Gabriel Aramouni: Mejora el clima de negocios, pero no esperan una fiesta


Martín Bidegaray

Antes de las 18 y que cerrara la elección, los empresarios de la Fundación ProTejer, que aglutina a la cadena productiva textil, ya tenían lista su felicitación a quien consideraban el gran ganador de la elección, Mauricio Macri. Fueron los primeros en felicitarlo. No es un dato menor: se trata de una de las ramas industriales que Cristina protegió de importaciones y ayudó con créditos subsidiados. ¿Habrá más adhesiones de este tipo? Ayer también sucedieron algunos hechos impensables como la aparición de Cristiano Rattazzi, el jefe de Fiat, como fiscal de Cambiemos en La Matanza. En otra escuela de la zona hubo más empresarios oficiando de fiscales de la fuerza que llevó a Macri a la Casa Rosada. Fue el caso de Santiago del Solar, de los grupos CREA, quien dijo al compás de los resultados: “Si Macri cumple se va a liberar toda la energía productiva contenida del campo. Tenemos unas ganas enormes de producir”, se entusiasmó.

Adrián Kaufmann, presidente de la Unión Industrial, convocó a una reunión para mañana. Anoche  remarcó que “el presidente electo tiene todo nuestro apoyo” y consideró que “la alternancia fortalece la democracia”. Kaufmann recordó que venimos de cuatro años de caída en las  exportaciones y sin creación de empleo privado: “No hay milagros. Se necesitan cambios para poder crecer en 2017”, dijo a Clarín al señalar que 2016 será difícil dado que Brasil recién volvería a crecer en 2018.

Macri y el futuro gabinete tendrán su debut ante los empresarios el próximo 14 de diciembre en la conferencia que organiza la UIA en Parque Norte y que ya superó el récord de 1.800 inscriptos.

Por cierto, con distinto énfasis, los empresarios se mostraron dispuestos a poner su granito de arena para la nueva etapa. Con Macri tienen trato frecuente: “Lo conocemos en la gestión privada y como funcionario. Habrá diálogo”, coincidían en una automotriz. Luis Betnaza, director del grupo Techint, remarcó que la economía se mueve por expectativas y “esta vez son muy altas. Hay una nueva oportunidad para la Argentina”, deslizó ante este diario.

Hoy la Asociación Empresaria Argentina, que aglutina a dueños de las principales empresas, dará a conocer su posición. Jaime Campos, su titular, anticipó: “Hay muy buenas expectativas con el período que se abre. Es un hecho muy positivo en la consolidación de las instituciones”. Mañana se reúne el Foro de Convergencia Empresaria, que agrupa a 75 cámaras, para dar su respaldo al nuevo gobierno.

Bernardo Kosacoff, profesor de la Universidad Di Tella, sintetizó la relación que se inicia: “Se viene un clima de negocios muy favorable. Se van a reactivar proyectos dormidos en agroindustria, energía y minería, pero nadie espera una fiesta”. Según su razonamiento hay cautela por la incertidumbre global y la fuerte crisis en Brasil.

Para Gabriel Aramouni, que dirige la Escuela de Negocios de la Universidad de San Andrés, “se abre la oportunidad de una renovación política profunda y de pensar un ciclo de largo plazo. Podremos generar más salarios, más retorno para las empresas, un mejor clima social y transparencia.  La sociedad exige negocios inclusivos y el cumplimiento de reglas”.

Gustavo Grobocopatel, uno de los líderes en agrobusiness, apuesta a una reinserción productiva inteligente en el comercio global. Lo expresó de esta manera: “Tulio Halperin Donghi escribió sobre el proceso que dio origen a la generación del 80 llamándolo Una nación para el desierto. Frente a las transformaciones y los tiempos por vivir, esta generación de argentinos deberíamos plantearnos el desafío de construir una nación para el mundo”.

Clarín
Martín Bidegaray
23 de Noviembre de 2015
Elecciones 2015