hecho para identificar responsabilidades, pero fundamentalmente para aprender de la experiencia y evitar que vuelva a suceder", indicó el experto en Gestión del Riesgo y profesor de San Andrés.

Todavía no está esclarecido si el incendio del depósito de archivos ocurrido el miércoles en Barracas fue un accidente o un acto de sabotaje.

Pero en cualquier caso para entender lo que ha sucedido es necesario rastrear la combinación de errores y fallas que condujeron a tan dramático desenlace. En los estudios sobre la gestión de riesgos existe algo que se denomina “fallas latentes”.

Es decir, errores, equivocaciones, falta de control y defensas técnicas que en forma aislada y en determinados contextos no conducen a consecuencias graves, pero que combinadas y sincronizadas habilitan el desastre.

Están ocultas o dormidas por mucho tiempo hasta que se ponen en evidencia en forma imprevista.

En este caso las fallas ocurrieron en diferentes planos.

No sólo la empresa falló en sus procedimientos y sistemas de prevención de incendios sino también los órganos públicos de control y hasta los planes de emergencia.

La empresa tenía habilitado un sistema para combatir incendios que no funcionó.

¿Qué controles periódicos internos y/o externos se realizaban sobre el funcionamiento de ese sistema?

La habilitación formal del sistema no garantiza su funcionamiento, pues la mera existencia del dispositivo no significa que éste funcione. De allí la importancia de los simulacros que ponen efectivamente a prueba el funcionamiento de las instalaciones y de los controles periódicos.

Por otro lado, existieron fallas latentes que invalidan los procedimientos pensados para enfrentar la emergencia.

El derrumbe hacia afuera de una de las paredes laterales del depósito, que costó la muerte de 9 personas, fue un hecho imprevisto. Aunque los protocolos fuesen respetados y los bomberos y rescatistas tuviesen experiencia, el evento los tomó por sorpresa. Corresponde analizar el evento para aprender de la experiencia y revisar y actualizar los procedimientos, del personal de rescate y bomberos.

Una vez más es necesario investigar y esclarecer el hecho para identificar responsabilidades, pero fundamentalmente para aprender de la experiencia y evitar que vuelva a suceder.