En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

+ San Andrés

Actualidad

Gabriel Berger: La irrupción de firmas y negocios con impacto positivo

"La promoción de una cultura emprendedora con un enfoque innovador al servicio de la construcción de valor integral y compartido debe ser vista como un factor de desarrollo para nuestro país y como una oportunidad para generar mayor competitividad en el sector empresario argentino", expresó el director del Centro de Innovación Social.

En distintos ámbitos se observa la irrupción de nuevos modelos empresariales y nuevas formas de hacer negocios que surgen del compromiso social de sus fundadores, que integran principios éticos claros en sus decisiones críticas, que consideran los intereses y expectativas de sus distintos actores clave, y que se proponen contribuir con el desarrollo sustentable a partir de sus actividades y resultados.

Estas organizaciones productivas pueden ser englobadas dentro de la categoría de empresas y negocios sustentables, y lo que las caracteriza es que contribuyen con el desarrollo sustentable al generar en forma simultánea y de manera prepositiva, valor económico, social, ambiental y cultural. Términos como "negocios de impacto", "empresas B", "negocios sustentables", "negocios inclusivos" o "negocios sociales" son utilizados para referirse a este nuevo fenómeno.

Publicaciones reconocidas en el mundo de los negocios, como Harvard Business Review, en su edición de marzo de 2015 incluyen artículos de visionarios como Muhammad Yunusy ponen el foco en the social business model como una forma eficiente de combatir la pobreza y una fuente productiva de nuevas ideas de negocios para grandes empresas.

La publicación inglesa The Economist muestra ejemplos como el de Unilever y reconoce el coraje de su CEO, Paul Polman, quien impulsa esfuerzos para redefinir lo que significa hoy ser una compañía virtuosa.También resalta iniciativas innovadoras en el campo de la sustentabilidad y reconoce que aquellas empresas pioneras que tomen en serio sus políticas de sustentabilidad fortalecerán su posición competitiva en el largo plazo (ver el artículo 'A new green wave', del 30 de agosto de 2014). 

Estos nuevos modelos de negocios que buscan generar simultáneamente valor económico, social y ambiental (el famoso triple bottom Une) no solo se manifiestan en nuevas formas organizacionales, sino que también comienzan a impactar en las empresas tradicionales en busca de fuentes de innovación y sostenibil¡dad. Este proceso se corresponde con la nueva agenda de desarrollo a nivel internacional. En las agencias globales de cooperación avanza el trabajo para la adopción de las nuevas Metas de Desarrollo Sustentable (SDG) en la Asamblea General de Naciones Unidas, que tendrá lugar en septiembre de este año, cerrando así la etapa de implementación de las Metas de Desarrollo del Milenio, adoptadas en 2000.

Esta agenda impacta en las prioridades de organismos financieros, como el Banco Mundial y el FMI, y afectará, sin duda, al sector corporativo. Las organizaciones empresariales de promoción de la RSE y de la sustentabilidad comenzaron a hacerse eco de estos nuevos desafíos. En la Argentina, este fenómeno se observa en varias iniciativas de creciente presencia. La visibilidad de las empresas con certificación B aparece de la mano del Sistema B (con 29 empresas que transitaron el camino de la certificación hasta marzo, según su sitio web).

Los Premios Mayma, que buscan impulsar emprendedores innovadores de impacto con un enfoque responsable en la economía, contribuyen a orientarydarapoyo y reconocimiento a nuevos empresarios conscientes de las necesidades y de las oportunidades de negocios que surgen al buscar, por sobre todo, el bienestar de las personas y del planeta.

Organizaciones creadoras y aceleradoras de nuevas "empresas de innovación de impacto social o ambiental", como Njambre, generan interés y movilizan a nuevos actores. Los Foros Nacionales de RSE impulsados por la REDSA, que nuclea a los nodos integrados por grupos de organizaciones empresarias "en movimiento hacia un modo de ser más responsable de cara a la sociedad", convocan y despiertan el interés de nuevos empresarios. Iniciativas globales también promueven un cambio de paradigma, como el que impulsa en el país Ashoka Argentina, bajo la denominación de "economías integradas".

Esta última busca y trabaja con empresas para que, a partir de su modelo de negocio, puedan convertirse en agentes de cambio promoviendo prácticas de management innovadoras y modelos económicos alternativos como negocios inclusivos, cadenas híbridas de valor y negocios sociales.

Organizaciones como Socialab Buenos Aires surgida en el seno de Techo, impulsa a emprendedores y a empresas a poner en marcha nuevas ideas innovadoras para combatir la pobreza, utilizando el mercado para abordar de manera creativa los problemas de la exclusión social.

El Centro de Innovación Social de la Universidad de San Andrés (UdeSA) colabora e intercambia experiencias con algunas de estas iniciativas, contribuyendo así a promover este ecosistema de impacto. En UdeSA, también fuimos pioneros en introducir esta temática en un seminario de nuestro MBA (NEISA, Negocios y Empresas de Impacto Social y Ambiental). Así, les acercamos a nuestros estudiantes la posibilidad de abordar estas ideas innovadoras y de analizar oportunidades y experiencias empresariales de impacto.

En definitiva, la promoción de una cultura emprendedora con un enfoque innovador al servicio de la construcción de valor integral y compartido debe ser vista como un factor de desarrollo para nuestro país y como una oportunidad para generar mayor competitividad en el sector empresario argentino.