En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

Juan Pablo Varsky

Actualidad

Marcelo Leiras: "El sistema de votación influye en el resultado de una elección"

"Hay una opinión extendida de que el sistema de votación con boletas y sobres es dañino para la democracia, que facilita la manipulación electoral. Que la distribución de las boletas y los sobres esté a cargo de los partidos políticos ocurre solo en Argentina y es bastante raro. De todos modos, no he visto que el robo de boletas haya tenido un impacto electoral en algún lado. Hubo un montón de denuncias, muchas de ellas muy estridentes, pero no he visto que haya tenido un impacto significativo", analizó el director del Departamento de Ciencias Sociales. La versión original de la nota puede escucharse aquí:  http://www.managementpress. com.ar/deposito/audios/ 2087417.mp3

Juan Pablo Varsky: ¿Cuánto influye el sistema de votación a la hora de votar?

Marcelo Leiras: La forma de votar influye bastante en un conjunto de personas, aunque no en todas del mismo modo. E influye fundamentalmente por dos cosas. Primero, por el modo en que se presenta la información de las candidaturas en juego, y, en segundo lugar, por lo que te deja o no te deja hacer. La información tiene que ver con lo siguiente. En realidad uno tiende a pensar que el voto de todos nosotros es muy reflexivo y que tenemos la misma seguridad respecto de todas las categorías de candidatos. De modo que si eso ocurriera, independientemente del sistema de votación, todos votaríamos igual. Pero eso no ocurre en general. Tenemos una decisión más o menos formada, que no tiene la misma intensidad para todos los niveles de candidatos sino que es intensa para los candidatos más visibles y los candidatos ejecutivos, pero a los otros tendemos a no conocerlos. De modo tal que cuando la información se presenta de distinto modo -lo que podés hacer o no dentro del sistema de formación- influye mucho en los resultados. Por ejemplo, la máquina que se utilizó en Salta en el momento que nosotros analizamos en 2011 te permitía votar por una lista o elegir por diferentes candidatos en diferentes categorías. El hecho de tener la opción de lista completa permitía, uno puede conjeturar, que le da más fuerza a la lista completa y que de no existir esa opción ese tipo de comportamiento sería más difícil para los votantes. Lo mismo ocurre con cómo manifestás tu voto en blanco. No es lo mismo tener que marcar el voto en blanco que simplemente dejar la boleta sin ninguna marca, como ocurría con la boleta única en Córdoba, si recuerdo bien en esa elección. Por lo tanto, dado que nuestra decisión no es muy reflexiva ni informada todo el tiempo, la forma en que nos presentan una información y lo que nos dejan hacer o no con el sistema influye en el resultado.

Juan Pablo Varsky: En el trabajo (http://goo.gl/HvtAm1) hablás de la proporción de votos positivos que se ve afectada tanto por la probabilidad de votar en blanco como por la de anular el voto. Y decís que si los nuevos sistemas de votación no disminuyen la proporción de votos positivos respecto del sistema tradicional habrán superado una prueba exigente. ¿Cómo es la relación entre voto electrónico y boleta única? ¿Ya podés sacar una conclusión de lo que ha sido Salta y Santa Fe en este 2015 con relación a 2011?

Marcelo Leiras: Yo creo que para sacar conclusiones tenemos que tener un poco más de experiencia en cuanto a los sistemas de votación. Uno puede atribuir algunos errores a los sistemas nuevos. Por ejemplo, cómo se anula un voto. Uno lo puede hacer voluntariamente, como se hacía poniendo los nombres de personajes de caricaturas en los sobres con boletas tradicionales. Ahora también uno podría anular el voto de involuntariamente porque no sabe usar la boleta única, porque marca más de una opción con otro sistema. O también emitir involuntariamente un voto en blanco porque no se da cuenta de que tiene que marcar toda la lista de candidatos y no solo el candidato a gobernador. Entonces, cuando esos sistemas son nuevos y no son muy claros ni es evidente cómo se usa, hay voto nulo involuntario. Uno esperaría que eso fuera disminuyendo al corto del tiempo. Ahora, para estar seguros de que ha ocurrido una cosa o la otra, necesitamos tener más experiencia en el uso y más estudios como el que hicimos con Ernesto (Calvo) en ese momento.

Juan Pablo Varsky: En ese trabajo hay un gráfico que compara 2007 y 2011 en la provincia de Santa Fe. Tuviste, en 2007, un 7,4 por ciento de votos en blanco y 0,9 por ciento de nulos. En 2011, al no saber cómo funcionaba el sistema de votación, el porcentaje  de votos nulos creció al 4,2 por ciento y el voto en blanco, una decisión voluntaria que no tiene que ver con el sistema, en mi opinión, bajó del 7,4 por ciento al 2,3 por ciento. En los primeros resultados de la PASO 2015 vos tenés menos votos nulos que en 0211. Hay gente que aprendió a usar el sistema y más votos en blancos, que es una decisión.

Marcelo Leiras: Creo que lo que uno observa en Santa Fe es que electorado tiene un poco más de familiaridad con el sistema, entonces lo puede usar bien. No admite votos nulos involuntarios y cuando manifiesta una opinión en blanco y esa para reproducir más un acto delibrado que un error.

Juan Pablo Varsky: ¿Existe el sistema ideal?

