En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

+ San Andrés

Actualidad

Facundo Moyano: “Para lograr mayor legitimidad el sindicalismo debe ingresar en una etapa de democracia sindical"

El diputado nacional y sindicalista disertó bajo el título “Perspectivas y desafíos del mercado laboral para 2015”.

Facundo Moyano, diputado nacional aliado al Frente Renovador que conduce Sergio Massa, consideró hoy que el próximo gobierno tendrá que ordenar la economía, un escenario frente al cual el sindicalismo deberá “intentar que el costo para los trabajadores sea el menor posible” y "acompañar el orden institucional y democrático".

"No tiene que ser un obstáculo ni poner palos en la rueda. La transición no va a ser fácil”, evaluó durante la charla organizada por la Orientación en Recursos Humanos que fue coordinada por Ariel Kievsky, director del Posgrado en Gestión Estratégica de Recursos Humanos de San Andrés.

“Hace poco escuchamos una declaración del secretario general de la CGT, Hugo Moyano, mi padre, que decía que el próximo gobierno iba a tener que ajustar. Pero esto no quiere decir que este gobierno no esté ajustando. Una inflación del 37 por ciento, a partir de lo que estiman las consultoras oficialistas, significa que una negociación colectiva -de los que tienen la posibilidad de negociar- del sector público, por ejemplo, del 28 por ciento la pérdida es de 9 por ciento del salario real. La realidad es que ya hay un ajuste”, indicó

Al respecto, dijo que “claramente” hay que “ordenar” el esquema de subsidios a los servicios públicos porque “lo que hoy no paga un ciudadano lo termina pagando con inflación”.

“Entonces indefectiblemente esto se tiene que ordenar y lo tiene que hacer cualquiera, porque una de las cosas que nosotros decimos es que no solamente termina el proyecto político sino que el gobierno económico ha fracasado. No se sostiene un modelo económico con el 40 por ciento de inflación”, afirmó.

Y sostuvo: “Y ordenar todo eso va a implicar seguramente un costo que los dirigentes políticos y los argentinos tienen que entender que se tiene que hacer. Por supuesto que desde los sindicatos vamos a tratar que ese costo sea el menor posible para los trabajadores”.

En tal sentido, Moyano expresó que “va a depender del sindicalismo que la transición” con el próximo gobierno “sea ordenada”, porque de por sí será, a su criterio, un proceso difícil de implementar.

"El sindicalismo tiene que acompañar, como también el empresariado, los movimientos sociales y los diferentes actores sociales y económicos. Pero el que tiene la responsabilidad máxima para que la transición sea ordenada es de quien conducirá los destinos del Estado a partir de 2015, porque si no convoca a un ámbito de diálogo, debate e intercambio va a ser imposible. No depende solo de la voluntad del sindicalismo sino de la política”, dijo.

Y agregó: “El sindicalismo tiene que acompañar el orden institucional y democrático, no tiene que ser un obstáculo ni poner palos en la rueda. La transición no va a ser fácil”, repitió durante la charla.

Para el dirigente aliado al precandidato presidencial del Frente Renovador, Sergio Massa, el país no vive de cara a 2015 “un panorama político y económico alentador para la inversión”, a lo que se suma una inflación cercana al 40 por ciento anual. “Las expectativas para el próximo año no son alentadoras más allá de los últimos acuerdos en materia de política hidrocarburífera y telecomunicaciones, donde se han conseguido algunos dólares. Hay una tendencia a la pérdida de empleo y la precariedad laboral”, indicó.

Por otra parte, Moyano insistió en la necesidad de que el sindicalismo encare una instancia de democratización para terminar con liderazgos de dirigentes que llevan más de tres décadas al frente de gremios.

“Para lograr mayor legitimidad el sindicalismo debe ingresar en una etapa de democracia sindical, que genera mejores dirigentes, más legítimos y mayor participación y representatividad de los trabajadores. Cambiar la mala imagen que tienen los sindicalistas ante buena parte de la sociedad", explicó.

En abril pasado, señaló, presentó un proyecto en tal sentido que le valió “la simpatía de los académicos y las universidades y la antipatía de parte  del sindicalismo. Es algo que nosotros creemos, no se puede entender un sindicalismo de hace 60 años cuando las formas de trabajo eran diferentes, cuando no existía la tercerización o lo que hoy vemos en las grandes compañías como la flexibilidad a la hora del trabajo. Más allá de que uno las comparta o no, es la realidad. Uno construye alternativas de representación a partir de la realidad”, mencionó.