En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

María del Pilar Assefh

Actualidad

Marcela Lomba: La inversión para ascender

"Un buen MBA garantiza un mismo léxico, un mismo repertorio de modelos y modos de pensar con los pares, brinda seguridad en las propias capacidades y asegura que quien se sienta a la mesa directiva o en un rol gerencial tiene una visión estratégica, y comparte distinciones y modos de análisis que harán más fácil la toma de decisión", explicó Marcela Lomba, directora del MBA en San Andrés.

Realizar un MBA garantiza que quien ejerce un rol ejecutivo pueda desarrollar las competencias necesarias para crecer en una organización o crear su empresa.

"Cerca de 700 personas eligieron, en los últimos años, cursar un MBA en la Argentina”, comenta Sebastián Benoit, director Ejecutivo de los programas de MBA del IAE Business School. Pero, ¿qué sucede dentro de estos programas para ameritar tal demanda? Su respuesta: “Uno tiene una vida laboral de alrededor de 50 años, durante la que puede hacer elecciones, según se le van presentando, o tomar las riendas de la carrera y prepararse para eso. Cuando uno hace esto, el MBA es el proceso natural de cualquier ejecutivo de alto potencial en cualquier lugar del mundo”.

Al encontrarse el mercado tan favorablemente “maduro”, los cambios por los que atravesó son significativos. “En sus orígenes, era un programa mucho más duro, con la mirada puesta en el negocio y poco en el protagonista”, señala María Alegre, directora del MBA de la Ucema, para quien “el directivo creció mucho en el último tiempo”. Por otra parte -continúa la especialista-, la composición de su alumnado también fue variando, pasando de estar compuesta sólo por hombres, menores a los 30 años hace 10 o 15 años atrás, a contar con un 30-32% de mujeres y una edad promedio de 32 años en la actualidad.

En paralelo, y como consecuencia de esta madurez, también variaron las ofertas académicas.

“Los MBA no son todos iguales, por lo que el alumno deberá hacer su tarea de entender bien el programa académico, docentes, materias, enfoque y modalidades de cursada. Un aspecto fundamental es apoyarse en testimonios de alumnos conocidos", apunta Sebastián Auguste, director del MBA y del Executive MBA de la Universidad Torcuato Di Tella.

Los criterios elementales que distinguen a los diferentes programas son la dedicación y el costo.

En cuanto al primero, la oferta argentina aborda mayoritariamente la modalidad part time, con una duración de un año y medio a 18 meses, aunque la full time también está presente en IAE, Ucema, UADE y, próximamente, UCA. En cuanto al costo, el precio de un MBA en la actualidad varía entre los $ 97.750 y los u$s 36.000, aunque, en algunos casos, existen diversas formas de financiación.

Ahora bien, pese a la inversión en tiempo, dinero y esfuerzo que una maestría de este estilo requiere, los especialistas consultados no dudan en enfatizar los beneficios.

Así lo hace Juan Cruz Lozada, director de UADE Business School: “Invertir en un MBA es invertir en mejores oportunidades laborales. Cuantos mayores sean las dificultades del contexto, mayor será el diferencial que puede aportar una mejor educación. Las ventajas se traducen en acceso a oportunidades escasas, mejor salario relativo y mayor capacidad a la hora de emprender”.

En este sentido, destaca Marcela Lomba, directora del MBA en la Universidad de San Andrés (Udesa), "un buen MBA garantiza un mismo léxico, un mismo repertorio de modelos y modos de pensar con los pares, brinda seguridad en las propias capacidades y asegura que quien se sienta a la mesa directiva o en un rol gerencial tiene una visión estratégica, y comparte distinciones y modos de análisis que harán más fácil la toma de decisión".

Los enfoques Frente a esto, cada MBA local busca distinguirse en el mercado.

Así, mientras los programas del IAE utilizan el método del caso como herramienta y cuentan con un ambiente de cursada -el campus en Pilar- que es “100% ejecutivo” y permite al alumno “encontrarse con hechos de negocios cotidianamente”, el ditelliano, destaca Auguste, está “enfocado en el desarrollo de la persona a través del autoconocimiento”, con su diferencial en “el foco en la persona y el desarrollo de sus habilidades interpersonales”.

El MBA de UADE, por su parte, señala Lozada, “procura explotar su diferencial de universidad de ‘Empresa’, con todo lo que ello implica en términos de profesores, metodologías, enfoque y aproximación a la realidad”.

