En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

+ San Andrés

Actualidad

Daniel Heymann: “Hay que mirar con cuidado las perspectivas de crecimiento económico a futuro”

El profesor de Economía en la Universidad de San Andrés y Doctor de Filosofía Económica de la Universidad de California, destacó también que el “uso del tipo de cambio como instrumento contra la inflación está limitado”, y mencionó que en el último lustro “el volumen de las exportaciones ha tenido un crecimiento prácticamente nulo”.
¿Cómo podría considerar la situación económica el país?

Daniel Heymann: En este momento se observa un crecimiento de la economía algo mayor en comparación al muy lento movimiento del año pasado. Esta situación se da por impulso de una menos mala cosecha de granos, especialmente, y también por la actividad de la industria automotriz. Pero hay un indicador que me parece importante si uno toma los últimos cinco años de estudio: el volumen de las exportaciones ha tenido un crecimiento prácticamente nulo. La nuestra es una economía que no ha mostrado dinamismo en las exportaciones. Los precios internacionales han ayudado hasta ahora, pero la percepción que hay es que presumiblemente en el futuro estos valores se encuentren más débiles de lo que estuvieron en el pasado. Por ese motivo creo que hay que mirar con cuidado las perspectivas de crecimiento a futuro.

¿En qué medida influye el aumento de la inflación?

Daniel Heymann: La inflación obviamente existe y genera tensión, principalmente en un escenario donde las divisas son escasas y eso se muestra tanto en las reservas como en la existencia de presiones de demanda de moneda extranjera en el mercado no oficial. Además, el uso del tipo de cambio como instrumento contra la inflación está limitado y es una medida que genera alguna incertidumbre. La inflación es moderada si uno piensa en otros episodios de la Argentina, pero sin embargo resulta significativa no sólo por la magnitud que tiene sino por la atención que le prestamos. Es un elemento de la vida cotidiana que tiene sus consecuencias y que provoca que el horizonte de decisiones se achique en una economía muy sensible a movimientos de corto plazo. El otro efecto de la inflación, por otra parte, es la dificultad de encontrar una unidad de cuenta para hacer contratos salvo a un plazo relativamente corto. El peso no es una unidad de contratación que se considera usable y las unidades alternativas son complicadas; está la indexación, pero eso requiere un índice, y el uso del dólar como unidad de cuenta es un problema según la experiencia argentina.

¿Se aprecia en la sociedad esta situación?

Daniel Heymann: Argentina es un país donde desde siempre la economía es una parte de la preocupación cotidiana de la gente. La situación económica colorea el estado de ánimo y también las decisiones personales. De cara a las elecciones Primarias se dio que muchos economistas se sumaron a las listas de candidatos a legisladores.

¿Esta situación tiene una explicación en el ámbito económico?

Daniel Heymann: En principio se trata sólo de un dato. No hay que tomar al economista como un oráculo, que es lo que en algún sentido tendió a ocurrir en el pasado, porque la economía es un conjunto complejo de acciones y decisiones. Por otro lado, sin embargo, me parece que ignorar a la economía, sus restricciones y oportunidades también es un problema. Un economista que hace política es eso, pero de todas maneras es natural que su formación profesional influya y tenga particular incentivo en opinar y ser escuchado en las cosas que son de su formación. Creo que puede enriquecer la discusión porque genera un filtro profesional a las propuestas en términos económicos que lleguen al Congreso. Así como es bueno que haya médicos sanitaristas opinando de salud y científicos opinando de ciencia.