Con 24 años, crearon una fintech que acaba de levantar una ronda de US$ 11 millones

Fundada en 2018, hacia fin de año Buenbit planea estar 100% operativa en Perú, Colombia y Brasil, y busca superar el millón de usuarios registrados. Entre los inversores se encuentra Alec Oxenford, de OLX.

En 2018, Julián Fraiese y Federico Ogue tenían 24 años y muchas ganas de emprender. Y lo hicieron: en 1 de julio cortaron cintas de Buenbit, la fintech que busca acercar los beneficios de las criptomonedas a la gente común a través de una app que lleva casi US$ 400 millones de volumen operado.

Un año antes, los ahora socios habían detectado la necesidad de un sitio confiable para la compra-venta de bitcoin. "Amigos y familiares empezaron a interesarse cuando bitcoin subió de US$ 1000 a US$ 20.000, y decidimos desarrollar un sitio web para que los argentinos pudieran comerciar de manera fácil y rápida criptomonedas", cuentan a Forbes Ogue (CEO) y Fraiese (CTO), al frente de un equipo de 130 personas.

Los emprendedores pusieron manos a la obra. "Decidimos hablar con el jefe de la empresa de tecnología en la que trabajábamos y pedirle los US$ 100.000 necesarios para comenzar. Afortunadamente confió en nosotros", revelan.

Así comenzaron a dar los primeros pasos la plataforma de compraventa en donde el comprador y el vendedor se juntaban y no había ningún intermediario, porque en 2017 la brecha entre la compra y la venta era muy grande. "Pero 2018 fue un año difícil para las cripto, perdieron tracción y la plataforma no era tan fácil de usar como creíamos. Hoy miramos hacia atrás y vemos lo importante que es al momento de emprender tener un proyecto en la cabeza que tenga la intención de crear un producto o servicio que le sirva a la gente, pensar en los problemas de las personas e idear soluciones para esos problemas", dicen. 

Buenbit, sostienen los socios, "es una plataforma que facilita el acceso a criptomonedas y que está construyendo un ecosistema integral para acercar los beneficios de las stablecoins y de DeFi a la vida financiera cotidiana de los latinoamericanos. Tiene una interfaz amigable para que cualquier persona habituada al uso de su homebanking pueda intercambiar bitcoin (BTC), ether (ETH) y DAI por dinero FIAT (moneda local y dólares) en el momento que así lo requiera. Recientemente sumamos funcionalidades de ahorro, inversión y pagos en criptomonedas estables como el DAI", explican los socios.

Largo camino en tres años

Fraiese es ingeniero en Sistemas de Información por la Universidad Técnica Nacional (UTN), y trabajó como administrador de sistemas de información, bases de datos e implementación de infraestructura.

Ogue, en tanto, es licenciado en Economía por la Universidad de San Andrés, y antes de fundar Buenbit trabajó realizando investigación de mercado, análisis de negocios y desarrollo de modelos y proyecciones financieras para empresas de telecomunicaciones e internet. Pero su primer emprendimiento lo encaró a los 13 años, cuando creó un sitio de venta de juegos de Playstation 3.

Juntos se embarcaron en la aventura de emprender. Sin embargo, desde que comenzaron a darle forma a Buenbit debieron enfrentar varios desafíos. Por ejemplo, por un tiempo decidieron ofrecer un servicio de exchange de criptomonedas a los usuarios en donde Buenbit solo se llevaba una comisión del 0,35% (2018). Ante un mal año para las cripto (bear market), tuvieron otros productos como Buengiro (remesas) y Buendolar (compra venta de dólar), pero que perdieron sentido con las restricciones y el cepo, y que dieron paso a la plataforma actual. 

"Hoy los principales desafíos que vemos son tratar de mantener la cultura de la empresa frente al rápido crecimiento del equipo y los cambios importantes dentro de la estructura interna, y saber en qué enfocarse, no perderse, saber discernir entre qué cosas son las importantes y cuáles no, y a veces también saber decir que no ante determinadas situaciones", dicen.

Recientemente, Buenbit acaba de recaudar US$ 11 millones -cifra récord en lo que respecta a Series A de compañías cripto en la región- de la mano de Libertus Capital y otros 12 inversores internacionales, entre ellos, los argentinos Matías Nisenson, Alec Oxenford y Nicolás Mindlin. 

Ogue subraya que la misión de Buenbit consiste en ayudar a resolver los problemas cotidianos de los latinoamericanos derivados de un sistema financiero disfuncional: “Vivimos en una región que padece a diario flagelos como la alta inflación, devaluaciones periódicas, altos costos transaccionales, inseguridad (policial y jurídica) o falta de herramientas de ahorro e inversión fácilmente accesibles. Las criptomonedas -en particular, las stablecoins- y el mundo de las finanzas descentralizadas (DeFi) contienen elementos de respuesta muy potentes a cada una de esas problemáticas. Desde Buenbit queremos ser un puente entre esa revolución tecnológica y los 650 millones de latinoamericanos”.

Libertus Capital es un fondo europeo de Venture Capital que invierte en compañías relacionadas con la tecnología blockchain y las tecnologías de la información. 

Para fin de este año, la empresa planea estar 100% operativa en Perú, Colombia y Brasil, y busca superar el millón de usuarios registrados, consiguiendo así un crecimiento superior al 200%. 

Lunes, Julio 26, 2021