En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

+ San Andrés

Actualidad

Diego Reynoso: Las PASO: ¿una elección a tres vueltas?

"Las PASO ofrecen una valiosa y precisa fuente de información para los electores respecto de cómo están distribuidas las preferencias de los demás votantes y de la probabilidad de triunfo de las alternativas en competencia. Con eso se pueden tomar buenas decisiones en primera vuelta y determinar allí al ganador de la contienda, en lugar de agregarle más artificiosos mecanismos para forzar un resultado electoral", opinó el profesor de Ciencia Política. La versión original de la nota puede verse aquí:  http://www.clarin.com/opinion/Oferta_electoral-Primarias-Ley_de_Lemas-Segunda_Vuelta_0_1351664864.html

La adopción de las PASO como instancia preliminar del sistema electoral ofrece muchas ventajas. Entre ellas, permiten seleccionar a los candidatos en elecciones abiertas y, por ser simultáneas, imponen cierta restricción para que los partidarios de unos se metan en las internas de otros.

Además, la condición de superar el umbral electoral del 1.5% simplifica la oferta y permite concentrarse en los postulantes de los partidos y alianzas de peso.

Este sistema, sin embargo, ya existía en la provincia de Santa Fe desde que se eliminó el doble voto simultáneo o Ley de Lemas.

No es casual que haya sido la primera provincia en adoptarlo. De hecho, representa una evolución racionalizada de la Ley de Lemas si se lo observa con detalle.

En primer lugar, mantiene la posibilidad de presentar varios candidatos por partidos o alianzas en una misma elección y dirimir la contienda al interior, disminuyendo el potencial de fractura. En segundo lugar, a diferencia de la Ley de Lemas, las PASO agregan una ronda.

Ya no se acumula el voto entre miembros de un mismo lema (partido o alianza) si no que, una vez seleccionados, los ganadores vuelven a competir.

Ahora bien, la adopción de las Primarias en este contexto convierte al régimen electoral de hecho en un sistema con tres vueltas. Unión PRO obtuvo el 47.34% de los votos sumados sus dos contendientes, seguido de la lista de Energía Ciudadana Organizada (ECO) con el 22.27% de las adhesiones sumados sus tres contendientes. ¿Qué pasaría si en la primera vuelta electoral, prevista en la Ciudad para el 5 de julio, Rodríguez Larreta obtuviera entre el 40% y 47% y Lousteau entre un 28 y un 35%? Habría que ir a una segunda vuelta, programada para el 19 de julio. Supongamos, entonces, que Lousteau gana en esa instancia por 51% a 49%. Sería todo un problema. Comparando por el absurdo, el mecanismo se convierte en un sistema electoral que consistiría en concretar tantas elecciones hasta que pierda el primero. Lo mismo podría suceder a nivel nacional.

Las PASO trajeron aire nuevo al sistema electoral y de partidos. Permiten simplificar la oferta y propician que los electores se concentren en las alternativas viables disminuyendo la dispersión. Por ejemplo, el saldo de las PASO de CABA dejó solo cinco alternativas (Rodríguez Larreta, Lousteau, Mariano Recalde, Myriam Bregman y Luis Zamora) en la competencia debido a que sus partidos o alianzas superaron el umbral electoral del 1.5%.

Por otra parte, ofrecen una valiosa y precisa fuente de información para los electores respecto de cómo están distribuidas las preferencias de los demás votantes y de la probabilidad de triunfo de las alternativas en competencia, lo que impulsa la concordancia de las “expectativas racionales”, algo que las encuestas no parecen estar haciendo. Con esa información se pueden tomar buenas decisiones en primera vuelta y determinar allí al ganador de la contienda, en lugar de agregarle más artificiosos mecanismos para forzar un resultado electoral. Al menos deberíamos discutirlo. ¿Tiene sentido la “doble vuelta” si se utilizan PASO para la selección de candidatos?