En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

Mariana Grossi

Graduados

Escenarios electorales 2011

Un sábado por la mañana seis personas se reúnen en un bar justo en la esquina de San Juan y Tacuarí. Pueden hablar de fútbol, de amor es, de lo caluroso que viene este otoño. Pero ellos sólo quieren hablar de política, y así será.
- Vení, vení, contanos de ese día que fuiste a la Plaza de Mayo a ver a Perón… - Alberto Föhrig llama al mozo de El Miramar. Tiene un impecable pantalón negro y camisa blanca, pelo peinadísimo hacia atrás, y puro oficio para estar justo cuando se lo necesita y después desaparecer silencioso entre las sillas. El se entusiasma, y mientras espanta una mosca con su servilleta, cuenta que quería ver a Perón y por eso fue solo a la Plaza de Mayo. Que ya no es como ahora, que antes iba mucha gente, muchísima. Y también se acuerda de la palabra imberbes. Pero se ríe, junta unas migas y se aleja sin decir si el se quedó o se fue ese 1 de mayo del 74.

El resto de la mesa festeja el guiño y retoma la charla sobre los escenarios electorales de este año. Están Marcelo Leiras y Alberto Föhrig, profesores de Ciencia Política; Jorge Triaca, graduado en Economía; Ana Bovino, Jimena Rubio y Fernando Cafferata, graduados en Ciencia Política.

Están sentados en esa mesa, en ese bar, porque les interesa pensar pronósticos sobre las candidaturas presidenciales y los resultados en las elecciones generales, los principales desafíos de política y el armado de coaliciones para el próximo período de gobierno.


Primera, segunda… escenarios posibles

Alberto Förigh: ¿Cómo ven el escenario electoral, qué pronósticos se imaginan?

Jimena Rubio: Algunas encuestas indican que Cristina Kirchner está con el 40% más o menos, y atrás vienen Macri y Alfonsín. Creo que finalmente Alfonsín va a ser el candidato por el radicalismo lo que establece dos escenarios posibles.
Uno es que Cristina mantenga cerca del 40%, y que aunque Macri y Alfonsín puedan crecer un poco más no creo que puedan descontar menos de 10 puntos. Por lo que Cristina podría ganar en primera vuelta.
Otro escenario, y es el que yo veo más factible, es que el gobierno puede perder algunos puntos ya que tiene que hacer gestión durante casi ocho meses, tiene que hacerse responsable de los resultados y además tiene muchos medios de comunicación muy opositores. En este contexto, pienso que Cristina podría llegar a una segunda vuelta.

Marcelo Leiras: ¿Y en la segunda vuelta cómo la ves?

Jimena Rubio: Ahí ya es más difícil saber quién llega, Alfonsín… Macri…
Por un lado Alfonsín juega con una ventaja y es que cuenta con más estructuras nacionales y tiene más capacidad de coaliciones. Pero por otro lado, Macri a través del discurso que estructura y al público al que se orienta, logró posicionarse más claramente como la oposición, y eso le permite hacerle más frente al gobierno.
Si a la segunda vuelta llega Macri, pienso que sería una ventaja para el kirchnerismo, porque claramente la peor opción para el gobierno es Alfonsín. Hay mucha gente que es crítica al gobierno pero aún así no sé si lo votaría a Macri.

Fernando Cafferata: Estoy de acuerdo, yo creo que el gobierno en todo este tiempo construyó la imagen de Macri como el enemigo porque es lo que le va a permitir en cualquier tipo de escenario de ballotage ganar. Es Macri con lo que el gobierno construyó sobre él, que no necesariamente es Macri. En todos los cálculos del gobierno se intentará de ir con Macri sí o sí a un ballotage.
De todas formas, en los últimos meses vemos en las encuestas que Cristina tiene un 60% favorable con un 40% de impresión de voto. Desde donde estamos nosotros, no te digo que ganamos caminando, pero...

Marcelo Leiras: …pero, esta mañana me levanté contento.

Jimena Rubio: Nos levantamos contentos relativamente seguido salvo cuando pasan cosas como las de ayer (se refiere al paro general convocado por el Secretario General de la CGT, Hugo Moyano).

Fernando Cafferata: A veces se siente que los únicos que podemos hacer las cosas mal somos nosotros mismos. O equivocarnos en la gestión o que un shock estocástico nos pegue mal. No veo una oposición con capacidad de ningún tipo de gobierno, pero al mismo tiempo no sé si más de lo mismo -con poca o escasa renovación- es buena.

