Gabriel Aramouni: Educar la innovación


Nicole Baler
Educar la innovación

El menú de educación ejecutiva no es ajeno al fenómeno mundial que exige un foco constante en la innovación una de las palabras del momento. Así, las principales casas de estudio de la Argentina comenzaron a desarrollar programas con este foco. Por ejemplo, el Centro de Educación Empresaria de la Universidad de San Andrés creó el programa "Innovación para construir futuro", un plan de seis jornadas que propone desarrollar propuestas creativas, v adoptar hábitos innovadores que impacten en el clima y la cultura organizacional. Su primera edición, que empieza en octubre, está coordinada por consultores de la agencia de Innovación BMC, como Fabián Jalife, Esteban Foulkes y Daniel Castejón, junto a profesores de la universidad. "Innovar es mover a la acción: poner en marcha nuevas formas de pensar estrategias que generen valor para el negocio. En esta línea, escuchamos las nuevas necesidades de los ejecutivos de hoy: crear valor a través de propuestas superadoras, familiarizarse con metodologías novedosas ejercitarse en nuevas formas de pensar y entender la realidad. Esta necesidad forma parte del requerimiento de las organizaciones de hoy para seguir creciendo en entornos en permanente cambio y adaptación. Sin ejecutivos capaces de múltiples miradas, diversos, dispuestos a interpelar lo establecido, este crecimiento no será posible", asegura Gabriel Aramouni, director del Centro de Educación Empresaria de San Andrés.

"Los participantes de nuestros programas (que serán quienes, en un futuro cercano, diseñen los productos v las experiencias que vamos a disfrutar) están sedientos de herramientas para poder contar una historia distinta, novedosa y memorable, que los meta sin escalas en el radar de los cerebros de sus interlocutores, y es por ello que las temáticas asociadas a innovación están floreciendo en las aulas", agrega. Llevando la innovación como estandarte, la Universidad de San Andrés también cuenta con el programa de "Neurociencias para Líderes", con un plan que es una suerte de imitación a conocer cómo funciona el cerebro para mejorar las prácticas de liderazgo y management. De cuatro jornadas, está organizado en cinco ejes: Creatividad e Innovación, Neurociencias Sociales. Emociones Aprendizaje y Motivación y Toma de Decisiones. Se encuentra a cargo de académicos e investigadores como Diego Golombek, Ricardo Allegri, Fabián Román, Melina Furman y Martín Tetaz.

"Diseñamos una oferta pedagógica que combina la reflexión sobre la práctica tal como se da hoy con la investigación científica que ilumine nuevos cursos de acción y la práctica de esos nuevos modos de actuar para ser más efectivos", explica Aramouni. Su segunda edición comenzó en septiembre con más de 30 inscriptos.

Con la premisa "La innovación se nos impone, no nos pide permiso", el IAE Business School de la Universidad Austral lanzó IN, un programa que combina management, arte y tecnología, para los que quieren transformarse en agentes de cambio v desarrollar una cultura innovadora. Reunirá a artistas, tecnólogos, chefs, técnicos y un grupo de profesores del LAE para experimentar en temas de sustentabilidad e innovación, open innovation, innovación y cambio organizacional, business intelligence. entrepneurship business y neurociencias, entre otras. Empieza el 13 de abril de 2016, dura 10 semanas (una semana al mes, de abril a diciembre) y el objetivo final es lograr un proyecto innovador multidisciplinario. La novedad: el programa modifica un 25 por ciento de su contenido todos los años, es decir, que cada cuatro años pasa a ser totalmente diferente.

"Estamos muy esperanzados en que el programa crezca por lo novedoso en el medio actual y servirá tanto a individuos como a empresas que envíen personal a capacitarse para cambiar realmente su cultura y ser más innovadoras", asegura Luis Dambra, codirector del Centro de Innovación y Estrategia Latinoamérica y director Académico del programa IN. Y agrega: "El rol de la innovación es fundamental, ya no se puede seguir enseñando como en el siglo XX. El público requiere más dinámica, nuevos enfoques interdisciplinarios, más integración de conceptos y más trabajo en equipo".

