Federico Merke: Los argentinos creen que el país ganó peso internacional


Federico Merke
Los argentinos creen que el país ganó peso internacional

La gran mayoría de los argentinos considera que nuestro país tiene más influencia a nivel internacional que hace diez años, lo que demostraría que el reiterativo mensaje oficial en ese sentido está dejando su huella en la percepción popular.

El dato surge de la encuesta realizada en el país por especialistas de la Universidad Di Tella y la Universidad San Andrés, en el marco del proyecto regional “las Américas y el Mundo” que es coordinado por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) de México.

Casi todo el trabajo refleja un renovado espíritu nacionalista en Argentina, donde el ciudadano promedio ve al país mejor ubicado en el contexto internacional. Cuando se preguntó si la Argentina tiene más o menos influencia en el mundo que hace 10 años, el 59,7% respondió que más. Sólo el 24,4% considera que se redujo. Aún así, el 74% cree que el país debe tener una participación todavía más activa en asuntos mundiales.

Juan Gabriel Tokatlián, director del Departamento de Ciencias Política y Estudios Internacionales de la Di Tella, estima que la posición argentina no es de las más petulantes frente a otros latinoamericanos. “Hay una tendencia general en ese sentido y el argentino no es una excepción. Diría que el argentino no es más agrandadito que el resto. Hay otros países más pequeños que llamativamente sienten que son más influyentes a nivel mundial. Pero esto también habla de una situación de autoestima de la población de un país, que los lleva a conjeturar que deben tener más participación”.

Con respecto al peso que tiene en este sentido el mensaje oficialista, Tokatlián, uno de los responsables del trabajo junto a Federico Merke de San Andrés, estima que no es determinante. “Yo creo que el gobierno puede orientar la política exterior, incide, pero no determina la percepción. El argentino es un ciudadano que siente que puede tener criterios propios más allá de la política oficial”.

La encuesta, que se realizó entre abril y junio de este año y abarcó a 1030 personas de sectores urbanos y rurales de las seis regiones del país, destaca el desempeño del gobierno en política exterior. La mayoría de los entrevistados lo define como “bueno”, sin resaltarlo. En cambio cuestiona duramente la política de seguridad a la que califica de mala o muy mala. También es crítico, aunque en menor medida, con la marcha de la economía.

Cuando el trabajo escarba en las preocupaciones sociales, lo primero que surge es la expansión del crimen organizado. El 66 % percibe “el narcotráfico” como el principal problema mundial que afecta a la Argentina. Le sigue “la crisis económica” global (61,9%), y “el cambio climático” (61,3%).

En el aspecto regional, el 52,9% considera que América Latina está mejor que hace una década atrás. Y la mayoría siente una alta integración con la región. Más del 50% prefiere identificarse como “latinoamericano” antes que argentino.

“Creo que es producto de la crisis, en gran medida. Hay una percepción de la Argentina como parte de Latinoamérica, con un discurso oficial en ese sentido. También porque se ve al mundo como hostil, cargado de problemas, es que hay una identificación con América latina”, explica Tokatlián.

Los países de la región que más cercanos parecen estar del corazón argentino son Brasil y Uruguay: entre el 60 y 63 % siente que hay una buena relación con ambos. En cambio hay ciertos resquemores con los chilenos. El 37,8 % percibe un mal vínculo con los trasandinos, pese a la buena imagen que hay en el país de la presidenta Michelle Bachelet.

Donde surgen ciertos rasgos de intolerancia es en la cuestión inmigratoria. El 53% piensa que es “demasiado” el “número de extranjeros que viven en la Argentina”.

En el aspecto global, hay una buena percepción de China –nuevamente influencia oficial–, y un alto rechazo a las políticas de Estados Unidos. Sin embargo, la mayoría aprecia abiertamente la cultura estadounidense, especialmente cine y música, así como sus avances científicos.

a.

Clarín
Federico Merke
18 de Septiembre de 2015
Relaciones Internacionales