En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

+ San Andrés

Actualidad

Luis Alberto Romero: “La maquinaria política del Gobierno reposa hoy en el manejo de los recursos de un Estado muy pobre”

El historiador, investigador Principal del CONICET y vocal de la Fundación Universidad de San Andrés (FUDESA), junto a Natalio Botana, doctor en Ciencia Política y Sociales en la Universidad de Lovaina, debatieron acerca de la consigna “¿República o populismo? Hacia dónde va la Argentina”, última charla del ciclo “Diálogos San Andrés” que fue moderada por el director del Departamento de Humanidades, Eduardo Zimmermann.

La influencia de los sucesivos gobiernos sobre el funcionamiento del sistema democrático, la administración de los recursos estatales y los manejos partidarios de las cuentas públicas fueron algunos de los temas analizados este jueves por los historiadores Luis Alberto Romero y Natalio Botana en la última charla del ciclo “Diálogos San Andrés”, organizada por el Departamento de Humanidades de San Andrés.

“Después de 1955 el tema de la democracia no es central en la Argentina, con predominio de dictaduras y algunos intentos parciales de reconstrucción democrática hasta 1983. Ahí se da el primer intento sólido, sistemático y bien fundado de establecer una democracia republicana basada en el imperio de la ley, la pluralidad y la idea de consolidación de las instituciones que están en la Constitución. Esa experiencia que recordamos como un momento en el que el país encontraba su camino duró poco y desde entonces se ha ido desgranando”, señaló Romero.

Para Botana, en tanto, “la democracia republicana en Argentina exige una reconstrucción institucional” y una “inyección de políticas de Estado que permitan crear sustentabilidad a través de los diferentes episodios electorales”, porque de lo contrario el país posiblemente, recaerá “en populismo o en un escenario tanto o más complicado como el de la inestabilidad y la difícil gobernabilidad”.

"En el régimen de gobierno que inauguró Hugo Chávez en Venezuela y en el que plasmó como intención la experiencia argentina que arrancó en 2003 hay ciertos rasgos visibles de populismo: una política de consumo inducido en contra de políticas sustentables de inversión; políticas distributivas en contra de las bases fiscales que deberían sostenerlas; y una consecuencia que adquiere ribetes grotescos en Venezuela y que se insinúa con fuerza en Argentina, y que es la política inflacionaria”, comentó Botana.

Por su parte, Romero advirtió que desde 1989, tras la “crisis” que derivó en la renuncia del presidente Raúl Alfonsín, “se ha ido profundizando un deterioro de las instituciones estatales” que deben controlar a los gobiernos, y citó como ejemplo la intervención de INDEC decidida en 2007.

“El deterioro del proyecto republicano de 1983 se debe a lo que ha pasado en la sociedad argentina, hoy muy escindida, con un grupo muy grande de pobres y pocos ciudadanos, y a un gran crecimiento del gobierno. Argentina tiene muchísimo gobierno y muy poco Estado, muy poca capacidad de regulación de los gobernantes y la imposibilidad de ejecutar políticas de largo plazo”, opinó Romero.

Respecto del actual gobierno, expresó que “en una democracia lo decidido son los votos” y, en ese contexto, hay en las “narices” de los argentinos “un grupo político que ha montado una maquinaria política muy eficiente que hoy reposa en el manejo de los recursos de un Estado muy pobre que, a su vez, trabaja sobre una sociedad igualmente pobre. Un gobierno –mencionó- que utiliza los mecanismos de coerción del Estado para mantener la disciplina del conjunto”.

“Hay un conjunto de distritos en el país –advirtió Botana- que le están diciendo que no a esta conformación dominante que es la democracia populista y peronista. Que advierte que la política está rodeada por la espesa y viscosa trama de la corrupción. Hay indicios electorales muy fuertes de que se quieren buscar caminos alternativos. El problema –dijo- es traducir esas intenciones en capacidad de gobierno y en el plano legislativo para generar políticas de Estado. No sólo la corrupción está invadiendo los intersticios de la vida pública, sino también la inseguridad, el crimen y la violencia organizada”, finalizó.