En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

Máximo Soto

Graduados

Santiago Bilinkis: “Anclarse en el pasado es la mejor receta para el desastre”

“De toda información valiosa se tiene que tener un backup, y de la información más valiosa que existe, que es la humanidad, no tenemos backup. Si cometemos un error en este planeta no hay manera de volver a sembrar la vida”, aseguró en una entrevista que publicó el diario Ámbito Financiero a propósito de la presentación del libro "Pasaje al futuro".

"Si sentís que estás viviendo en una película que se mueve en cámara rápida y te resulta un desafío permanente mantenerte al día, no estás solo en esta sensación. Vivimos en un mundo que nos sepulta de información", así comienza Santiago Bilinkis su libro "Pasaje al futuro", que acaba de publicar Sudamericana, donde reúne de forma amena la información de lo que está sucediendo en diversos campos científicos y tecnológicos que están transformando el mundo de manera exponencial. Santiago Bilinkis estudió en el Colegio Nacional de Buenos Aires, es economista (graduado con Medalla de Oro en la Universidad de San Andrés), tecnólogo, emprendedor que sigue fundando compañías, que inició con Officenet, y hoy son varias en Argentina y un par en Brasil. Fue distinguido como "personalidad Destacada en el campo de la Ciencia y la Tecnología" por la ciudad de Buenos Aires. Realiza presentaciones en universidades y empresas de diversos países para difundir las transformaciones a las que están dando lugar las nuevas tecnologías. Cuando nos reunimos a dialogar con Bilinkis acababa de volver de dar una serie de charlas en entidades y empresas de Chile.

Periodista: ¿Cree que la primera persona capaz de vivir mil años ya nació?

Santiago Bilinkis: Eso es lo que sostiene el gerontólogo biomédico británico De Grey, famoso a nivel mundial. Más allá de lo anecdótico del número mil, De Grey plantea que la muerte hasta acá siempre fue la única certeza con la que contamos, y no hemos avanzado nada en retrasar ese momento. Platón hace 2360 años murió a los 81. Hemos solucionado algunas cosas: la mortalidad infantil, la mortalidad en el parto, hay menos plagas, un poco menos de muertes en guerras que en la antigüedad con lo que el promedio de vida subió, pero la longitud máxima no. Según De Grey con las terapias que se están comenzando a desarrollar ahora vamos a poder empezar a correr ese límite superior. Si se calcula la edad como el tiempo que queda por vivir, si la muerte se empieza a alejar en un año, se envejece menos de un año. En un escenario extremo, si la expectativa de vida empieza a crecer al ritmo de un año por año, se envejece, y si se crece a más de un año por año, se rejuvenece. De Grey dice: vamos a empezar a correr las fronteras,. Y dependiendo de a qué ritmo las corramos, si extendemos la vida suficientemente rápido puede la muerte alejarse de nosotros más rápido de lo que nosotros nos acercamos a ella, y la vida puede extenderse indefinidamente. No es que seremos inmortales, pero sí que vamos a vivir más de lo que nos imaginamos. Esto que parece un concepto abstracto me cambió la perspectiva de mi vida, porque cada año extra que yo viva sobre el final de la vida me añade la posibilidad de acceder a avances tecnológicos que van a ocurrir en las próximas décadas, que no me quiero perder, que acaso son los que me posibilitan vivir mucho más.

P.: ¿Cómo un economista se pone a estudiar un campo que en el pasado se llamó futurología?

S.B.: Yo disfruté la economía por el lado de la matemática, que me gusta mucho. El contenido de la ciencia económica me parecía espantoso. Los modelos que estudiaba en la facultad, basados en supuestos irrealistas, en concepciones del hombre a sabiendas erróneas, como que el hombre es racional, 80 años después de Freud, eran absurdos. Con la economía del comportamiento y una serie de ramas la volvieron mucho más interesante. Ese es el lado de la economía que me interesa, la que afecta nuestra vida cotidiana. Retomando el tema de la extensión de la vida, mucha gente con cabeza economicista piensa que tiene que ahorrar para asegurarse su retiro. Si ese retiro ocurre a los 80 es una cosa, pero si ocurre a los 120 o a los 180, otra. Eso hace cambiar la estrategia de administración del patrimonio, cosa de no depender de los tataranietos a los 120 años. Otra cosa que me transformó fue haber sido seleccionado para asistir a la Singularity University, una sede de la NASA en Silicon Valley, donde estudié junto a destacados científicos sobre inteligencia artificial, robótica, biotecnología, neurociencia y nanotecnología. A muchos de los científicos que cito en "Pasaje al futuro" los conozco y me conocen, y son la gente que está corriendo las fronteras a nivel global.

P.: Hasta ahí resulta muy optimista, pero cuando se plantea el futuro posible considera que los humanos podemos dejar de existir.

