En Argentina persiste una brecha salarial por maternidad, según indica una tesis premiada del Departamento de Economía

La investigación, realizada por las estudiantes Constanza Michuletz-Emden y Rosario Podestá, recibió el primer Premio Mecon, otorgado por el Ministerio de Economía de la Nación, en la categoría Economía y Género. Indica que la maternidad es penalizada cuando se trata del salario percibido por hora en Argentina.

La brecha salarial de género, definida por ONU Mujeres como “la diferencia entre la mediana de los ingresos de los hombres y de las mujeres en relación con la mediana de los ingresos de los hombres”, es un tema que preocupa en nuestro país y la región. A fines de 2020, un documento producido por el Ministerio de Desarrollo Productivo de Argentina alertaba que la asimetría salarial por género “limita fuertemente el principio social fundamental de igualdad de derechos”. Interesadas por cuantificar la magnitud y comprender los mecanismos detrás de la brecha salarial, las recientes graduadas del Departamento de Economía Rosario Podestá y Constanza Michuletz-Emden decidieron indagar sobre esta temática en su trabajo de tesis, que fue dirigido por la profesora María Edo. La investigación encontró no sólo que la brecha salarial en Argentina va del 11 al 18%, sino también que, en términos de salario por hora, la maternidad parece ser penalizada para las mujeres, mientras que la paternidad resultaría “premiada” para los varones. El trabajo fue reconocido con el primer Premio Mecon, otorgado a nivel federal por el Ministerio de Economía de la Nación, en la categoría Economía y Género. 

A lo largo de una investigación que se extendió por un año y medio, Podestá y Michuletz-Emden analizaron datos obtenidos de la Encuesta Permanente de Hogares entre los años 2013 y 2019 y compararon el salario por hora que perciben, en promedio, las madres versus el resto de la población económicamente activa. Al hacerlo encontraron que las madres ganan entre un 3 y un 9% menos que los varones y las mujeres que no son madres. Cuando compararon el salario por hora de los padres y el resto de la población económicamente activa, el resultado fue muy distinto: la diferencia también existía pero era positiva. En particular, las autoras observaron que los padres cobran entre un 10% y un 19% más que las mujeres y los varones que no son padres. En sus palabras “lejos de penalizar a los padres, el mercado laboral parece beneficiarlos”.  

Si bien las autoras reconocen la dificultad de establecer inferencias causales a partir de este tipo de análisis -tema sobre el cual disertó el vicerrector académico de San Andrés Martín Rossi en un panel sobre violencia de género durante la LVI Reunión Annual de la Asociación Argentina de Economía Política-, destacan dos mecanismos que podrían explicar los resultados encontrados. Por un lado, la reducción en las horas trabajadas, como resultado de la flexibilidad horaria que implica el ingreso a la maternidad. Por el otro, la flexibilidad horaria que requieren en general las tareas de cuidado de los hijos y que recaen desproporcionadamente sobre las mujeres. 

Durante sus años de carrera de grado en San Andrés, Podestá y Michuletz-Emden compartieron un interés personal, intelectual, y político por la intersección entre género y economía y por los avances en la agenda de igualdad de género en Argentina. Actualmente, Podestá cursa la Maestría en Economía de San Andrés y trabaja part-time como asistente de investigación en la Universidad Torcuato Di Tella y Michuletz-Emden trabaja como Analista en JP Morgan Chase & Co. Ambas están interesadas en continuar trabajando en temas de macroeconomía, políticas públicas, desarrollo humano, y economía de género. En el sitio de noticias Abro Hilo, fundado y dirigido por el ex-alumno de Ciencia Política de UdeSA Martín De Simone, se puede leer un texto escrito por las autoras donde reflejan ideas que surgen de su tesis.

Miércoles, Diciembre 22, 2021