Debates sobre justicia Global (P404)

Hasta hace poco, la filosofía política concebía a los estados como unidades auto-contenidas y concentraba sus esfuerzos, básicamente, en la tarea de justificar sus principios reguladores internos. La guerra era la única relación moralmente relevante entre estados (o entre estados y otros actores internacionales) que abordó de una manera relativamente exhaustiva. En las últimas dos décadas, sin embargo, la disciplina superó paulatinamente su inercia estado-céntrica y adoptó, con ello, un foco menos simplificador (y, por lo tanto, más adecuado) para problematizar (y contribuir a transformar) la realidad del mundo globalizado en que vivimos. De esta forma, a preguntas controvertidas que profundizan el debate sobre la ética de la guerra en el contexto de la lucha contra el terrorismo, la filosofía política contemporánea suma otras preguntas apasionantemente actuales que concentrarán nuestra atención a lo largo de este seminario: ¿Es moralmente admisible una legalidad internacional que permite a Estados no democráticos representar los intereses de sus ciudadanos? ¿Hasta qué punto estamos obligados a honrar la soberanía de un Estado que viola derechos humanos? ¿Deberíamos aplicar principios de justicia a escala global para regular el uso de los recursos naturales o para compensar los abusos del colonialismo? ¿Es justificable que nuestros compatriotas sigan siendo los principales destinatarios de nuestro esfuerzo distributivo? ¿Acaso se intensifican con la creciente interdependencia económica nuestras obligaciones de justicia hacia los miembros de sociedades lejanas? ¿Tenemos razones morales para proteger nuestras fronteras frente a quienes escapan de la opresión política o económica (más aún, cuando podríamos tener algo que ver en las causas de esta opresión)? ¿Qué implica la distinción entre comercio libre y comercio equitativo? ¿Cómo deberían distribuirse los costos necesarios para mitigar el calentamiento global? ¿Cuáles son los mecanismos institucionales disponibles imaginables para abordar este tipo de desafíos? ¿Sería viable (o, al menos, deseable) una democracia global? ¿O sería preferible un esquema de naciones democráticas con ciudadanos suficientemente empáticos y reflexivos como para aceptar principios ambiciosos de cooperación internacional? ¿Cómo educar a semejantes ciudadanos? ¿Es contradictorio promover una sociabilidad global con formas de desarrollo moral que se asientan sobre los lazos de confianza y afecto que forjamos en el contexto particularista de cada Estado-nación? Enfrentar estas y otras preguntas, en muchos casos, nos obligará a indagar en cuestiones empíricas debatibles, pero reteniendo siempre una preocupación normativa que nos permita detectar los dilemas éticos de un mundo globalizado. El objetivo de la materia es que los estudiantes adquieran conocimientos teóricos y habilidades analíticas que resultan imprescindibles para realizar con rigor esta tarea.
Carga Horaria: 
43:20
Departamento: 
Departamento de Ciencias Sociales