En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

+ San Andrés

Actualidad

Hernán Galperín: Un anuncio con tres buenas noticias

La licitación de nuevas radiofrecuencias para la telefonía celular "promete mejorar y mucho el pobre servicio que hoy prestan los operadores", consideró el director del Centro de Tecnología y Sociedad de la Universidad. La versión original de la nota puede verse aquí: http://goo.gl/9Y6QmV

Al fin hay buenas noticias para los más de treinta millones de argentinos usuarios de telefonía móvil. Cuando ya nos habíamos acostumbrado a las llamadas interrumpidas o a tener que movernos de aquí para allá para encontrar una mejor señal, el miércoles pasado el Gobierno anunció que licitará nuevas radiofrecuencias para el servicio. Mejor aún, anunció también que serán utilizadas para el despliegue de una nueva generación de tecnología de redes móviles (llamada 4G o LTE), que permite no solamente optimizar el radioespectro para el servicio de llamadas sino que multiplica hasta por diez la velocidad de la banda ancha móvil. El anuncio promete mejorar y mucho el pobre servicio que hoy prestan los operadores.

El anuncio contiene muchas buenas noticias. En primer lugar, pone fin a 15 años de espera: la última vez que se licitaron nuevas bandas para la telefonía móvil en el país fue en el año 1999. En aquel entonces había aproximadamente cuatro millones de líneas. Hoy tenemos diez veces más, y alrededor de dos tercios se conectan a dispositivos inteligentes cuyas aplicaciones demandan tasas de transferencia de datos cada vez mayores. En otras palabras el mercado ha crecido exponencialmente no sólo en cantidad de líneas sino también en intensidad de uso por línea, mientras la disponibilidad del principal insumo de la industria (las radiofrecuencias) se ha mantenido constante. O peor aún: en los últimos años había disminuido ya que Movistar se vio obligada a devolver alrededor de 35MHz luego de su fusión con Movicom en 2005. La iniciativa del Gobierno promete un gran alivio, al licitarse 210MHz en dos bandas (llamadas AWS y 700MHz), lo que más que duplicaría la actual asignación de 170MHz.

La segunda buena noticia es que el Gobierno parece haber abandonado la idea de crear un operador estatal de telefonía móvil con red propia. ¿Cómo es esto? A fines de 2012 se instruyó a la Secretaría de Comunicaciones a asignar las frecuencias que había devuelto Movistar a la empresa estatal de telecomunicaciones AR-SAT, con el aparente fin de que ésta entrara a competir con los operadores existentes. Esta iniciativa hubiera demandado una inversión no menor a los US$ 1.200 millones, y que en gran medida hubiera replicado la red de los tres principales operadores. La inversión pública en infraestructura de comunicaciones es fácilmente justificable cuando el sector privado no parece estar dispuesto a invertir, como en el caso del plan Argentina Conectada a través del cual se despliega fibra óptica en zonas de baja densidad de población. No siendo éste el caso, el anuncio trae también un alivio a todos los contribuyentes.

La tercera buena noticia es que, si bien los pliegos de licitación no se han elaborado aún, los principios esbozados en el anuncio son acertados. En particular se destacan la reserva de una porción de las nuevas bandas a la entrada de un nuevo competidor, el principio de interconexión bajo trato no discriminatorio y la obligación de cobertura en zonas no atendidas. Es probable que estos requisitos impacten negativamente sobre la valuación de las frecuencias. Según estimaciones preliminares la recaudación que generen las licitaciones podría alcanzar los US$ 1.000 millones, si bien dependerá en gran medida de la letra chica del pliego. Sin embargo, es clave atenerse a los principios citados a fin de maximizar no tanto la recaudación en las subastas como la mejora en la infraestructura de conectividad del país en el largo plazo.