En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

Julieta Nassau y Mauricio Caminos

Actualidad

Federico Merke: El "juego de señales" de los precandidatos presidenciales que viajan a Estados Unidos

"Washington alienta estos viajes, porque ve que los políticos están aceptando un diálogo maduro y civilizado con Estados Unidos", analizó el profesor del Departamento de Ciencias Sociales de San Andrés. La versión original de la nota puede verse aquí: http://tinyurl.com/nvkyrca

Los casi 8500 kilómetros que separan Buenos Aires con Nueva York parecen ser insignificantes para los políticos argentinos, principalmente para los precandidatos presidenciales obsesionados ya con las elecciones de 2015.

Desde el peronismo al progresismo, Estados Unidos fue un atractivo de dirigentes de todo el abanico político nacional en las últimas semanas: Daniel Scioli, Mauricio Macri, Sergio Massa , Juan Manuel Urtubey, Elisa Carrió y Margarita Stolbizer. Todos ellos pasearon por la Gran Manzana y transmitieron al establishment estadounidense su visión del país y su potencial plataforma gubernamental en el caso de convertirse en 2015 en sucesores de Cristina Kirchner.

El gobernador Scioli fue el primero en poner pie este año en Estados Unidos. En febrero, disertó ante el Consejo de las Américas, en Nueva York, y recogió aplausos de políticos, académicos y empresarios. Incluso de la CEO del Council, Susan Segal.

"Estoy aquí para que confíen e inviertan en la Argentina del desarrollo", les pidió el mandatario bonaerense a su auditorio, casi en tono de súplica. Mostrando un claro perfil presidenciable, aseguró: "Los que analizan el futuro saben que yo transmito confianza".

El mandatario bonaerense aprovechó el periplo y buscó inversiones para la provincia en reuniones con grandes empresas de distintas industrias, desde la cerealera hasta la informática.

La realidad es que ningún precandidato quiere perderse un viaje a Estados Unidos para mostrarse al mundo desde esa vidriera -la mayor potencia del mundo-, aunque eso no necesariamente se traduzca en votos a su favor, según entienden los analistas.

"El mensaje de un político argentino en campaña visitando Estados Unidos apunta más a la comunidad de negocios local e internacional que a la opinión pública", apuntó Rosendo Fraga, director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría.

Para Federico Merke, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad de San Andrés, los políticos que priorizan las invitaciones que llegan desde el norte, lo hacen en el marco de un "juego de señales". "Son dos las señales: «Tengo ambiciones nacionales» y «Si llego a ganar, Estados Unidos va a entrar en mi consideración»".

Además, remarcó que "Washington alienta estos viajes, porque ve que los políticos están aceptando un diálogo maduro y civilizado con Estados Unidos".

Por su parte, Mariel Fornoni, directora de la consultora política Management & Fit, asegura que con los viajes comienza a formarse "un perfil sobre la capacidad del candidato de relacionarse con el mundo", aunque coincide con Fraga en que los planes en política exterior de un candidato no tienen un peso sustancial en el electorado a la hora de votar.

Cuando terminaba febrero, la diputada por UNEN Elisa Carrió se sumó al desfile de candidatos en la Gran Manzana, aprovechando la invitación de la Escuela de Negocios de la Universidad de Columbia para disertar en su Asamblea Anual. Desde el atril, y ante empresarios locales, alertó sobre el autoritarismo y el populismo en la región y anticipó que, como jefa de Estado, dejaría de "mirar al Atlántico" y se sumaría a la Alianza del Pacífico, "un excelente marco institucional y alianza para aprovechar el crecimiento de los países hacia el otro lado del continente".

"Cualquiera de los presidenciables va a querer mostrar su contraste en política exterior porque esto es una deficiencia del gobierno de Cristina Kirchner que preocupa a la gente", opinó Fornoni.

Por su parte, Macri hizo una apuesta alta en su viaje. Después de su paseo por el Consejo de las Américas -donde se "vendió" como un "profeta del cambio"- y de sus reuniones con inversores y ejecutivos de Wall Street, el jefe de gobierno cerró su gira de dos días con una foto junto a Hillary Clinton, la preferida del Partido Demócrata para las elecciones presidenciales de 2016. El líder del Pro llegó a una cena homenaje a la ex secretaria de Estado a través del presidente del Congreso Judío Estadounindense, Jack Rosen, el encargado de conectar al jefe de gobierno porteño con la élite política y empresarial de la potencia.

Fanáticos de las estadísticas y los antecedentes, los políticos saben que, como remarca Fraga, la imagen de Estados Unidos en la Argentina "no es buena" pero que, no obstante, esto no implica un costo electoral para los posibles candidatos.