S.B.: Si se mira el futuro en serio es inevitable enfrentarse a escenarios que divergen. Los que realmente abren posibilidades fantásticas y que dan lugar al optimismo por eliminar la pobreza o extender la existencia con mejor calidad de vida, pero también hay escenarios apocalípticos. Lamentablemente por nuestro sesgo hacia las noticias malas, el cine se encapricha en mostrar los escenarios horribles. Creo que no estamos condenados ni a uno ni a otro escenario. Estamos a cargo de dirigir hacia dónde queremos ir, o por lo menos influenciar hacia un futuro más ligado al optimismo. En la trilogía "Volver al futuro", de 1985, hay una serie de cosas que ya deberíamos tener, como patinetas voladoras [se ríe], y a la vez no aparece en esas películas algo central hoy como es internet. La realidad nos sorprendió en aquellas cosas que no se concretaron como en algunas que no supimos pronosticar y que han transformado el mundo de manera profunda. Alvin Toffler inventa en 1965 la idea de "el shock del futuro" para mostrar un mundo que está cambiando apresuradamente, pero mirado en retrospectiva nos parece absurdamente calmo. Todavía se enviaban cartas, se pedían con anticipación las llamadas telefónicas internacionales, miles de cosas de ese tipo. Yo hago pocas predicciones en "Pasaje al futuro", una que me animo a hacer es que de acá a 20 años cuando vean que creíamos que esto iba rápido, se van a reír de nosotros como nosotros nos reímos de Toffler.

P.: Dado que trata de los avances en biología, neurociencia, el universo digital, educación, economía, a sociología. ¿Qué aspecto fue el que más lo impactó?

S.B.: Por mi lado de negocios el aspecto que más me obsesiona es el hecho de que el esquema de incentivos en las grandes compañías está muy ligado a la rendición de cuentas trimestral, y en el mejor de los casos anual, que impone un cortoplacismo en el pensamiento y en la estrategia, algo que condena a seguir haciendo siempre lo que hizo exitoso en el pasado. Y cuando el contexto empieza a cambiar, en el ritmo acelerado de hoy, anclarse en el pasado es la mejor receta para el desastre. Kodak era líder absoluto del mercado de fotografía a nivel mundial. Si la llegada de la fotografía digital hace que saquemos cien veces más fotos que antes, ¿se podía pensar que Kodak iba a terminar en bancarrota? Y eso ocurrió, porque Kodak pensaba que era una empresa de rollos y revelados, no una empresa de fotografía. Cuando la fotografía emigró tecnológicamente no supieron ver ese cambio a tiempo, y hasta se buscó combatirlo porque pensaron que iba en contra de sus intereses. Absurdos así pasan todos los días. Cuando aparecen las impresoras 3D la defensa de derechos de propiedad intelectual de algunas compañías es una legítima protección de sus intereses, pero creo que se están suicidando. Es interesante ver la perturbación que generan los cambios tecnológicos. La aceleración es enorme, pero en la vida cotidiana de la gente todo termina pasando por Facebook, Twitter, WhatsApp, los aspectos más banales. Tecnología no es que salga un celular con una pantalla con más resolución. O que nos mandamos WhatsApps en vez de sms. Una vez más el árbol nos tapa el bosque.

P.: En estos avances tecnológicos, ¿qué es lo que más lo preocupa?

S.B.: De toda información valiosa se tiene que tener un backup, y de la información más valiosa que existe, que es la humanidad, no tenemos backup. Si cometemos un error en este planeta no hay manera de volver a sembrar la vida. Necesitamos urgentemente llevar la vida humana fuera del planeta tierra para tener chances de que si algo sale mal no sea el final. Creo que esto debería ser una meta prioritaria para la humanidad. La gente temía el apocalipsis maya, desde la ciencia hay hipótesis naturales, no humanas, del fin de la humanidad. Por ejemplo, el impacto de un asteroide, algo que ha pasado y va a pasar. Desarrollar la tecnología para ir al asteroide, anclarse y detonarlo, es más importante que muchos de los experimentos que se hacen cotidianamente.

P.: ¿Ahora en qué está trabajando?

S.B.: Mi libro "Pasaje al futuro" está repleto de ejemplos, para hacerlo entretenido y a la vez relevante. Está jalonado por ejemplo de la vida diaria, pero los ejemplos se desactualizan, debido a eso creé un sitio con notas online a disposición de lector para poder seguir añadiendo nueva información que lo mantenga vigente, y que permita seguir informando de manera sencilla acerca de los temas principales que hayan interesado en el libro. Por ejemplo si interesó el tema de la caída exponencial de los costos se va a la página libro.bilinkis.com que corresponda. Ese sitio es una extensión de algo que pienso: hay que abrazar lo nuevo, aún a costa de un esfuerzo grande. Uno tiene que querer vivir en el mundo que viene. Además sigo con mi blog "Riesgo y recompensa", que es un espacio de escritura cotidiana, escribo en diversos medios, y estoy planeando trabajar sobre "el futuro de la ley", porque la ley está diseñada para brindar estabilidad, y durante mucho tiempo fue muy útil brindar a la sociedad un ancla que dé certidumbre a largo plazo sobre ciertas cuestiones, pero en un mundo que cambia tan rápido lleva a un profundo replanteo para ver cómo ordenar el mundo de un modo mejor.