En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

+ San Andrés

Actualidad

José Luis Piñar Mañas: "El derecho al olvido en Internet es el derecho a nuestro propio pasado”

El ex Director de la Agencia Española de Protección de Datos, miembro del Advisory Council de Derecho al Olvido de Google y catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad CEU-San Pablo de Madrid, dictó una conferencia organizada por el Programa de Formación en Derecho de Internet y Tecnología de las Comunicaciones y la Maestría y Especialización en Derecho Empresario de la Universidad de San Andrés.

“Es el comienzo de un nuevo, apasionante y esperanzador camino; con grandes retos, múltiples posibles recorridos nacionales y/o regionales”. Para José Luis Piñar Mañas, el fallo contra Google Spain y Google Inc. dictado el 13 de mayo de 2014 por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea acerca de la protección y  tratamiento de datos personales y de la libre circulación de esa información en Internet, significó en resumen “no estar condenados a la memoria permanente”.

Se “debe hacer frente a los retos de la globalización, sin complejos”, dijo el catedrático español en una conferencia que dictó el martes último con motivo del lanzamiento “Programa de Formación en Derecho de Internet y Tecnología de las Comunicaciones (DITC) ” de la Universidad de San Andrés.

El llamado “derecho al olvido” en Internet fue el tema de su presentación, que se realizó en el auditorio OSDE, en el centro de Buenos Aires.

Según Piñar Mañas, el “derecho al olvido” es“irrenunciable” para las personas y les permite “disponer de sus propios datos”.

“Forma parte del contenido esencial del derecho a la protección de datos: es un poder de disposición sobre los propios datos de carácter personal” es “el derecho al propio pasado”, afirmó.

Frente a un choque de derechos fundamentales (el de protección de los datos de carácter personal y el de libertad de expresión e información) y hace poco más de un año, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea  decidió que cuando una persona lo exija un buscador en Internet como Google está obligado a borrar los datos personales de quien lo reclama, pese a que éstos pueden permanecer en el sitio web desde el cual fueron tomados y a la que el resultado de la búsqueda redirige. Sin embargo, en el caso de que haya un interés público de que dicha información se conozca puede aplicarse una excepción a la regla.

El caso comenzó en 1998, cuando un periódico español publicó el anuncio de una remate de inmuebles a raíz de un embargo por deudas de seguridad Social que tenía el propietario de esos bienes. Once años después, la persona solicitó al periódico que borrara la información de su sitio web porque aparecía en Google cada vez que introducía su nombre.

Ante la negativa de la editorial, y también del buscador, el hombre recurrió a la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD). El organismo obligó a Google a retirar los datos de su índice e imposibilitar el acceso a los mismos, pero desestimó el reclamo sobre la editorial por considerar que la publicación de la información tenía una justificación legal.

Google presentó un recurso ante la Audiencia Nacional española en el que pidió la nulidad del fallo de la AEPD. La institución de justicia suspendió la aplicación del fallo pero trasladó la situación al Tribunal de Justicia de la Unión Europea el cual determinó que los datos debían desindexarse del dominio Google.com aunque tal dominio fuera administrado por una empresa constituida en Estados Unidos tal como lo es Google Inc.

“El buscador, como responsable del tratamiento de datos debe atender las peticiones de derecho al olvido. En ningún caso puede prevalecer el interés económico del responsable. La sentencia colocó la protección de datos en la agenda internacional”, analizó Piñar Mañas en la conferencia.