Emisión monetaria sin límites: la nueva trampa de la liquidez


Germán Fermo
Director de la Maestría en Finanzas de la Universidad de San Andrés

Los principales bancos centrales del mundo están atrapados en una realidad que sólo se ve "más o menos bien" si no se corren de esta permanente inyección monetaria, con tasas de referencia en cero o incluso negativas y curvas yields en la parte larga colapsadas en niveles absolutamente impensados.

Casi todas las curvas de los soberanos europeos hoy en día están en terreno negativo. Lo que era novedoso en algún momento, "el QE1 de Bernanke", es hoy una tendencia monetaria global que hasta se da en llamar "la nueva política monetaria", como si emitir al infinito tuviese algo de novedoso.

Se viene escribiendo un peligroso capítulo en política monetaria, la cual ha alcanzado niveles históricos respecto a su formidable capacidad de distorsión que hasta incluso ha afectado correlaciones básicas entre oro, bonos del Tesoro norteamericano y acciones.

La nueva trampa de la liquidez

La Reserva Federal y ahora varios bancos centrales del mundo están atrapados en su propia creación, lo que parecería ser la "nueva versión de la trampa de la liquidez", una bastante más perversa en donde todo banco central que decida ser ortodoxo arriesga el fin de la reflación y por lo tanto, el inicio potencial de un caos sistemático relacionado al colapso en los precios de activos financieros.

Si "se corren" de tanta liviandad monetaria el mercado los arrincona vendiendo fuerte con un VIX en las nubes y nuevamente aparece una secuencia casi interminable de Puts Gratis emitidos implícitamente por los principales bancos centrales del G10.

Tiempo atrás, cuando la economía norteamericana mostraba síntomas de una muy lenta recuperación se debatía si la Reserva Federal había alcanzado su límite de estímulo. Recordemos que por entonces su tasa de referencia estaba en 0% por lo que "técnicamente" no podía bajar más desde ese nivel. Entonces se pensaba que la economía real debería encontrar su curso en soledad y sin mayor ayuda de la Fed dado que ya "no tenía más balas".

Sin embargo, desde entonces la Reserva Federal de Ben Bernanke y ahora de Jerome Powell, se embarcó en política monetaria no tradicional y ultra-expansiva y vía sus cuatro QEs se encargó de seguir estimulando a un mercado de activos que parecería no tener límites a la reflación.

El Cronista
Germán Fermo
15 de Septiembre de 2020