En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

+ San Andrés

Actualidad

Roberto Bouzas: “El Mercosur perdió relevancia como instrumento estratégico de política económica”

Roberto Bouzas, director Académico de la Maestría en Relaciones y Negociaciones Internacionales, considera que la estrategia planteada por el bloque económico sudamericano de ampliar el número de países miembro no servirá para consolidarlo como un actor importante en materia de comercio mundial.
La última cumbre de mandatarios del Mercosur, realizada a mediados de este mes en Montevideo, finalizó con la difusión de un crítico mensaje a Estados Unidos tras las denuncias de espionaje realizado en la región y una expresión de condena a varios países europeos por impedirle al presidente de Bolivia, Evo Morales, surcar el espacio aéreo tras sospechar que viajaba con el ex consultor de la Agencia de Seguridad Nacional y la CIA estadounidense, Edward Snowden.

Sin embargo, los jefes de Estado sudamericanos no trataron temas relativos al vínculo comercial entre los países miembros ni abordaron la relación con otros bloques económicos. Casi al mismo tiempo, por fuera del Mercosur, prosiguieron las negociaciones para concretar el Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico (ATP) de Asociación Económica entre varias naciones americanas y de la región Asia-Pacífico.

“El Mercosur ha perdido relevancia como instrumento estratégico de política económica. No veo que la decisión de ampliarlo a países como Venezuela, Ecuador o Bolivia pueda consolidarlo en ese rol. Como lo demostró la última cumbre de presidentes, la agenda es hoy esencialmente política. En el futuro lo más probable es que haya que preguntarles a los politólogos acerca de los resultados y las perspectivas del Mercosur”, opinó Roberto Bouzas, licenciado en Economía y director del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de San Andrés.

¿Qué consecuencias puede traer aparejada para la región y la economía argentina la reciente firma del Acuerdo Transpacífico?

Roberto Bouzas: Es parte del intento de construcción de un nuevo marco regulatorio internacional, que comenzó a tomar forma con la firma del acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos y Canadá hace ya un cuarto de siglo y luego prosiguió en una sucesión de convenios bilaterales. Su motivación proviene básicamente de dos fuentes. Por un lado, de las dinámicas de mercado desatadas por la fragmentación de tareas y procesos productivos a nivel regional y global. Por el otro, de las iniciativas oficiales que apuntan a promover los intereses ofensivos de los actores más dinámicos de la economía internacional contemporánea. La mayoría de los países que participan de las negociaciones del ATP tienen preferencias convergentes en estos nuevos temas o están dispuestos a plegarse a los estándares de trato impulsados por la política comercial norteamericana. En la medida que las perspectivas de alcanzar un acuerdo entre miembros de un club con estas características son mayores, estos acuerdos pueden sentar precedentes para el resto de la comunidad internacional.

¿Cómo influirá este hecho en la dinámica del funcionamiento del Mercosur?

Roberto Bouzas: No veo un impacto inmediato. De hecho, lo que hay en marcha es un proceso de negociación cuyos resultados aún no se han materializado. La tendencia a la pérdida de relevancia del Mercosur como instrumento de transformación económica es un fenómeno endógeno que ya tiene más de una década. El argumento de que debía evolucionar desde un acuerdo puramente comercial hacia uno de promoción de la integración productiva ha sido más retórico que real. La integración productiva requiere, en primer lugar, políticas convergentes entre las economías que buscan esa integración. Luego necesita instrumentos de políticas en manos de instancias regionales de autoridad con capacidad de intervención efectiva. Ninguna de las dos condiciones se cumple en el Mercosur.

¿En qué aspectos específicos se evidencia esta situación que vive el bloque?

Roberto Bouzas: El principal indicador de la impotencia del Mercosur como instrumento de transformación es que después de casi dos décadas de existencia su contribución a la formación de cadenas regionales de valor ha sido marginal. En aquellos sectores como el automotriz, en los que existe cierta división regional del trabajo, ello ha sido consecuencia de la administración del comercio a través de regímenes especiales. En este contexto, el Mercosur aparece no sólo como un acuerdo desactualizado en el tiempo sino importante en su perspectiva estratégica. Adornarlo con la retórica de la integración productiva y el Mercosur social no puede ocultar su pérdida de relevancia económica para todos los países miembro. Las características del comercio internacional sufrieron modificaciones desde la creación de Mercosur debido a cambios sustantivos en las tecnologías de producción y la localización de los procesos productivos y de la demanda de bienes.

¿En cuánto acompañó el bloque económico esta situación y en qué aspectos debería adaptarse?

Roberto Bouzas: El Mercosur ha perdido relevancia como instrumento estratégico de política económica. No veo que la ampliación a países como Venezuela, Ecuador o Bolivia pueda consolidarlo en ese rol. Como lo demuestra la última cumbre de presidentes, la agenda del Mercosur es hoy esencialmente política. En el futuro lo más probable es que haya que preguntar a los politólogos acerca de los resultados y las perspectivas del Mercosur.