“Nuestro programa es de filosofía netamente generalista y se trabajan competencias tanto duras como blandas para asumir posiciones de alta responsabilidad en las empresas. Es decir, se trata de un 360° estratégico de los negocios que permita al alumno vincularse con todos los frentes que hacen a la conducción de una compañía, incluyendo tanto entorno como habilidades personales", describe, a su vez, Alegre sobre el MBA de Ucema.

De un modo similar, la mirada del programa de Udesa, según Lomba, se posa no solo en generar la comprensión de “la organización- empresa como un actor que, además de generar beneficio para sus accionistas, tiene que hacerlo para la comunidad en la que actúa y para el resto de los stakeholders”, sino, también, en el “acompañamiento de las habilidades directivas”.

El MBA de la UCA, en palabras de su director, Christian Goldsztein, se caracteriza por un enfoque humano. “Está construido sobre la base de que cualquier técnica o ciencia que se enseña está subordinada al hombre. Cualquier decisión que se toma en el ámbito de los negocios es una decisión que afecta a otras personas y, por tanto, está dentro de la ética. Esta mirada integradora o visión filosófica única es el hilo conductor de toda la maestría”, concluye.

El MBA es un programa 360° estratégico de los negocios que le permite al alumno vincularse con todos los frentes que hacen a la conducción de una compañía.

La macro en el aula

L
as escuelas de Negocios desarrollan contenidos con foco específico en la crisis.

La coyuntura política, económica y social de la Argentina es una realidad a la que las universidades no debieran escapar. Así, buscan asimilarla, incorporándola a través de diversas modalidades.

En los MBA, la permeabilidad del contexto es ineludible.

“La actualidad económica, tanto de la Argentina como de la región y del mundo, están continuamente incorporadas a la maestría. Como parte de su actividad, los docentes tienen cercanía con esta realidad y eso está volcado enla clase", apunta Christian Goldsztein, director del MBA de la UCA.

En otros, se desarrollan programas o materias especiales.

El IAE Business School, comenta Roberto Vassolo, profesor del Área Académica Política de Empresa y director del Programa Focalizado “Desarrollo del Pensamiento Estratégico”, cuenta con un grupo de docentes que, desde hace años, estudia el ciclo macroeconómico -”que obliga a hacer ajustes en la estrategia de la organización”- y realiza investigaciones que “se traducen a las necesidades del empresariado”. Producto de ello, este año lanzó la materia electiva ‘Navegando Recesiones’, que, según Vassolo, “se dictará mientras el contexto así lo amerite”.

Además, el IAE cuenta con un programa exclusivo para alta dirección de siete días abocado a la recesión. Bajo el nombre “Estrategia, Movilización y Ejecución”, se enfoca en el análisis estratégico de las recesiones, en el liderazgo adaptativo (se analizan “las tensiones de la organización como sistema, con el contexto y la respuesta) y en la implementación de estrategias.

La Universidad de San Andrés cuenta con un seminario de gestión del cambio que aborda estas cuestiones, aunque, según Marcela Lomba, directora de su MBA, “la crisis está omnipresente en todo análisis de casos”.

Otro modo en que el contexto se hace presente, dice Diego Luzuriaga, director de la Escuela de Posgrados del ITBA, es en la innovación de productos. “Hay capacitaciones que estamos lanzando, en muchos casos para empleados de corporaciones, que son necesarias y no van a estar condicionadas por la situación actual. Un ejemplo es la diplomatura de Producción de Petróleo No Convencional", agrega.

Disminuyendo el impacto Las becas, créditos de honor y planes de financiamiento también están presentes. UADE, por caso, según Juan Cruz Lozada, director de su b-school, “siempre tuvo programas que impulsan el acceso a los estudios de estudiantes con mérito académico y limitaciones económicas”, como las becas al Mérito, RSE, Emprendedores y por Concurso.

Con las dificultades que el contexto presenta para el pago de los aranceles, algunas universidades sumaron facilidades.

Además de becas de hasta 40% para sus másters y préstamos de hasta el 50% de su costo, el IAE Business School, afirma Sebastián Benoit, director Ejecutivo de los programas de MBA, duplicó la cantidad de cuotas en que permite a sus alumnos pagar los programas (de 10 a 20).

EL DATO

700 personas al año eligen cursar un Master in Business Administration en la Argentina, según datos del IAE Business School.