El economista Martín Rossi, vicerrector de la Universidad de San Andrés, explica el caso de la productividad marginal


Martín Rossi
Vicerrector de la Universidad de San Andrés

La historia oficial dice que el Barcelona y Lionel Messi se habían puesto de acuerdo en todo para prorrogar la relación contractual por cinco años. Messi cedió por aquí, el club por allá y el mundo esperaba que el mejor jugador de futbol de la historia culminara su carrera deportiva donde la inició, en el Barcelona.

Pero ocurrió lo inesperado. Las autoridades de la Liga Española, basándose en las reglas del fair play financiero, consideraron que el contrato firmado por Messi y el Barcelona se apartaba de las reglas. Y así se los hicieron saber a ambas partes. Para sorpresa de todos, al menos por lo que se sabe, Messi y el Barcelona parecen haber aceptado mansamente la opinión de La Liga. El planeta futbol quedó en shock.

El economista Martín Rossi, Doctor en Economía por la Universidad de Oxford, profesor asociado y Vicerrector de la Universidad de San Andrés consideró, consultado por Clarín, que haber forzado la salida de Messi del Barcelona ha sido un grave error de La Liga, que puede traer consecuencias económicas ruinosas para el negocio, es decir, para todos los que participan de la Liga Española de Fútbol. A su juicio perdieron todos: la Liga y los equipos que la integran.

Lo explica así: “Mi punto es que aplicar en el deporte fútbol el fair play financiero -una institución importada de las ligas deportivas de Estados Unidos-, es un grave error. Hay muchos motivos, pero el principal es que, más allá de lo obvio, el fútbol como deporte no tiene nada que ver con el basquet, el futbol americano, o el beisbol”.

- ¿Y que hay más allá de esa obviedad?

- Las reglas que manejan las ligas de los deportes más importantes de los Estados Unidos están pensadas, como puede suponerse, para darle más interés al espectáculo, mejorar el show y así agrandar la torta, el negocio, para que ganen tanto las ligas como los equipos que participan de las competencias. Hay reglas que funcionan para esos deportes, pero no para el fútbol. Garantizar la mayor paridad entre equipos es importante para sostener el interés por el deporte y por ende, el negocio. Y mi punto es que es muy importante además determinar lo que se denomina “productividad marginal del talento (PMT)”.

-¿ Cómo explicaría de qué se trata la productividad marginal?

- Es definir cuánto cambian las chances de ganar un partido cuando el talento de un equipo aumenta en relación al equipo rival. Esa PMT es muy alta en el básquet y en el fútbol americano, y bastante más baja en el fútbol.

-¿ Por ejemplo?

- Si hay dos equipos de la NBA parejos, y uno de ellos incorpora a Lebron James, automáticamente incrementa sus chances de ganar un partido y eventualmente la liga. Es una evidencia sostenida en estadísticas. Además, para equilibrar las chances de los equipos, la NBA cuenta con el draft, que es muy importante para distribuir equitativamente el talento. El primero en elegir jugadores del draft un año es el que terminó último en el torneo anterior. En el caso del fútbol americano, esa PMT es fundamental para el puesto de quarter back. La prueba de ello: el equipo que incorporó a Tom Brady ganó las últimas ligas de la NFL.

- ¿Y en el fútbol qué pasa con la PMT?

- La PMT es mucho menor. Ningún equipo tiene garantizado el torneo nacional, la Champions League o incluso el Mundial de Fútbol por el solo hecho de tener al mejor jugador del mundo. Es verdad que el talento mejora las posibilidades de ese equipo, de eso no hay dudas. Pero no de manera determinante como para prever antes de que se inicie el torneo quién saldrá campeón. La prueba más cercana: La Selección Argentina, que cuenta desde hace 15 años con el mejor jugador del mundo, Messi.

- Volviendo a la Liga, el Barcelona y Messi, ¿qué errores está viendo en la salida de Messi?

- La Liga quiere que crezca el negocio y para ello le interesa que haya más talentos en su campeonato. Y al mismo tiempo, los equipos quieren más talento en sus propios equipos, por eso el Real Madrid contrató a Ronaldo y Barcelona retuvo a Messi todo lo que pudo. Es casi una regla que dice que el mejor jugador del mundo, históricamente, está jugando en la liga Española. Ejemplos de los últimos años: Ronaldo, Ronaldinho, Cristiano, Messi... La Liga trabaja para que crezca la torta -más público, más audiencias globales, más dinero por la televisación- y los equipos quieren que crezca su porción, por eso contratan a los mejores. Pero hay un tema: el futbol es, a mi entender, el mejor deporte del mundo porque es imprevisible. Si bien hay equipos con más probabilidades de ganar, nadie tiene el resultado asegurado. Ni de un partido ni de un campeonato.

- ¿Para eso se adoptó la regla del fair play financiero?

- Tal vez pensando en garantizar la imprevisibilidad, La Liga importó el fair play financiero. Pero lo que funciona para una liga -NFL o NBA- no necesariamente funciona para el futbol. La Liga acaba de perder talento y con ello bajó el precio o el interés en su campeonato. Achicó la torta y se achicó la porción de cada equipo. En este caso, es más importante el talento que pierde que garantizar la imprevisibilidad, que de todas maneras no estaba amenazada. Puede que crezcan las chances de otros equipos de salir campeón, pero la pérdida de talento le quita interés al torneo, sobre todo a ojos de los espectadores neutrales, que querían ver a Messi. Es una pena que los que toman decisiones no se instruyan sobre estas cuestiones.

- Usted dice que la ley de los grandes números funciona para la NBA pero no para el fútbol. ¿Podría ampliar?

- En la NBA hay una base estadística fuerte. Si hay 100 ataques por partido, se sabe cuántos terminarán en dobles o triples según de qué equipo se trate. El equipo que tenga un ratio mayor de conversión es muy probable que gane el partido. En el fútbol eso no funciona. Porque de 8 ataques de un equipo, por ejemplo, puede que ninguno termine en gol. O alguien que atacó mucho menos puede convertir y ganar el partido. Eso es un insumo que hace al fútbol distinto y, a mi juicio, mejor que otros deportes.

 

Clarín
Martín Rossi
09 de Agosto de 2021
Lionel Messi