Jorge Triaca: Imaginemos que ya estamos en octubre, la gente entra a votar después de dos períodos de gobierno, y pienso que en su mayoría va a pensar “continuidad o cambio”.
Cristina plantea un modelo de continuidad, creo que ella va a ser la candidata y nadie está pensando en otra candidatura.
Mi sensación es que ese modelo de continuidad está muy desgastado, es como un avión que va perdiendo parte del fuselaje pero tiene mucho motor. ¿Cuál es el motor que tiene? Todavía tiene un nivel de capacidad económica que no empieza a tener los defectos graves del modelo.
¿Hay inflación? Sí, ¿es la segunda inflación más grande del mundo? sí, ¿pero es la híper? No. Y en un país donde la gente está acostumbrada a la híper 40% o 35% o 30% no parecen los mismos problemas que cuando tenías híper.
¿Tenés otros problemas como la inseguridad? Sí, pero lo tienen todos. Entonces como lo tienen todos pareciera que no es de nadie.
En el 2009, cuando sumabas todos los frentes electorales políticos de la Argentina que representaba el Frente para la Victoria, con el candidato a presidente que encabezaba al principal distrito, con el gobernador y todos los intendentes que empujaban esa lista, sacaron el 29% de los votos.
Me da la sensación que el fuselaje ya no es el que era. Hoy a ese escenario hay que agregarle el impacto de la inflación, la inseguridad, la pelea con Clarín, la pelea con la Corte Suprema, Moreno, y la ausencia de Néstor Kirchner.
Es un nivel de descompresión muy grande para la mayoría no ya sólo del kirchnerismo, sino para la mayoría de la actividad política. Kirchner era un tipo que era como el fogonero de una locomotora, todo el día estaba tirando carbón para que la locomotora te de la máxima presión posible. Y funcionaba, te puede gustar o no gustar cosas que hacía, te puede gustar o no el modelo político, pero era el hombre que estaba en el centro del ring permanentemente. Eso también es parte del problema.
Ahora, si del otro lado andas con un avión de papel, estás complicado. Entonces surge la pregunta ¿hay capacidad política desde el radicalismo para conformar un frente social-demócrata? Si la tuvo en el 2009, pero ¿existe hoy la capacidad política para hacer lo propio en un espacio entre el Pro, el Peronismo Federal y otros sectores?
Pienso que puede funcionar en la medida en que se puedan controlar los egos. Creo hubo incapacidad de tomar iniciativas, y las posibilidades estuvieron con la muerte de Kirchner, el problema del Indo Americano, lo de Moyano… el gobierno todos los días tiene algún problema de gestión –propia de cualquier gobierno- que se choca con incapacidades políticas. ¿Qué va a expresar el kirchnerismo, la continuidad de la Cámpora y Moyano? Me parece que eso ya no llega hasta octubre.
Hoy las encuestas pueden estar dando favorables a Cristina, pero lo hacen justamente porque la oposición no ha sabido todavía conformar nada en términos políticos. Pero cuando en el 2009 Mauricio se abrazó con De Narváez y Solá y dijo “le vamos a ganar a Kirchner”, le ganaron. Se constituyó una alternativa.
Lo que la dirigencia política tiene que hacer es constituir alternativas. En este momento las coaliciones se pueden generar en Frente Social Demócrata y por otro lado entre el Pro, el Peronismo Federal y algunos partidos del interior. El elemento clave, como señalaba Fernando, es sin dudas la capacidad de gobernabilidad. Y eso me parece que va a ser el elemento diferenciador que puede hacer que uno entre en segunda vuelta o no.
Pero también está el gobierno como jugador central en el ring, que va a tratar de definir quién es su alternativa. No por nada todos los días confronta Garré con Macri. Subir al ring a Macri en vez de a Duhalde, le permite mayores niveles de polarización.
La oposición tiene que ser lo suficientemente inteligente como construir consensos previos, construir espacios de crecimiento.

Ana Bovino: comparto con Jorge que el panorama hoy en comparación con el 2009 está peor, y uno de los elementos fundamentales que marcan esa diferencia son las clases medias. Creo que el kirchnerismo volvió a seducirlas con la ley de medios y el matrimonio igualitario, además que a partir del conflicto con el campo volvieron a tener protagonismo en la escena política. Aún no surgió un candidato que represente sus intereses y siento que ahora pueden volver a votar al kirchnerismo.
Con respecto al comentario que surgió en la mesa sobre lo complicado de tener a muchos medios en contra, me parece que los tienen hace bastante tiempo y sin embargo la intención de voto ha aumentado y no disminuido.
Creo que si de hoy a octubre disminuye la posibilidad del kirchnerismo de ganar va a estar más vinculado a un problema de gestión que por un tema de los medios.

Jorge Triaca: El análisis que hago es sin guiarme por las encuestas, porque si las tomo en cuenta las de un año atrás, Cobos ya era presidente. Y si me guío por las de principios del 2009 Kirchner le ganaba por 20 puntos a De Narváez.
Comparto con Ana que hay elementos que han sido una estrategia de tratar de recuperar la clase media, pero mi sensación es que pelearte con Clarín o diferenciarte de Moyano no alcanza en términos de lo que es la inseguridad y lo que es la inflación.

