Sofía Gancedo, la argentina que desde Nueva York capta inversiones en crowdfunding inmobiliario


Trabajó con Eduardo Costantini, el creador de Nordelta, en 2019 se mudó a la Gran Manzana y desde que empezó la pandemia aumentó su facturación un 400%. Invierte en ciudades estables

La pandemia y ciertos impedimentos para viajar hizo que quienes dispusieran de ahorros o excedentes de dinero pudieran, con unos pocos clics, destinarlos a distintos segmentos. En el ámbito del Real Estate, la argentina Sofía Gancedo, radicada desde 2019 en Nueva York, percibió la oportunidad y creó una fintech que ganó mucho terreno y aumentó en 400% la facturación, captando USD 5 millones para ser utilizados en el crowdfunding inmobiliario.

El sistema funciona como una red que a través de donaciones económicas o de otro tipo financia un determinado proyecto a cambio de recompensas, participaciones de forma altruista, pudiendo operar en distintos rubros de la economía, en este caso en el sector donde los ladrillos son protagonistas.

Cuando Sofía fundó Bricksave, en 2016, el crowdfunding inmobiliario era un concepto incipiente. No sospechaba que su expansión iba a entusiasmar pronto a los inversores, desde pequeños a grandes. Para democratizar el acceso a la inversión, la exdiscípula de Eduardo Costantini (trabajó junto al creador de Nordelta), generó una plataforma de colaboración colectiva (en la que se puede ingresar a partir de solo USD 1.000 y recibir un retorno anual del 9%) en ciudades muy estables, como Miami y Detroit (EEUU), Viena (Austria), Barcelona (España) y Lisboa (Portugal), entre otras.

Tras vender 50% de la compañía a un holding internacional que maneja un portafolio de 80 empresas, Sofía y su equipo comenzaron a fondear propiedades, una tras otra. Fueron financiados por el Gobierno Británico (hace poco cerró una ronda de financiación de USD 1,6 millones a través del fondo Future Fund del Reino Unido), y alcanzaron los 100 inmuebles y más de USD 10 millones invertidos.

“El crowdfunding permite que muchas personas se junten y hagan una vaquita para comprar una propiedad. Una persona que invierta 10.000 dólares recibirá aproximadamente al final del primer año USD 940 como retorno. Estamos llegando a toda América Latina y sólo trabajamos con propiedades residenciales y terminadas”, dijo Gancedo a Infobae.

Bricksave comenzó en 2016. “Yo había trabajado mucho tiempo en el sector inmobiliario y notaba que las barreras de ingreso para invertir eran muy altas, exclusivas para personas con mucho capital. Para escalar y crecer, estaba convencida de que tenía que pensar más allá de nuestras fronteras, por eso pensé en acudir a un grupo inversor, pero no me resultó fácil. Cuando mandé por primera vez el proyecto en busca de financiamiento, no recibí la respuesta que esperaba”, contó Gancedo.

Patrick Aisher, CEO de Kinled Holding (empresa que opera entre las fintech con sedes en Inglaterra, Suiza y Hong Kong y suele viajar a la Argentina), le contó que el sector no era prioritario para el grupo en aquel entonces, pero Sofía que viera el proyecto y le dijera por qué pensaba que no iba a funcionar y decidió mandarle la propuesta a un colaborador de su equipo para que la analizara. La persona que vio el proyecto le dijo a Aisher: si vos no vas a invertir, me gustaría hacerlo yo. “Fue entonces cuando Patrick evaluó la idea y se entusiasmó”, recuerda Gancedo.

Hoy este grupo inversor de Hong Kong se convirtió en parte de la compañía. Inversores argentinos y latinoamericanos puedan juntarse allí para comprar una casa en los mercados más sólidos del mundo: Chicago, Detroit, Viena, Barcelona y Lisboa, sin preocuparse de cobrar los alquileres, atravesar burocracias administrativas o viajar a esas ciudades. Todo se puede hacer online.

“Nos ocupamos de todo: compramos la casa, la ponemos a disposición de los inversores para fondear, generamos el vínculo con los inquilinos y vendemos la propiedad finalmente a los 5 años, aproximadamente. En general solo trabajamos con viviendas financiadas y residenciales, por lo cual esa inversión es un refugio de valor a largo plazo”, amplió la emprendedora.

Superación

En 2021 superaron las 100 propiedades y los USD 10 millones bajo administración. Tienen más de 6.000 usuarios registrados de 19 nacionalidades distintas y una tasa de reinversión del 70%. “Crecimos 400% en 2020 y este año seguimos en esa línea ascendente, aun en un contexto mundial muy complejo. Esto nos impulsa a seguir democratizando el Real Estate y ratificar que el crowdfunding inmobiliario es una herramienta de inversión segura, sencilla y transparente”, precisó Sofía.

Cerca de la Quinta Avenida

Gancedo se mudó hace dos años a Nueva York, cerca de la Universidad de Columbia, donde reside con sus tres hijos. Le gusta salir a correr de mañana temprano antes de iniciar su jornada laboral, de entre 8 o 9 horas diarias.

Nació en Buenos Aires y trabajó en Costa Partners (desarrollo que impulsó Consultatio, de la mano de Costantini, en Uruguay), entre 2013 y 2015, en el manejo de relación con inversores para proyectos de Real Estate en Uruguay, Miami y New York, además de estar a cargo de las relaciones con bancos y fondos de inversión.

“También realizaba análisis y presentaciones para proyectos de inversión. Fue una experiencia muy enriquecedora y que me ayudó mucho a crear mi empresa”, cuenta.

Es Licenciada en Administración de Empresas egresada de la Universidad de San Andrés y Master en Economía de la Escuela Superior de Economía y Administración de Empresas (ESEADE), además de poseer un certificado en manejo de bases de datos de la New York University.

También trabajó durante seis años como presidenta de la consultora SofiaLab, especializada en investigación de mercados con foco en finanzas. Fue representante de NeuroFocus, empresa pionera en la implementación de estrategias de Marketing con fundamentos en las neurociencias.

“Nuestro continente se caracteriza por la inestabilidad política y macroeconómica. Le estamos ofreciendo a muchas personas radicadas en América Latina y específicamente en la Argentina la posibilidad de acceder a una inversión segura, con muy buenos retornos y riesgo muy bajo. Buscamos que puedan invertir en EEUU, Europa o regiones seguras en lo que se refiere a garantías en propiedades. Y que puedan hacerlo sin necesidad de viajar o que tengan que incurrir en gastos administrativos o tratar con un inquilino, por ejemplo”, precisó.

Argumenta que para el sector constructor de viviendas, su propuesta implica una inyección de inversiones de personas que apuestan al ladrillo para resguardar el dinero.

 

 

Infobae
20 de Agosto de 2021