En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

Gabriel Berger. Ph.D. en Social Policy. Heller School for Social Policy and Management, Brandeis University. Director de la Especialización en Organizaciones sin fines de lucro y del Centro de Innovación Social de la Universidad de San Andrés.

Profesores

Emprendedorismo social

.
En la última década hemos asistido al reconocimiento del fenómeno del emprendedorismo social como promotor de innovaciones para abordar y resolver problemas sociales que afectan a la humanidad en su conjunto. El Premio Nobel de la Paz otorgado a Muhammad Yunus en 2006 “por sus esfuerzos para incentivar el desarrollo social y económico desde abajo”, en honor a su labor con el Grameen Bank de Bangladesh, refleja en cierta forma cómo el fenómeno del emprendedorismo social y la figura del emprendedor social han llegado a ser reconocidos por el “mainstream”.

Que nada menos que Klaus Schwab, fundador del World Economic Forum (principal encuentro del liderazgo económico internacional) haya creado The Schwab Foundation for Social Entrepreneurship en 1998 con el propósito de “avanzar el emprendedorismo social y fortalecer a los emprendedores sociales como catalizadores para el progreso y la innovación social” refleja en qué medida el liderazgo corporativo ha comenzado a prestar atención a este fenómeno. Que la Skoll Foundation for Social Entrepreneurship, creada por el fundador de Ebay, Jeff Skoll, con la misión de impulsar cambios de gran escala invirtiendo, conectando y reconociendo a los emprendedores sociales y otros innovadores dedicados a solucionar los problemas más significativos del planeta, haya decidido aliarse con Oxford University en el año 2003 para crear en su escuela de negocios el Skoll Center y organizar anualmente en el campus de Oxford el World Skoll Forum for Social Entrepreneurship, indica hasta qué punto el fenómeno y la temática han llegado al corazón de la academia. El Skoll World Forum on Social Entrepreneurship es un encuentro global que reúne a 800 participantes de todas las regiones del mundo para debatir cómo acelerar los enfoques emprendedores y brindar soluciones innovadoras para los principales problemas que afectan al planeta, como cambio climático migraciones, tránsito urbano, recursos no renovables, epidemias, entre otras cuestiones.

Para algunos, los emprendedores sociales son los agentes de cambio de nuestro tiempo, creadores de innovaciones que generan disrupción en el statu quo y promueven transformaciones sociales sistémicas.

Para otros, los emprendedores sociales son individuos que simplemente desarrollan una idea innovadora para producir una mejora social significativa y cuentan con la capacidad para hacerla realidad. Desde una perspectiva, los emprendedores sociales generan cambios paradigmáticos y producen equilibrios sociales superadores, y por lo tanto no deben ser confundidos con los activistas sociales exitosos o los grandes líderes organizacionales. Desde una mirada menos heroica, los emprendedores sociales poseen la inspiración, visión, creatividad y la determinación tradicionalmente asociadas a los emprendedores de negocios, que aplicadas a un emprendimiento social, producen cambios sociales sustentables. Estos enfoques normativos, promovidos desde distintas organizaciones que apoyan el fenómeno del emprendedorismo social, son parte del ecosistema en el que se investiga, se analiza, y se enseña sobre el tema y se forma a los nuevos emprendedores sociales.

La Universidad de San Andrés se ha convertido en un actor relevante de este ecosistema. Algunos ejemplos ilustran esto. El Posgrado en Organizaciones sin Fines de Lucro, con quince años de actuación, ha servido para potenciar el trabajo de varios emprendedores sociales, algunos de los cuales han recibido reconocimientos internacionales por su labor. El “Programa Avancemos”, ya en su cuarta edición, desarrollado con la colaboración de la organización internacional Ashoka e implementado junto con la Red San Andrés, busca promover el liderazgo y el emprendedorismo social en nuestros estudiantes. Este programa no solo se ha convertido en un modelo para otras organizaciones, sino que también ha permitido que algunos de nuestros estudiantes representen a nuestro país en foros internacionales juveniles. En el campo de la investigación, el fenómeno del emprendedorismo social y el rol de los emprendedores sociales en la gestión de las organizaciones han seguido también una evolución interesante, en línea con los interrogantes que se plantean los actores de este ecosistema.

Nuestro primer trabajo en este campo estuvo centrado en el rol de los nuevos emprendedores sociales en la gestión de alianzas intersectoriales y, entre otros aspectos, la investigación permitió comprender cómo los emprendedores sociales en la década del noventa comenzaron a apalancarse en la colaboración con empresas para potenciar sus iniciativas sociales, y los aprendizajes que tuvieron que realizar quienes provenían del mundo de la sociedad civil para superar obstáculos culturales y barreras institucionales para lograr que estas colaboraciones funcionaran.

Posteriormente, el foco de la investigación se orientó a entender el rol de los emprendedores sociales en el ciclo de vida de las iniciativas y organizaciones sociales. Este proyecto permitió entender, entre otros hallazgos claves, que, a medida que los emprendimientos sociales y sus organizaciones avanzan por las etapas de lanzamiento, consolidación, institucionalización, desarrollo y crecimiento, los emprendedores requieren desarrollar distintas habilidades, enfoques y estilos de liderazgo para contribuir a fortalecer sus iniciativas y gestionarlas exitosamente. Más recientemente, en el marco de la investigación realizada sobre negocios inclusivos, hemos podido estudiar el proceso de creación de nuevos emprendimientos sociales que utilizan el mercado para abordar los problemas de la pobreza y la exclusión, y observar un factor clave de éxito, como es la capacidad del emprendedor social de aprender, ajustar y hasta cambiar radicalmente su modelo de negocios para lograr un enfoque sustentable para sus iniciativas.

Estos tres proyectos han permitido la publicación de tres libros y varios casos pedagógicos, en el marco de la red SEKN (Social Enterprise Knowledge Network) integrada por equipos de diez escuelas de negocios de América y España, y que actualmente estamos coordinando desde UdeSA. Avanzando en esta línea, hemos iniciado un proyecto orientado a comprender cómo los emprendimientos sociales logran escala ya sea de manera directa, o indirecta por medio de su replicación.

En la medida en que queramos contribuir a que la promesa de los emprendedores sociales se convierta en realidad, es necesario comprender cómo resolver los cuellos de botella que enfrenta todo emprendimiento con fines sociales para crecer.

Este estudio, implementado en seis países, contribuirá al diseño de un modelo de capacitación que facilite el aceleramiento de la generación de escala en negocios con fines sociales, y a crear un entorno de apoyo para su crecimiento.

En conclusión, el fenómeno del emprendedorismo social se ha instalado con fuerza en ámbitos de promoción y desarrollo social, cooperación y organismos internacionales, capacitación y academia. La innovación social y la capacidad de responder de manera efectiva a los grandes desafíos colectivos que enfrentan las sociedades modernas dependen en gran medida de nuestra capacidad para acompañar el crecimiento y consolidación de este fenómeno.