Chapo Guzmán es el líder de la multinacional ilícita más grande del planeta

"En términos de la sofisticación de su emporio, es mucho más habilidoso de lo que pudo ser Pablo Escobar Gaviria hace 20 o 30 años en Colombia. Es es la persona con mayor relevancia en estas multinacionales de actividades ilícitas", consideró el profesor de Ciencia Política. El siguiente es un resumen de la entrevista realizada en el canal Todo Noticias.

Alberto Föhrig
Profesor Tiempo Completo

El “Chapo” Guzmán es el líder del Cartel de Sinaloa, que es la principal organización de tráfico de drogas del mundo y que tiene alrededor de treinta locaciones en distintos países. Además, realiza negocios en Asia, África, Europa, América del Norte y Sudamérica. Tiene también 300 empresas que son cobertura de sus negocios. Por lo tanto no solamente estamos ante un individuo que sabe fugarse sino que es el líder de la multinacional ilícita más grande del planeta.

Sin duda necesitó de ayuda para fugarse. Es virtualmente imposible que ocurra sin complicidades de policías, agentes penitenciarios e investigadores judiciales. México ya tiene antecedentes en su Procuraduría General, que literalmente tuvo que ser cerrada y reinventada producto de que habían comprado a la mitad de sus miembros. Estas personas, una vez que llegan a este nivel de sofisticación en sus empresas delictivas, tiene una capacidad de corrupción infinita. Guzmán ya se había escapado y estuvo doce años prófugo, siendo, básicamente, la persona más buscada de México. Es una forma de poner en evidencia la impotencia del Estado mexicano para dar con una persona que vivía en ese territorio y tenía la capacidad de corromper a una infinita cantidad de funcionarios para evitar ser detectado. Esta es una verdadera multinacional. No hay que trivializar la figura de personajes como Guzmán pensando que es un narcotraficante que tiene capacidad de simplemente vender algún tipo de droga: es una persona muy sofisticada que armó un verdadero imperio nunca antes conocido en su capacidad de venta de drogas y que lidera una organización que ingresa 300 toneladas de cocaína a los Estados Unidos por año.

La cocaína es uno de los rubros, porque estas organizaciones también trafican heroína y personas hacia Estados Unidos. Uno parte del supuesto de que en Estados Unidos hay un Estado eficiente y poco corrompido. "Chapo" Guzmán no sólo tiene la capacidad de poner en jaque al propio Estado mexicano sino también al estadounidense, con ramificaciones inmensas en la ciudad de Chicago, donde gran parte de los circuitos de tráfico local son suyos. En términos de la sofisticación de su emporio "Chapo" Guzmán es mucho más habilidoso de lo que pudo ser Pablo Escobar Gaviria hace 20 o 30 años en Colombia. Es la persona con mayor relevancia en estas multinacionales de actividades ilícitas. Hay informaciones de distintos organismos de inteligencia gubernamentales de otros países que sugieren que "Chapo" Guzmán podría estar ya en Guatemala, un país muy complicado con el tráfico y con una debilidad institucional gigantesca. Donde la vicepresidenta de Guatemala acaba de ser forzada a renunciar y está procesada por su vinculación con carteles de drogas. Guatemala es un país limítrofe con México y tiene una zona selvática en el norte muy fácil de ocultar organizaciones enteras. Así que uno podría pensar que está pivoteando entre diversos países con epicentro en Guatemala. Los que trabajamos en esos temas tratamos de alertar que cuanto más tiempo pasa y más escala adquieren estas empresas, más difícil es impedir que después se llegue a un punto de no retorno.

Va a ser muy difícil que México pueda recuperar su vida democrática y funcionamiento institucional normal luego de más de 135 mil muertos y una gran cantidad de organizaciones trabajando en el terreno con el nivel de sofisticación que tienen. Paradójicamente argentina tiene una oportunidad y es actuar contra las bandas que existen. Hoy tiene una capacidad donde todavía es posible tomar medidas contra ellas para evitar que esto escale. Probablemente dentro de cinco o diez años esa oportunidad será muy difícil de aprovechar. Argentina tiene una serie de problemas que a esta altura son obvios. Esto tiene muchas manifestaciones, una de ellas es que Argentina tiene una estructura deficiente para el tratamiento de personas con nivel de adicción, que muchas veces son reclutadas por esas organizaciones. Pero también tiene problemas con otras áreas. Estas organizaciones se especializan en lavado de dinero y Argentina tiene un organismo que se ocupa de la detección de estas maniobras que fue creado hace 15 años y que en ese lapso solo fueron condenadas seis personas, una de ellos un carnicero. Los resultados en materia de lavado de dinero dan risa, francamente.

En Rosario hay 70 mil departamentos vacíos y en Puerto Madero mucho más de la mitad de las viviendas está a oscuras, lo que indica que están vacías. Eso parece indicar que hay una significativa capacidad de lavado de dinero en actividades de gran nivel económico como la inmobiliaria que permiten introducir en el mercado legal dinero ilegal. Cuando los países no tienen políticas en contra de la criminalidad económica, sobre todo de los grandes actores, lo que termina ocurriendo es que estas organizaciones analizan en qué lugar es más fácil operar. Argentina es uno de ellos.

La cocaína es hoy el rubro económico más lucrativo del planeta. Si alguien invierte un millón de dólares en traficar cocaína y tiene éxito, dentro de un año va a tener de ganancia 17 millones de dólares. Tiene un rendimiento del 1.700 por ciento. Por eso la cantidad infinita de recursos que tienen las organizaciones para corromper y generar circuitos de zonas liberadas. Llamar a la Argentina como un país de paso de droga es una forma elegante. Argentina es uno de los exportadores mundiales de cocaína a Europa. Por el país transitan 120 toneladas de cocaína por año y es una de las principales boca de entrada al mercado europeo. El problema es que para garantizar la exportación de cocaína se pagan los “servicios” que se contratan (policías, funcionarios judiciales, agentes de frontera) con droga. Usualmente entre el 30 y 40 por ciento de los servicios contratados se paga con droga. Para convertirla en dinero hay que venderla en el mercado local. Esto explica por qué en Argentina ha crecido el consumo de droga en los últimos 10 o 15 años. Sostener que solamente es un país de paso es, desde mi punto de vista, engañoso de mínima y, de máximo, equivocado. Esto ha impulsado el tráfico y consumo local que impacta en nuestros hijos.

TN
Alberto Föhrig
14 de Julio de 2015