En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

+ San Andrés

Actualidad

Charles Bolden: “Estamos preparados para llevar seres humanos a Marte en 2030”

El Administrador de la NASA disertó este jueves en el campus de San Andrés como parte de una actividad que organizaron la Cátedra Estados Unidos de la Universidad y la Embajada estadounidense en el país.

“Yo vivía en Carolina del Sur. Una vez vi un programa en la televisión sobre la vida en la Academia Naval de Marines. Me gustaron los uniformes y esas cosas. Estaba en séptimo grado de la escuela. Finalmente ingresé a la academia pero con una certeza: no quería volar aviones porque era peligroso. Pero la primera vez que subí a un avión me enamoré”. Charles Bolden pasea entre los asistentes, camina veloz, estira las “oooo” cuando alguna pregunta lo sorprende o, al menos, hace como si así fuera. Bolden no solo piloteó un avión en Estados Unidos, sino que después de varios años en la carrera militar decidió ser astronauta aunque “nunca había soñado” con serlo.  Entre 1986 y 1994 realizó cuatro viajes a la órbita terrestre a bordo de un transbordador espacial; en dos de esas ocasiones, comandó las misiones. En la actualidad, es el Administrador de la National Aeronautics and Space Administration (NASA) estadounidense.

Bolden disertó este jueves en el campus de San Andrés ante alrededor de 400 personas, algunas de ellas expertas, la gran mayoría curiosas por estar lo más cerca posible de un astronauta; el sueño de la infancia habla a pocos metros de uno y cuenta que para 2030, según las estimaciones de los expertos de la agencia especial, “se podrá sostener la vida humana en Marte”.

“Solo las personas pueden llegar a Marte. Los robots no razonan, no pueden hacerlo ellos por sí solos. Tenemos muchos buenos robots y pueden hacer muchas cosas mejor que nosotros, pero no razonan ni pueden tomar decisiones éticas. Hay decisiones que tienen que tomar las personas y que son, justamente, si es posible llevar personas a Marte. Se les puede enseñar a los robots a cometer los errores que nosotros cometemos y a resolverlos. Van a encontrar cosas en el planeta y mandar los datos a la Tierra, pero somos los seres humanos los que vamos a analizar estos datos y los que haremos los descubrimientos. Necesitamos tener seres humanos en la superficie de Marte. No podemos preguntarle a un robot si se puede sostener la vida en Marte. Es un ser humano el que tiene que correr ese riesgo”, reflexionó Bolden.

En Marte, afirmó, hay "toneladas de agua", entonces las posibilidades de vida, en principio, son ciertas. Resta saber, entre otras muchísimas cosas, si una persona que pise el llamado planeta rojo podrá hacerlo por siempre o, como dijo, al cuarto día deberá subirse a la nave y regresar a casa.

A los 68 años, Bolden sueña con poder hacer ese viaje, aunque con la opción de volver. Tiene, sostuvo, además de las dudas científicas que todavía restan por resolver, algo (o alguien) que lo impide: “Si me preguntan si yo querría ir allí, por supuesto que sí. Pero no le digan a mi mujer. Ella tiene la misma pasión por que yo no vaya a Marte que la mía por ir”, bromeó. La misión a Marte, lógicamente, “es riesgosa”, admitió, pero “vale la pena hacerlo”.

“Uno de nuestros principales socios está aquí, en Argentina, y es la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE). Es un socio increíble” porque gracias al satélite SAC-D, lanzado al espacio en 2011 fue posible conocer aspectos importantes de la salinidad de los océanos. “Hemos podido medir cada porción de los océanos del mundo para determinar su contenido de sal y lo hicimos con ustedes. Eso es algo sin precedentes”, expresó.

Durante su charla, que fue organizada por la Cátedra Estados Unidos de la Universidad y la Embajada estadounidense en Argentina, Bolden resaltó la necesidad de estudiar y trabajar “duro” por lo que uno quiere. La NASA, aseguró, “no es una primera opción de trabajo”, sino que una persona que aspira a ingresar allí debe tener otro tipo de experiencia laboral anterior. “Algunos dicen que mi éxito se debe a dos motivos: trabajo y ambición. Aunque no lo llamaría ambición, sino pasión”.