Jimena Rubio: me parece clave no olvidarse de lo volátiles que son las encuestas y sus pronósticos. No hay que perderlo de vista, pero tampoco que a ocho meses de las elecciones Cristina tenga los números que tiene.

Jorge Triaca: por supuesto… además a principio de octubre antes que muriera Kirchner estaban abajo del 30 y después levantó.

Jimena Rubio: Olvidémonos de las encuestas, son números, la gente cambia, antes iba a ser Cobos presidente ahora la aman a Cristina… Más allá del tema de la inflación, el tema de la seguridad -que claramente es una preocupación que está en la opinión pública-, veo que hay un problema serio en la oposición. Y por eso no me preocupa pensar en otro mandato del gobierno cuando la alternativa que veo enfrente me parece absolutamente endeble.
Me da la sensación de que la oposición gira mucho sobre un mismo eje que tiene que ver con críticas al gobierno vinculadas a la baja calidad institucional, a la falta de honestidad, a la corrupción, y a cuestiones de forma. Siento que es un discurso vacío de contenido. Un gobierno puede ser de izquierda o derecha y ser muy honesto, muy transparente, a mí lo que me interesa saber es: ¿sos de izquierda o sos de derecha?, ¿qué políticas vas a implementar?
Centrar el discurso sólo en atacar al gobierno demuestra que tienen muchas dificultades para armar coaliciones, porque no tienen acuerdos programáticos.

Fernando Cafferata: No se si es un discurso vacío es que se está proponiendo, pero me parece que hay signos por muchos lados de esta analogía del fuselaje que están dando cuenta de la necesidad de ciertos cambios. Yo pertenezco al gobierno pero doy un apoyo crítico, porque creo que hay que decir que hay algunas cosas que se deben cambiar o corregir.


Coaliciones y alianzas

Alberto Förigh: Existen temas de gobernabilidad claves en la Argentina que no se resuelven y un elemento central de eso, sea de la orientación ideológica que sea, es cómo armar coaliciones. Todas las familias ideológicas parecen tener un problema severo en cómo armar coaliciones políticas y cómo armar coaliciones políticas está en la base de que no podes siquiera discutir ideológicamente soluciones porque no llegaste ni al piso básico que es tener un acuerdo perdurable y sostenido. ¿Qué creen ustedes de este punto?

Jorge Triaca: Me parece que cuando se pide que la oposición se transforme en un frente programático, no veo que en la Argentina tengamos una gran tradición para que suceda algo así.

Marcelo Leiras: Es cierto que en la Argentina los intentos de coaliciones no han funcionado hasta ahora, en particular porque el peronismo siempre conseguía articular estando en el gobierno. Pero me parece que ahora nadie puede gobernar solo y no tenemos una tradición de armar acuerdos.

Jorge Triaca: ¿Por qué esto se reclama ahora y no se reclamaba antes? Porque antes las coaliciones estaban adentro de los dos partidos principales. El radicalismo lo tenía a López Murphy, a Carrió y a Alfonsín. El peronismo lo tenía a Menem y a Kirchner. No hacía falta armar coaliciones. Pero después del 2001 el peronismo y el radicalismo dejaron de funcionar como estructuras contenedoras.
Ahora les estamos pidiendo formaciones de coaliciones programáticas cuando todavía no hay un paso previo que es armar una estructura única interna. En el 2009 hubo frentes que ganaron la discusión política al oficialismo pero se terminaron al día siguiente. Tengo la sensación de que la sociedad reclama que le resuelvan problemas, y no le importa que te definas de izquierda o derecha.

Fernando Cafferata: La gente quiere que le resuelvas los problemas pero hay formas y formas de hacerlo. La forma de encarar la seguridad desde el gobierno de la ciudad es distinta a la forma que está encarando la seguridad el gobierno nacional…
También tenemos que tener en cuenta que existen problemas y cuestiones de gestión que no tienen que ver con la realidad partidaria, que tienen que ver con decisiones técnicas que pueden tener algún matiz ideológico. Como cuadro técnico, de gestión, me podría juntar con gente del Pro a discutir miles de cosas y estaríamos de acuerdo en 99,9%. Pero en cuestiones de política se que no tengo capacidad de decirte que sí a ni una de todas esas cosas en que estamos de acuerdo, y claramente la otra persona tampoco.
Creo que hay funciones técnicas que se pueden coordinar perfectamente bien. Si los dos queremos mayor presencia policial en las calles podemos coordinar bien entre las dos policías cómo se pueden hacer las cosas. Y creo que esa es una cuestión que no es de izquierda ni de derecha. Ahora, lo que sí podemos discutir es si es más de izquierda o de derecha poner más policías en la calle.

