En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

+ San Andrés

Actualidad

Luis Castiella: Las ciudades, centro de la innovación

“El talento es la llave para el desarrollo económico y las ciudades son la usina del cambio. Esto obliga a gobernantes y aspirantes a gobernantes, a desarrollar políticas urbanas para mejorar la calidad de vida. La región y la Argentina particularmente tienen una excelente oportunidad para capitalizar esta tendencia”, expresó el profesor de Gestión de las Operaciones de San Andrés. La versión original de la nota puede verse aquí: http://ar.bastiondigital.com/notas/las-ciudades-centro-de-la-innovacion#sthash.tBlVVZ5N.dpuf

Las ciudades se han transformado en usinas de desarrollo económico. Las 600 ciudades más grandes del mundo albergan hoy más de 1.500 millones de personas, y contribuyen en más de la mitad al PBI mundial. En la Argentina la población urbana es del 91%. Pero sus ciudades no cuentan con similares niveles de desarrollo económico y social que otros países con similares tasas de población urbana.

En los últimos años ha surgido con fuerza en todo el mundo el término “smart cities”, usualmente traducido como “ciudades inteligentes”, para referirse a ciudades que utilizan intensivamente la tecnología para facilitar la vida de los ciudadanos. Sin embargo, ser una ciudad inteligente implica mucho más que el mero uso de la tecnología. Una ciudad smart es una ciudad innovadora.

Las ciudades se han transformado en usinas de desarrollo económico. Las 600 ciudades más grandes del mundo albergan hoy más de 1.500 millones de personas, y contribuyen en más de la mitad al PBI mundial, según el McKinsey Global Institute. Para 2025, la misma entidad estima que esas cifras ascenderán a dos mil millones de habitantes, con un sesenta por ciento del PBI mundial, en la misma cantidad de ciudades.

El mundo se ha urbanizado a un ritmo frenético en los últimos 200 años. La población urbana mundial hoy representa el 55% y asciende a 75% en los países desarrollados. Existe evidencia que demuestra que los países que tienen una mayor proporción de su población en áreas urbanas tienen mejor desempeño en materia de desarrollo económico y social.

Además de más confortable, la vida en las ciudades es más eficiente en algunos aspectos, que terminan repercutiendo en una mayor productividad. Hay mayor oferta laboral, el ingreso medio de la gente es mejor, hay más oferta de servicios como educación, salud, culturales y financieros, y transporte público, lo que reporta mejoras en la calidad de vida en las ciudades en una serie de ejes respecto a las áreas no urbanas.

Como contracara, se observan en las ciudades otros problemas: seguridad, accidentes en la vía pública, hechos meteorológicos y epidemias. Los problemas ambientales se potencian en las grandes urbes por la concentración de industrias y una gestión irracional de los recursos. Las áreas urbanas pueden también potenciar las desigualdades y la exclusión social.

América Latina es el continente con países en vías de desarrollo que tienen mayor proporción de población urbana. La cifra para el continente es de un 80%. En la Argentina esa proporción es de un 91%, según las cifras del censo 2010. Sin embargo estas cifras no se traducen en similares niveles de desarrollo económico y social que otros países con similares tasas de población urbana.

¿A qué se debe que la región no haya logrado mejores estándares de desarrollo, a pesar de tener una población urbana similar a la de países desarrollados?  Fundamentalmente a que el mundo ha cambiado, y el centro de gravedad de la economía moderna hoy se apoya en la innovación.

La característica esencial que diferencia una ciudad inteligente es su capacidad de innovación, y la capacidad de innovación reside en las personas.

Según el escritor Richard Florida, las ciudades ejercen una atracción sobre lo que él denomina “la clase creativa”, que es el verdadero motor de la innovación. Integran esta clase creativa científicos, investigadores, creativos, artistas, estudiantes y trabajadores capaces de producir innovaciones. Según Florida, las ciudades que mayor proporción de gente creativa poseen muestran mejor desempeño económico.

El Global Innovation Index, realizado por la Universidad de Cornell de Estados Unidos y el Insead de Suiza, establece un ranking de países de acuerdo a su capacidad de innovación. Según el índice, los cinco países más innovadores son Suiza, Reino Unido, Suecia, Finlandia y Holanda. En América Latina, los más innovadores son Chile (puesto 46 a nivel global), Panamá (52), Costa Rica (57), Brasil (61) y México (66). La Argentina se ubica en el puesto 70 y séptimo en la región, detrás de Colombia.

Una vez más el talento es la llave para el desarrollo económico y las ciudades son la usina del cambio. Esto obliga a gobernantes y aspirantes a gobernantes, a desarrollar políticas urbanas para mejorar la calidad de vida.

La región y la Argentina particularmente tienen una excelente oportunidad para capitalizar esta tendencia, pero es indispensable elaborar programas que apunten al desarrollo tecnológico, la innovación y la inclusión. Las ciudades son el camino para ello.