Aleph CRM: Innovadores. Crearon una plataforma que organiza el e-commerce

Javier Neumann, profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad de San Andrés, fue publicado en La Nación sobre su startup llamada "AlephCRM".

La Nación
¿Quiénes son?
 
Javier Neumann (52) hizo carrera en el mundo corporativo del software en empresas como Accenture y Microsoft, mientras que Gastón Zelerteins (38) y Jonathan Saiegh (39) son desarrolladores independientes desde hace casi 20 años.
¿Qué hicieron?
Fundaron la startup Aleph CRM, una plataforma de software en la nube que digitaliza toda la cadena de valor del comercio electrónico.
 
 
¿Cómo lo hicieron?
 
Javier sembró durante casi 25 años un perfil profesional corporativo basado en dos gigantes: primero fue la consultora internacional Accenture y luego 12 años en Microsoft como responsable regional de Dynamics, el software para empresas que tiene la compañía. Ese camino le permitió conocer a Gastón Zelerteins y a Jonathan Saiegh, dos jóvenes egresados de universidades técnicas que habían montado su propio software factory y que recorrían con mucha más agilidad y rapidez los mismos pasillos que los clientes de Javier. Viendo esa dinámica en la que muchas veces eran socios y otras veces competencia, decidieron unir esfuerzos en un emprendimiento en común. La gran oportunidad llegó hace dos años, cuando el canal de venta de autopartes de MercadoLibre estaba empantanado porque, entre otros motivos, fabricantes, distribuidores y minoristas de la categoría poseen un catálogo donde una sola marca puede tener más de 25.000 productos y una amplia disparidad en la organización comercial de sus actores.
"La gente de MercadoLibre sabía que había un gran potencial en esa vertical de negocio, pero no lograba ordenar el rancho", explica con un natural pragmatismo Javier. Según la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE),en los primeros seis meses del año, el e-commerce en Argentina facturó $152.619 millones, lo que representa un incremento del 56% con respecto al mismo período de 2018y, en ese mismo período, se vendieron 56,5 millones de productos a través de 41,9 millones de órdenes de compra. "El incipiente e-commerce argentino todavía incluye varias tareas de gestión que son tediosas, pero necesarias, como la correcta publicación de las fotos y los datos precisos y actualizados de los productos. También está la administración de stock, la actualización de precios y, fundamentalmente, una rápida respuesta de consultas que puede definir o no una venta y, finalmente, la coordinación de la entrega del producto. De todo eso se encarga nuestra plataforma, que funciona en la nube y no necesita instalarse en ninguna computadora", asegura orgulloso Zelerteins.
 
La aplicación realiza la gestión del catálogo y stock de las empresas e integra a fabricantes, distribuidores y minoristas.
Los buenos resultados obtenidos en el mundo autopartista de MercadoLibre motivaron a ofrecer la plataforma a otras categorías: construcción, herramientas para el hogar, librería y consumo electrónico, deportes y jugueterías son los próximos sectores en los que piensan desembarcar. "En la búsqueda por dar con un diferencial con nuestros productos, nos dimos cuenta de que podíamos tener mejor suerte si el precio para acceder a la plataforma era fijo, tanto para los fabricantes como para los mayoristas, los minoristas, aunque está claro que es distinto en cada caso. No se pagan porcentajes por ventas y ese costo fijo que cobramos es muy innovador en el segmento porque nuestro negocio está en el volumen", afirma Neumann.
En Argentina, tienen más de 55 marcas regionales, 110 distribuidoras mayoristas y 660 comercios minoristas conectados a la plataforma. Además, abrieron oficinas en Argentina, Brasil y Chile, donde también tiene presencia MercadoLibre, para dinamizar diferentes categorías en el comercio electrónico. "Tenemos 150.000 productos en el catálogo y más de 3.000.000 de publicaciones generadas en MercadoLibre. Por eso, tuvimos que sumar otra innovación, porque la logística de tantos productos, a veces, obstaculiza la venta: agregamos lo que se llama dropshipping y significa que el comercio minorista ni siquiera debe tener el producto en su stock ya que, a través de la plataforma, el fabricante lo envía directamente al consumidor final y eso acorta mucho los tiempos de venta y entrega, dos elementos que seducen mucho a la hora de comprar por internet", concluye Neumann.
La Nación
Viernes, Agosto 7, 2020