Jimena Rubio: No se puede plantear un discurso de manera tan fría, quitándole importancia a lo ideológico, como diciendo no importa izquierda o derecha. ¿No importa el tipo de políticas que implementas?

Jorge Triaca: lo voy a poner de otra manera... ¿Lula qué es? ¿Progresista? Bueno, yo soy progresista de Lula, y no soy progresista ni de Kirchner ni de Chávez.
Creo que la discusión trágica en la izquierda y la derecha muchas veces tiene que ver con un vacío de contenido.
Parte de la discusión de fondo es encarar la solución y hacerlo -coincido con lo que acabas de decir-, es necesario generar ciertos consensos básicos como ha hecho Italia, España, Francia y Alemania, donde se pusieron de acuerdo en ciertos temas para resolver cuestiones de fondo. Y después cada uno da un discurso más para un lado, más para el otro. Y me parece que eso en la Argentina todavía no nos hemos puesto de acuerdo.

Fernando Cafferata: pero las coaliciones electorales exitosas no te garantizan coaliciones de gobierno exitosas. Parece que –otra vez- las coaliciones de gobierno exitosas se hacen todo el tiempo un refresh más o menos dependiendo del panorama político.

Marcelo Leiras: Coalición refresh es como contradicción en los términos, si vos sos socio hoy y mañana dejás de serlo, nunca podes obtener beneficios. Por lo tanto existe una cierta convicción no sólo en el kirchnerismo sino en todos los gobiernos, de que muchos de los que te acompañan lo hacen porque no tienen otra opción donde apostar.
Entonces especulan con eso y les devuelven poco a nada a cambio.

Jorge Triaca: Si querés gobernar dentro del sistema democrático, tenés que construir alternativas políticas. Se pueden armar coaliciones más ordenadas, vinculadas a lo parlamentario, o por ejemplo plantear una alternativa que contemple la distribución del liderazgo en distintos ministerios.
¿Hoy con quién haces un acuerdo político en el radicalismo? ¿Lo haces con el candidato, lo haces con el partido…?
Creo que tenemos que resolver un paso previo a las coaliciones programáticas o del estilo de las europeas, que tiene que ver con la discusión interna de los partidos políticos. Por ejemplo, Cobos se sumó a la transversalidad propuesta por Kirchner, pero fue una acción personal y no una decisión política del radicalismo.

Marcelo Leiras: ¿por qué creen que se desarman las coaliciones? ¿El problema es que falta un árbitro ahí que intervenga? A mí una cosa que me parece interesante comparar es la experiencia de la Alianza -sabemos finalmente fallida, pero exitosa entre el 97 y el 99-. En el 97 la Alianza tuvo un triunfo análogo al de De Narváez en la provincia de Buenos Aires en el 2009, se presentó, compitió contra el caballo del comisario en una pelea todo o nada y le ganó por el hocico exactamente igual que De Narvaez sólo que con 10 puntos menos. A partir de ahí la Alianza, que sólo se había constituído en 10 distritos se extiende a casi todo el resto. Lo mismo sucedió con Unión-Pro…
¿Pero qué les parece a ustedes que pasa, es tan difícil repartir?

Jorge Triaca: para mí el problema es que los acuerdos no se hacen dentro de una institucionalidad de los partidos políticos, sino que se hacen entre algunas personas de un partido A y otras de un partido B. Que lo más probable no sea respetado por todos los integrantes de ambos partidos. Ese acuerdo seguramente será roto como consecuencia de la lucha interna por el poder en cada uno de los partidos políticos.
En la Argentina es como abrir la caja de bombones, elegís el que querés, sacas este. Bueno, ¿Cobos mide bien? Bueno, vamos a ganar con Cobos… De Narváez y Mauricio miden los dos más o menos bien, bueno, sacamos a estos dos. No hay un acuerdo institucional mayor, sólo protagonismos.

Jimena Rubio: pienso que en esta cuestión el tema de los liderazgos es clave. Creo que es muy difícil pensar en estos armados sin un cierto verticalismo, sin cabeza que conduzca dentro de los partidos.

Alberto Förigh: creo que hay un problema más de fondo en términos de cómo se construyen coaliciones en Argentina que están muy desinstitucionalizadas. No tenemos ninguna organización que negocie como organización. Entonces si no tenes eso, te encontras con problemas de ego. La política se reduce a Pedrito lo miró mal.

Jorge Triaca: Mi discusión de fondo pasa por ver cómo podemos hacer el conjunto de los argentinos para armar un sistema político que priorice la participación política y las ideas pero dentro de la discusión programática de los partidos.

…………

El mozo, sigue sin despeinarse, sigue atento al más mínimo movimiento de los comensales. No quiere que falte nada en la mesa. Me alejo, paso por la barra donde un especialista en picadas está armando las bandejas porque ya llega la hora de almorzar. Ellos siguen la charla. Es imposible detenerlos.