"Nuestro programa se caracteriza por adaptarse a la realidad local de los negocios y por incorporar un enfoque multicultural y globalizado tanto por lo que se refiere a los contenidos como a los profesores, todos especialistas académicos de una amplia experiencia", cuenta Alicia Caballero, decana de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Católica Argentina (UCA) acerca de "Strategy & Innovation Alta Dirección" (por sus siglas, S&I), un programa de capacitación dirigido a la alta dirección. Fue diseñado como una alternativa para la reflexión y actualización profesional que sirva a los participantes para gestionar y construir valor, aún en contextos complejos y desafiantes. Por eso, el plan incluye encuentros en Buenos Aires y una semana intensiva en la sede de ESADE en Barcelona, una experiencia integradora por los conocimientos de profesionales internacionales y porque permite crear ambientes formales e informales de análisis y reflexión.

Ejercitar el pensamiento

En el Instituto Tecnológico de Buenos Aires la innovación también se cuela en las carreras de grado. La Licenciatura en Administración y Sistemas tiene un plan de estudios innovador con el foco en los modelos y procesos de negocios, y en el lugar preponderante de la tecnología y de los sistemas de información en el management, que le valió el premio Sadosky a la innovación educativa. Eran los primeros años del nuevo milenio cuando la comunidad académica de la universidad comprendió una necesidad creciente del mercado de trabajo: contar con profesionales de negocios que dominaran la dimensión tecnológica de las organizaciones. "De esta manera, se reconciliaron dos mundos que se necesitan cada vez más, el de los negocios y el de la tecnología, dominando con solvencia ambos campos y sus particulares lenguajes", explica Nicolás Bacqué, director de la carrera.

"La expectativa siempre fue dar una respuesta innovadora, desde la educación, a los desafíos que plantea el mundo actual a los profesionales ligados al mundo de los negocios y de la gestión de las organizaciones. La evolución reciente de ese mundo nos muestra que estamos en el camino acertado: el rol de la información y de la tecnología informática se ha tornado central en la gestión de negocios, y hoy es imposible pensar en que una empresa pueda ser exitosa, cualquiera sea su tamaño, sin utilizar big data, hacer business intelligence o gestionar mediante sistemas integrados", apunta.

"La innovación actualmente tiene un rol central en el mundo académico. Ya no se posiciona solo como un módulo en programas de capacitación sino que tiene una relevancia transversal que debe considerarse en cualquier tipo de conocimiento o herramientas transmitidas a nuestros participantes", reflexiona Caballero, y concluye: "En la era del conocimiento, el rol del docente ha migrado hacia la figura de un facilitador que provee las competencias necesarias para potenciar enfoques creativos en la gestión de organizaciones y resolución de conflictos. En este contexto, el mundo académico tradicional responsable de la generación y transmisión de conocimiento tiene actualmente la misión de desarrollar metodologías que permitan analizar la realidad desde múltiples perspectivas, incluso desarrollando el pensamiento lateral, para comprender contextos tan dinámicos como los actuales". En ese mismo sentido, Bacqué aporta: "Las instituciones más relevantes del ámbito académico siempre han estado ligadas a la innovación. Para ello deben contar con una cultura que la promueva y que favorezca una aproximación multidisciplinaria a los problemas. Esa mirada desde muchos ángulos distintos es necesaria para producir soluciones diferentes e innovadoras a los problemas de la sociedad. Por otro lado, la innovación tecnológica influye en el mundo académico modificando la forma de enseñar. Si bien estoy convencido de que las TICs no podrán reemplazar a los docentes (el contacto con el otro sigue siendo el sentido de la vida), es claro que las nuevas tecnologías están modificando y redefiniendo su rol. Las universidades que no lo comprendan y no puedan adaptarse, seguramente, quedaran atrás".

El Cronista
Nicole Baler
30 de Septiembre de 2015
Centro de Educación Empresaria