Criptomonedas y tecnológicas rebotan, bajan las tasas largas y se aleja el tapering: larga vida a la burbuja


El Cronista
Germán Fermo

Los datos de empleo del pasado viernes vuelven a sorprender a la baja con un NFP que por segundo mes consecutivo decepciona al mercado. Probablemente, el NFP es el dato mensual con mayor memoria en el sentido que el mercado de bonos suele recordarlo hasta el próximo mes.

La tasa de 30 años lo descontó rápidamente cerrando el viernes en 2.24%. Nuevamente, las tasas largas parecerían querer oxigenar al mercado de acciones tecnológicas promoviendo un escenario de potencial rotación que beneficiaría a éstas en perjuicio de acciones cíclicas. 

En este entorno, las criptomonedas, el ejemplo más extremo del apetito al riesgo se tranquilizaron operando incluso con un sesgo positivo y en breve se nos viene el "upgrade" del ETH. La burbuja global parecería no querer pincharse nunca con un mercado que ante la debilidad relativa de los datos de empleo vuelve a alejar al escenario de tapering (discontinuación de QE) que se esperaba para fines de este año y quizá ahora se proyecte para el 2022. 

De hecho, como muchas veces desde el 2008, la "debilidad macroeconómica" se celebra porque implica tasas largas no subiendo al ritmo que se esperaba. La distorsión se antepone al fundamento, una patología muy distintiva desde que la Fed instauró el concepto de QE a partir del 2008.

El Cronista
Lunes, Junio 7, 2021