En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

Ernesto Gore. Doctor de la Universidad de Buenos Aires (Orientación Administración). Profesor Asociado del Departamento Académico de Administración de la Universidad de San Andrés.

Profesores

Un sistema educativo con sentido

Prismas sobre el desarrollo en Argentina.
Pensar políticas capaces de generar empresarios y dirigentes de organizaciones va mucho más allá de pensar MBA’s, implica pensar un país capaz de formar masivamente gente que pueda imaginar proyectos y llevar adelante los proyectos que imagina.

No toda educación es capaz de generar capacidades. El filósofo y matemático John North Whitehead solía preocuparse por lo que él llamaba conocimiento inerte, ese conocimiento que podemos almacenar y repetir pero que nunca sabemos cuándo usar.

La política educativa para una Argentina productiva y sustentable es la que, siguiendo a Juan Llach, yo sintetizaría como: “construir escuelas de lujo para los pobres”. Es claro que este principio no es una propuesta edilicia y que sintetiza los objetivos de inclusión, de igualdad de oportunidades y de distribución del poder que un proyecto educativo debe encarnar.

Una escuela básica capaz de generar capacidades es la base para construir escuelas medias que puedan dar conocimiento disciplinar, universidades que puedan generar conocimientos y escuelas de negocios que puedan formar hombres y mujeres capaces de generar riqueza.

En cuanto a la calidad de la educación básica, quiero ofrecerle al lector este programa de educación para la escuela primaria inspirado en Mahatma Gandhi e incluido por Robert Dottrens en su libro “Cómo mejorar los programas escolares”, del año 1977. “Mínimo que deben conocer y saber los alumnos que terminan la escuela primaria:

A. Saber orientarse:
1. en el espacio. Saber de acuerdo con un plano dado, encontrar un lugar preciso en la ciudad o en el campo;
2. en el tiempo. Saber calcular el tiempo necesario para recorrer cierta distancia o ejecutar un encargo sencillo;
3. en las dimensiones y en la cantidad. Saber contar, medir y pensar;
4. en las instituciones públicas y sociales. Saber hacer una encuesta sobre una institución pública o de utilidad pública;
5. en todas las formas de locomoción y de transporte y las leyes que se relacionan con ellas. Saber servirse de trenes, ómnibus, tranvías, correos, telégrafos y teléfono.

B. Saber expresarse:
1. saber trazar el plano de un pueblo, una casa, una calle, una granja y un jardín;
2. saber dibujar objetos sencillos;
3. saber preparar un informe sobre algo que se hizo;
4. saber trazar un plano de algo que se propone hacer;
5. saber preparar un presupuesto detallado;
6. saber cantar canciones sencillas, solo o en coro;
7. saber dar cuenta de algo que sucedió;
8. saber relatar una historia simple y pronunciar una alocución breve.

C. Para la salud:
1. saber desinfectar, ventilar y mantener limpia la casa y sus alrededores;
2. saber remendar, limpiar y lavar sus vestimentas;
3. en caso de epidemias y enfermedades domésticas, saber administrar las medidas preventivas.

D. Para la vida práctica:
1. saber hacer pequeñas reparaciones en los edificios, muebles, herramientas y utensilios con las herramientas corrientes de carpintero y herrero;
2. saber servirse del gas y de la electricidad;
3. saber preparar una comida ordinaria y hacer o remendar una pieza de ropa;
4. saber desarmar, limpiar y armar máquinas sencillas tales como una bicicleta, una máquina de cardar y una sembradora;
5. saber jugar a los juegos nacionales corrientes.

E. Para el campo:
1. saber cuidar a los animales domésticos y a las plantas;
2. saber trabajar en el huerto y en el campo, según sus fuerzas físicas y mentales.

F. Para la ciencia:
1. saber observar exacta y sistemáticamente ciertos fenómenos;
2. saber recoger sistemáticamente hechos relacionados con un tema dado;
3. saber servirse de diccionarios, catálogos, diarios, el calendario y un anuario;
4. saber sacar provecho de un museo, una exposición y una biblioteca.

G. Para la comunidad:
1. saber formar parte de una reunión y dirigirla;
2. saber, individual o colectivamente, desempeñar diversas obligaciones sociales, por ejemplo, en una asamblea, en un consejo comunal, una cooperativa, una sociedad vecinal o de utilidad pública;
3. saber conducirse según las reglas de la cortesía y las leyes de la etiqueta;
4. saber organizar y que tenga éxito una ceremonia social o religiosa;
5. saber organizar algo instructivo: exposición, cartel manuscrito, revista o charla;

H. Para ganarse la vida:
1. saber ganar un sueldo de 15 a 20 rupias por mes con un trabajo manual productivo.”


Uno podría pensar en que aprender otro idioma o moverse en Internet seguramente ayudarían, pero también es necesario pensar cuántos de estos objetivos se cumplen en nuestras escuelas primarias y cuántos de ellos serían desafíos aún para muchos egresados universitarios. Pensar en una educación para los negocios no es solamente una cuestión comercial, implica relacionarse con la idea de una educación que permita hacer, que habilite para cambiar la realidad.