Estudiantes de la universidad sugirieron medidas al próximo presidente


El abordaje de la inflación, la nueva agenda internacional, una solución a la crisis habitacional, mejoras en la política educativa y la necesidad de conformar equipos de trabajo, escuchar a sus integrantes y devolver la confianza a los argentinos fueron algunas de las sugerencias que estudiantes de diferentes licenciaturas de la universidad plantearon al próximo presidente a partir del 10 de diciembre de 2015.

Manuel Frank, que cursa las carreras de Economía y Relaciones Internacionales, aconsejó al sucesor de Cristina Fernández de Kirchner “que esté dispuesto a escuchar a los miembros de su equipo y actúe sobre esas recomendaciones. La cualidad central de un buen presidente es formar equipos capaces en el abordaje de diversos temas y articularlos para producir un mejor trabajo. Los tiempos del poder vertical y personalista terminaron y la distribución, ahora, debe ser horizontal y ‘equipista’”, consideró.

Media Folder: 

Para Silvana Andrea Leiva, de Comunicación, el próximo mandatario no debe ignorar “la desigualdad existente” y priorizar “el bienestar de todos y cada uno, ya que sin condiciones dignas y básicas para la vida difícilmente se pueden lograr objetivos más ambiciosos”.

“Que impida que la corrupción y el clientelismo se apoderen de su administración”, sostuvo María Victoria Montagna, de Administración.

Media Folder: 

Uno de los desafíos del próximo gobierno es “formar ciudadanos y recursos humanos para la sociedad del conocimiento”, comentó Florencia Ricci, de Educación. Para eso, agregó, resulta clave “fomentar la enseñanza de las habilidades de pensamiento científico en todos los niveles educativos con mucho énfasis en el nivel inicial”.

Media Folder: 

En tanto, los integrantes del Club de Finanzas sugirieron, “como medida primordial para la eficacia de cualquier política económica, resolver la crisis de confianza que existe en la actualidad. Así se podría comenzar a pensar en una reducción de la inflación por un cambio en expectativas de los agentes (más la conformación de un centro de estadísticas apropiadas), en una unificación del mercado cambiario con un impacto menor del que tendría si no se confiara en la administración del país; y en una atracción de capitales extranjeros sin miedo de expropiaciones ni riesgos de default. Este es el objetivo más urgente”, analizaron.

La energía, opinó Felipe Ghersa, de la Licenciatura en Ciencia Política, “se ha vuelto un tema ineludible” de la Argentina, por lo que “la manipulación estadística, el maquillaje político y la apelación ideológica no serán suficientes para morigerar nuestra dependencia de la energía. Será necesaria –agregó- la cooperación académica para prever, contener y remediar los efectos de la carencia energética y la contribución internacional para aprovechar las ventajas relativas regionales”.

Le sugiero al próximo mandatario “que la política exterior vuelva a la agenda”, dijo Carolina Ludmila Zaccato, de Relaciones Internacionales. “El mundo –evaluó- no implica sólo amenazas y cesión de soberanía nacional. Puede ser también una gran oportunidad de promover el crecimiento y desarrollo. Una política exterior de mediano plazo, estable aunque no inflexible, y con prioridades bien definidas es una herramienta para afianzar los logros conseguidos desde el retorno de la democracia”.

Media Folder: 

Quien asuma la presidencia debe “gobernar para todos, tanto los que lo votamos como los que no somos parte del país que debe conducir. No debe estar en guerra con ningún sector de la sociedad porque nos representa a todos”, indicó Macarena Clot, de Abogacía.

Media Folder: 

Virginia Iricibar Berrotarán, de Administración, expresó que más que hacerle sugerencias al nuevo jefe de Estado le preguntaría “cómo proveerá las oportunidades de crecimiento del país, qué hará para evitar que el esfuerzo y la creatividad de los habitantes disminuyan y cómo devolverá la confianza en la Argentina”.

El próximo gobierno, explicó Mariano Sioli, de la misma licenciatura, deberá regularizar “la situación en las villas y asentamientos del país, donde más de 525.000 familias padecen la vulneración de muchos de sus derechos y viven en pobreza y desigualdad”.

Media Folder: 

“Que el próximo presidente se rodee de gente honesta, que quiera lo mejor para el país, y sea capaz de dejar su propio intereses de lado al momento de aconsejarlo. Que se esfuerce por crear las condiciones laborales necesarias para que los argentinos podamos desarrollar nuestro talento y así  crecer profesionalmente, explotando nuestras cualidades para ser la potencia mundial que alguna vez supimos ser”, resumió Tomás Calello, de la misma carrera.

En el mismo sentido, Carolina López Capo, de Contabilidad, consideró que el próximo presidente tiene que restaurar “la confianza en el país para que ser argentino resulte un orgullo” y, “especialmente,  dé el ejemplo y rinda cuenta de sus actos como funcionario público a la población por las vías institucionales correspondientes”.

“Argentina vivió en los últimos años un intenso proceso de polarización política y politización de todos los ámbitos sociales. Esto trajo como consecuencia un fuerte componente de violencia social que se manifiesta verbal y fácticamente.  El futuro presidente deberá promover a la unión de los argentinos que sabiamente estipuló el constituyente y hacerlo de modo efectivo, no sólo discursivamente”, cerró Juan Ignacio Amado Aranda, de Abogacía.

Media Folder: 

Jueves, Octubre 22, 2015