"Es lo mismo que sucede en Europa con Francia, el país de la Unión Europea con la imagen menos favorable respecto a los Estados Unidos. Hemos visto a Francois Hollande, el presidente francés, visitándolo dos semanas antes de las elecciones municipales, porque no tenía costo hacerlo, aunque la imagen estadounidense sea negativa en la opinión pública francesa", recordó.

Incluso desde las filas del oficialismo, los precandidatos deciden sumarse al sueño americano.

El 25 de marzo, de hecho, el gobernador salteño, Juan Manuel Urtubey, aprovechó ese escenario para confirmar sus intenciones de competir en las internas peronistas y conseguir su candidatura presidencial.

"Lo que hay discutir en la Argentina es un proyecto de país. Hasta ahora, yo veo que la discusión política aparece presentada como una pelea entre porteños. No escuché una discusión de cómo sigue adelante la Argentina", se lanzó desde Nueva York, principal arena de la batalla judicial del gobierno con los holdouts que le provoca más de un dolor de cabeza a Cristina Kirchner.

"Las visitas de Scioli y Urtubey a los Estados Unidos han sido consecuencia de decisiones propias y no de una estrategia del oficialismo nacional. Son dos gobernadores que se han caracterizado por tener posiciones políticas e ideológicas diferenciadas del kirchnerismo en distintos temas", expresó Fraga. "Además, un precandidato presidencial «kirchnerista puro», como es (el gobernador de Entre Ríos, Sergio) Uribarri, acaba de realizar una gira internacional para potenciar su figura y a diferencia de los anteriores, eludió Estados Unidos", señaló Fraga.

Urtubey participó en un panel sobre el panorama político y económico de la Argentina en el Consejo de las Américas junto a la diputada del GEN Margarita Stolbizer y a la senadora de Pro Gabriela Michetti. Días después, dio una charla junto a Graciela Ocaña y Manuel Garrido en la universidad de Harvard, donde la Presidenta brindó una conferencia de prensa a estudiantes en 2012.

El "presidenciable" socialista Hermes Binner también estaba invitado a ese encuentro en el Consejo, aunque prefirió dejar pasar la oportunidad para dedicarse "al partido y a cuestiones locales", señalaron a LA NACION fuentes cercanas al ex gobernador. Esto no significa que resignara su aterrizaje en Estados Unidos. El próximo 7 de junio estará junto a otros políticos argentinos en la Escuela de leyes de la Universidad de Harvard, en Boston, un destino que se suma a una gira por Europa que realizó el año pasado. Ayer, en tanto, se reunió con el gobernador de la región de Antioquia, Colombia, y pronto viajará también a Chile, Uruguay y Brasil.

La semana pasada fue el turno de Sergio Massa, quien quiso sacar jugo al interés que despertó en Estados Unidos tras su victoria del año pasado en las elecciones legislativas y viajó a ese país con un alto perfil y una agenda de tres días muy cargada.

Además de visitar Nueva York, el líder del Frente Renovador estuvo en Washington, donde además de encuentros con think tanks políticos y económicos, llegó hasta el Departamento de Estado, para reunirse con la secretaria de Estado Adjunta para Asuntos del Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, con quien debatió sobre el avance del narcotráfico en la Argentina, y también con altos funcionarios del Banco Mundial. "A partir de 2015 se viene una nueva etapa", repetía, enigmático pero contundente.

También anotado en la carrera presidencial está el ex vicepresidente y actual diputado por la UCR Julio Cobos. Pero no apostó a viajar por estos días al exterior. Por lo menos para hacer política en Estados Unidos. El legislador se tomó unos días de descanso en Europa, luego de protagonizar una fuerte polémica en los últimos días con el kirchnerismo, que vetó su titularidad en la comisión de Educación, que tuvo anteayer la bendición -literal- del papa Francisco. Cobos dialogó con el Sumo Pontífice en el Vaticano unos minutos en la audiencia general de los miércoles.

La foto con el Sumo Pontífice es también un trofeo para los políticos argentinos, que quieren mostrarse con Jorge Bergoglio, ahora al frente de la Iglesia a nivel mundial. La postal es codiciada por Massa, muy bien recibido en Washington y Nueva York pero aún lejos de Roma.

Los precandidatos llevan siempre consigo sus pasaportes, dispuestos a sumar voluntades desde el exterior y a enviar un mensaje de apertura y cambio dentro del país. Ya están en campaña. Su objetivo es claro: 2015. ¿Su intención? Recorrer el mundo como jefes del Estado argentino a partir del 10 de diciembre del próximo año.