Marcelo Leiras: Creo que los distintos sistemas están expuestos a distintos errores y nos inducen a comportarnos de distinto modo. En realidad, un standard normativo ideal sería que todos nosotros tengamos toda la información posible sobre todas las candidaturas para votar en todos los casos con los mismos niveles de reflexión. Pero ni siquiera nosotros, que vivimos de esto, nos dedicamos a pensar tanto el voto. En realidad, todos nosotros tenemos diez millones de cosas que hacer en nuestra vida y votar es una de ellas. De modo tal que, en la economía de la decisión, con la información que disponemos armamos la mejor determinación posible. Desde ese punto de vista todos los sistemas presentan información del mismo modo. En algunos casos, por ejemplo, el orden en el que se presentan los candidatos puede influir en los resultados electorales, en la proporción de votos que tiene cada uno. Considerando la economía de la decisión electoral, todos los sistemas tienen sesgo. Lo que hay que tratar es conocer otros sesgos y de minimizar su efecto sobre el resultado final.

Juan Pablo Varsky: ¿Hay un sistema vigente que sea realmente dañino para la relación entre el votante y la democracia? ¿O que sea obsoleto?

Marcelo Leiras: Hay una opinión extendida de que el sistema de votos con boletas y sobres es dañino para la democracia. Lo que se sostiene es que facilita la manipulación electoral y el esconder boletas, o ese tipo de cosas. Creo que hay que distinguir algunas cosas. Una es que se usen boletas y sobres, y otras que la distribución de ambas esté a cargo de los partidos políticos, cosa que ocurre solamente en Argentina y es bastante raro. De todos modos no he visto que el robo de boletas haya tenido un impacto electoral en algún lado. Hubo un montón de denuncias, muchas de ellas muy estridentes, pero no he visto que haya tenido un impacto significativo. Tampoco tengo evidencia en que el uso del sobre haya generado un impacto significativo como mecanismo de manipulación; es decir, el llamado voto en cadena. Si cada voto saliera 50 o 100 pesos uno debería gastar mucha plata para dar vuelta una elección municipal o provincial, por ejemplo. No es verosímil que el voto en cadena tenga un impacto significativo. Dicho esto, creo que el sistema de boletas y sobres no es muy actual, y el motivo fundamental es que tiene muchas fuentes de error sobre todo en el registro. Hay que abrir un sobre, contar boletas, anotar eso en una planilla y luego sumar las planillas. Son muchas las planillas que vienen mal sumadas, probablemente porque el recuento se hace bastante rápido y las personas que están armando el acto electoral por ahí no tienen tiempo de hacerlo bien. Me gustaría un sistema que minimiza el error en el registro. Desde otro punto de vista, el otro problema que tiene este sistema es que la presentación de la información electoral es bastante desordenada. Quienes votamos en la Ciudad de Buenos Aires, por ejemplo, tenemos que entrar a un cuarto oscuro que tiene 45 boletas. Si uno no va con una idea muy clara de lo que querés hacer, y aun cuando vas con una idea muy clara, por ahí no encontrás tu boleta o votás por una boleta equivocada, porque muchas veces van distintas listas de legisladores con un mismo candidato a jefe de Gobierno, por ejemplo. Entonces, el sistema de boletas presenta la información de un modo desordenado, a mi gusto, y facilita errores de registro en la confección de actas. Esos son los problemas más grandes y debería invitarnos a reconsiderarlos.

Juan Pablo Varsky: ¿De qué hablamos cuando hablamos de voto cruzado y en qué provincias y con qué sistema se pueda dar esta práctica?

Marcelo Leiras: Hablamos de voto cruzado cuando votamos una lista de candidatos a legisladores y otras para cargos ejecutivos. Ese no es un problema si uno vota lo quiere, aunque genera un problema de formación del sistema de gobierno y también cierta inconsistencia. Si votás a cierta candidata a gobernadora no tiene mucho sentido que no le des el apoyo legislativo que necesita esa candidatura. En algunos casos eso ocurre voluntariamente, por ejemplo. Se dice a veces que en Estados Unidos que el electorado trata de balancear el poder y darle la presidencia a un partido y la cámara legislativa a otro, para que uno solo no tenga todo el poder en sus manos. El voto cruzado no ocurre por un acto delibrado sino como un efecto del régimen electoral. En Santa Fe se usan boletas únicas separadas para distintos cargos, entonces, por ejemplo, el otro día se podía votar a Miguel del Sel para gobernador y a Antonio Bonfatti para la lista de legisladores. Ese fue un voto muy importante porque fueron los dos candidatos más votados. Es imposible que no haya existido un voto cruzado. Probablemente haya habido alguna superposición. Habría que hacer un análisis, pero seguro que una proporción notable de personas debe haberlo hecho. Eso ocurre porque estás usando dos boletas distintas, lo que confirma lo que decíamos antes: que el sistema permite hacer cosas distintas para distintas categorías de candidatos. ¿Eso es bueno o malo? Si vos crees que detrás de eso hay una intención deliberada, está buenísimo. La impresión que tengo es que dado que antes no ocurría eso en Santa Fe es que es resultado de este sistema electoral y no una de una decisión deliberada del electorado.

Juan Pablo Varsky: ¿Cuánto cuesta comunicar los cambios, dar hábito y herramientas al votante para que no solo vote a quien quiera sino como el sistema lo demande? Sin caer en errores que puedan determinar un panorama político bien diferente a partir de esa boleta única o de otra sistema.

Marcelo Leiras: Es un trabajo bastante intenso porque veníamos de un sistema con boletas y sobres desde hace mucho tiempo. Las autoridades electorales de Salta, Santa Fe y Córdoba han hecho un trabajo profesional para tratar de usar el sistema más entendible y luego difundir la información del modo más amplio posible sobre el uso del sistema y el resultado. Creo que fueron buenos en el sentido de que los márgenes de error fueron involuntarios en el hecho de que no tiene un impacto significativo. Sin embargo, todo esto requiere de uso y entrenamiento como cualquier sistema.