En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

+ San Andrés

Actualidad

Mark P. Jones: “No veo ninguna posibilidad de que el próximo presidente sea de otro partido que el peronismo”

El académico estadounidense, director del Departamento de Ciencia Política de Rice University, en Texas, analizó la coyuntura argentina durante un seminario organizado en San Andrés por la Cátedra Estados Unidos. “Aunque la presidenta Cristina Fernández de Kirchner quiera, creo que sólo los más ciegos del gobierno piensan que es posible reformar la Constitución para impulsar la reelección”, sostuvo.
“Por lo menos para las elecciones de 2015 no veo ninguna posibilidad de que el próximo presidente sea de otro partido que el peronismo. Siempre si pensamos que Mauricio Macri puede aspirar a una identificación filo peronista. La única esperanza de la oposición por afuera del justicialismo sería Hermes Binner, pero mucho tendría que pasar para que llegue a la presidencia, y después, en todo caso, tendría muchas dudas sobre la gobernabilidad”.

Así lo consideró Mark P. Jones, director del Departamento de Ciencia Política de Rice University, en Texas, Estados Unidos, que cerró este miércoles el seminario “Desafíos Institucionales en países federales. Estados Unidos y Argentina en perspectiva comparada”, que se realizó en el Capus de San Andrés.

Jones expresó que a pocos días de las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) los sondeos muestran que en la provincia de Buenos Aires el justicialismo, representado por diferentes candidatos, obtendría el 80 por ciento de los votos. “En el distrito más importante del país el peronismo domina todo. Y a eso tenemos que agregarle que la mayoría de los gobernadores son del mismo partido o aliados, inclusive radicales como Gerardo Zamora, en Santiago del Estero”, comentó.

¿El intendente de Tigre, Sergio Massa, tiene posibilidades de disputarle la presidencia al kirchnerismo en 2015 o su suerte estará atada al resultado que logre en las elecciones legislativas?

Mark P. Jones: El futuro de Massa depende mucho de los comicios de octubre, pero si obtiene una victoria quedará bien posicionado para ser el próximo presidente. Creo que puede ofrecerle al electorado la continuidad de lo bueno del kirchnerismo, su preocupación por los más pobres, pero también darle algunos cambios a las cosas que no funcionan: el desmanejo de la economía, los problemas de inflación, la inseguridad y el pésimo clima de inversión que hay en la Argentina. Pero también tiene que pasar dos años en los cuales el gobierno podría atacarlo todo el tiempo.

¿Cómo analiza la gestión de Cristina Fernández?

Mark P. Jones: Tiene mucho apoyo, entre 30 y 35 por ciento de respaldo duro. Este es un contraste con otros presidentes que llegaron al tramo final de su mandato, como Raúl Alfonsín, Carlos Menem, Fernando de la Rúa o Eduardo Duhalde. Creo que la Presidenta va a poder presentar un candidato en 2015 que va a tener éxito, aunque me parece imposible que ese postulante pueda ganar en las condiciones actuales del país. No creo que tenga el apoyo suficiente para ganar en una eventual segunda vuelta electoral frente a Macri, Massa o Binner, si tuvo la suerte de llegar hasta allí.

¿El resultado de las elecciones de octubre le daría alguna posibilidad a la Presidenta de buscar una reforma constitucional que le garantice la posibilidad de presentarse a la reelección?

Mark P. Jones: Seguro que ella y sus seguidores más fuertes quieren la reforma, pero no va a tener los votos en el Congreso. Aunque ella ha debilitado mucho el sistema legal y republicano de la Argentina, todavía el Congreso es una institución que debe pasar y donde no va a tener los dos tercios del Senado ni va a estar cerca. Aunque ella querría la reelección, creo que sólo los más ciegos del gobierno piensan que es posible. La gran mayoría sabe que no hay una posibilidad de reelección y debe pensar cómo volver al llano con algo de poder para tener influencia, resistir embestidas judiciales y quizá volver en algunos años a ser gobierno.