En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

+ San Andrés

Actualidad

Claudio Zuchovicki: “Argentina tuvo en enero un paro cardíaco y logró sobrevivir”

“Pero la verdadera enfermedad está en cómo financiar el déficit”, agregó el gerente de Desarrollo de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires durante una charla organizada por el Club de Finanzas de San Andrés. Además, sostuvo que el país no podrá crecer al mismo nivel que lo hizo en los últimos años debido a que “no tiene la infraestructura” necesaria para lograrlo.

El gerente de Desarrollo de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, Claudio Zuchovicki, consideró que el país padeció en enero pasado “un paro cardíaco” cuando devaluó el peso, y si bien logró sobrevivir, aclaró, todavía debe avanzar sobre los motivos que lo causaron.

“Argentina tuvo un paro cardíaco y los médicos lograron revivir al paciente, pero hay que ver cuáles fueron los motivos. La inflación, el nivel de las tasas de interés y el dólar pudieron ser algunos de los síntomas, pero todavía no resolvió cuál fueron las razones de por qué el corazón dejó de latir”, sostuvo.

Durante una charla realizada en el campus de la Universidad por el Club de Finanzas, Zuchovicki opinó que uno de los principales problemas “de fondo” que tiene el país es “cómo financiar el déficit”.

“Hasta 2011 Argentina tuvo superávit fiscal y comercial, pero cuando dejó de tenerlo necesitó que le financien el déficit. Yo lo tomo como una buena noticia, porque es una forma de volver  a la racionalidad de los mercados, pero sin poder manejar la agenda”, explicó.

Para Zuchovicki, el país no podrá volver a crecer al mismo nivel que lo hizo en los últimos años porque no realizó las inversiones necesarias en infraestructura en áreas como energía y rutas. El mismo panorama, dijo, se vive en América Latina. “Se invirtió mucho en construir edificios pero no en cómo darles de energía; en autos pero no en rutas. Hubo mucha inversión del corto plazo pero no en infraestructura”, reiteró.

Sin embargo, desestimó la calificación internacional del riesgo país que ubica a la Argentina en el tercer lugar, detrás de Venezuela y Ucrania. “Los mercados internacionales exageran esa versión. Todo el mundo espera que choquemos contra una pared, pero si todavía no lo hicimos hay motivo para alegrarse y subir”, reflexionó.

“Argentina necesita plata, amigarse con el mundo para captar dinero. Dinero para obras de energía. Pero el que pone la plata, pone las condiciones, como ocurrió a principios de los 90”, señaló.