Gabriel Sánchez Sinny: "La mayoría de los sectores sociales entendieron que la educación es una prioridad"


Luciana Vázquez

Gabriel Sánchez Sinny es Licenciado en Economía por San Andrés (1992-1996), presidente y fundador de Kuepa, iniciativa que se presenta como una "nueva forma de completar la secundaria" por medio de "una moderna plataforma" que "permite estudiar a distancia o de forma presencial, con excelentes contenidos educativos digitales".

"Kuepa le ofrece la posibilidad a adultos de completar su secundaria de una manera rápida, práctica y económica. Contamos con un equipo de docentes que desarrollan los contenidos educativos y brindan mediante tutorías en línea, un seguimiento y apoyo personalizado para cada alumno. Actualmente estamos presentes en Argentina, Colombia, México y Perú, y contamos con las aprobaciones oficiales correspondientes en cada país", destaca la organización.

Como parte del ciclo Conversaciones en La Nación, Sánchez Sinny analizó este modelo de estudios y la comptencia educativa entre el sistema público y privado.

Luciana Vázquez: El reparo que muchos educadores tienen a ese tipo de modelos es que construyen mundos privados de educación que intensifican la segmentación entre pobres y ricos. Los pobres irán a escuelas privadas pero de muy bajo costos y los alumnos mejor surtidos culturalmente van a ir a otros lugares; así no se va a producir ese enriquecimiento de aporte de capital cultural entre sectores sociales distintos. ¿Cómo ves a eso?

Gabriel Sánchez Sinny: Tenés razón. Creo que es un desafío importante y que el Estado tiene un rol muy importante. Primero, en asegurar calidad entre privados y públicos y de regular el sector. También es cierto que muchos alumnos en Kenia, como vos decías, o en Perú, Guatemala u otras cadenas de escuelas de bajo costos en América Latina no tenían acceso a una educación de calidad. No es que tenían una muy buena educación de calidad en la escuela publica y ahora viene un privado y lo saca como cliente. No, no tenían acceso a una buena educación, entonces me parece que es una alternativa que antes no existía. Creo que eso es positivo, como también generar un poquito de oxigenación y competencia en el sistema educativo. Eso es sano porque también ayuda a despertar un poco a los diferentes sectores.

Luciana Vázquez: Claro, entre ellos la clase política. Esperar que el Estado resuelva todo tampoco es una solución.

Gabriel Sánchez Sinny: Me parece que cuando uno pisa los diferentes países ve muchas cosas en común. Ahora lo que seguro ve es que la mayoría de los sectores sociales han entendido que la educación es una prioridad.

 

La Nación
Luciana Vázquez
02 de Octubre de 2015