De Pablo: qué haría él con los bitcoins y por qué no sirve ser masoquista ni pensar en la posibilidad de una hiperinflación


La Nación

Según el economista, los gráficos que muestran la evolución de las criptomonedas “no son aptos para cardíacos” y que esos activos solo sirven “para comprar y pagar”, pero no como moneda de valor.

 
El economista Juan Carlos de Pablo se refirió a lo que pasó en los últimos días con el precio del bitcoin, la criptomoneda más famosa -que está cotizando a menos de US$30.000- y a los temores de que en la Argentina se dé un proceso hiperinflacionario.
 
“Yo doy clase en la Universidad de San Andrés y mis alumnos sacaron el tema del bitcoin. Vimos los gráficos y no son aptos para cardíacos. Lo que está pasando es oferta y demanda y no tengo más que decir, además del hecho de que siempre dije que las criptomonedas servían para cobrar y pagar, pero no como reserva de valor. Un gráfico que tiene esas oscilaciones no sirve como reserva de valor”, afirmó de Pablo en un webinar organizado por la empresa Planexware.
 
En tanto, sobre los millones de argentinos que tienen cuentas con criptomonedas, dijo: “Usenlas para hacer transacciones”, y ejemplificó con su propio caso: “Si me quieren pagar una conferencia en bitcoins no tengo ningún problema, pero 10 segundos después de que me acrediten salgo rajando y compro algún libro o algo por el estilo”.
 
Por otro lado, consultado por la posibilidad de una hiperinflación en la Argentina, dijo que la historia señala que no hay forma de saberlo. “La hiperinflación es un fenómeno del siglo XX que en la facultad todos estudiamos. Son fenómenos que, como dice Henry Kissinger, en retrospectiva son evidentes, pero si uno ve lo que pasó mes a mes en la Argentina en 1989 y trata de ubicar donde se veía la híper, no está claro. Una híper es como un tsunami. Vos estás tomando un cafecito, ves un perro que sale corriendo y a los tres minutos todo se destruye”, continuó.
 
En este sentido, dijo que la recomendación para quien tiene una empresa o un local es seguir abriendo y poniendo los precios en función de lo que el cliente puede pagar “con la radio prendida por si pasa algo”. “En el plano no financiero la clave es no desabastecer. Es lo último que hay que hacer. En el medio se pueden hacer mil cosas, como cobrar por adelantado, pero si dejás de abastecer, el consumidor se enoja”, aseguró.
 
En otro punto, sostuvo que, como posibilidad, la inflación puede alcanzar los tres dígitos, pero que no se puede hacer nada al respecto. “No nos calentemos por eso, no sirve para tomar decisiones. Ahora, si alguno me dice que alguien dentro del Gobierno está pensando en esos términos, pienso que delira”, agregó.
 
Por último, señaló que la población argentina viene golpeada, pero que hay que pelearla. “En la calle hay jovencitas de 70 años que me dicen ‘deme ilusión‘ y yo digo que la vida es un absoluto. Prestamos atención, pero tomamos decisiones. Lo otro es masoquismo. Si me pongo a ver qué dijo Cristina Kirchner, que no dijo, no es buena guía para la toma de decisiones”, cerró.
 
En la apertura del encuentro, Guido Pinto, gerente comercial de Planexware, destacó los beneficios de contar con una red global que permita tener procesos automatizados e integrados para ser eficientes y efectivos, y remarcó la ventaja que implica el uso de herramientas digitales que “traduzcan” e integren de manera eficiente los distintos documentados comerciales que intercambian proveedores y clientes.
La Nación
12 de Mayo de 2022