Featuring- Ana Rocha


El sábado 8 de agosto, entrevistamos a Ana Rocha, quien ha sido una parte fundamental del crecimiento y construcción del Centro de Estudios para el Desarrollo Humano como coordinadora académica e investigadora. En esta entrevista, tuvimos el privilegio de conocer un poco más sobre su gran trayectoria personal y profesional. Con tan solo 26 años, Ana  posee una maestría en economía de la Universidad de San Andrés, y hoy se encuentra realizando una segunda maestría en Harvard Kennedy School tras ser ganadora de dos becas.

¿Cómo fue tu trayectoria para llegar a tan corta edad a donde llegaste y cómo fue que lograste todo esto en tan corto tiempo?

Bueno bien, como empezar… originalmente soy de Buenos Aires y viví muchos años en San Martín de los Andes. Luego, cuando tenía 17 años, me gané una beca para ir a estudiar el último año del secundario a Bélgica. Hice mi último año de secundario allá, y desde ahí empecé un poquito a entrar en el mundo de querer saber más, me atrapaba mucho el conocimiento. Cuando volví a Buenos Aires para poder estudiar, apliqué a la Universidad Torcuato DiTella y ahí por suerte obtuve una beca completa para poder hacer todos mis estudios de grado. Ahí hice la licenciatura en economía que la disfruté y me gusto mucho. Sin embargo,  siempre quise saber y adentrarme más y entonces decidí después de un año de haber trabajado en el Ministerio de producción, hacer la maestría en Economía en San Andrés, que también estuvo genial y me encantó. Terminando la maestría me invitaron a formar parte de lo que era la organización del Centro de Estudios para el Desarrollo Humano y al mismo tiempo dar clases tutoriales de economía. En ese momento, ya estaba mas o menos encaminada y me surgió la posibilidad de empezar a pensar la idea de ir a estudiar afuera como me parece que muchos lo sueñan o tienen la idea en la cabeza.  Es todo un camino de un año que uno tiene que dedicarle absolutamente toda su energía para poder lograrlo. Por suerte estuve muy acompañada por el centro de estudios, el departamento de economía y por muchas personas para que lo pudiera lograr. Finalmente logré lo que quería. Ingresé a la maestría que quería en Harvard en la Kennedy school que se llama MPA/ID, Master of Public Administración and International Development, que se enfoca bien en temas de desarrollo, políticas sociales y en países en desarrollo. Buscan los futuros líderes que el día de mañana van a poder resolver las preguntas tanto analíticas, como académicas, como de creación de políticas públicas, así que estoy muy feliz con la oportunidad.

¿Cómo surgió tu interés por los temas sociales?

Me surgió la idea principalmente porque yo tuve la oportunidad de ir a un colegio público secundario en San Martín de los Andes donde había todo tipo de vulnerabilidades y todo tipo de carencias. Tenía compañeras que estaban embarazadas o que habían tenido embarazos adolescentes a los 13, 14 y 15 años. Tenía compañeros que el único plato de comida que comían en el día era el que te daban en el colegio. Yo lo comía porque se servía a las 10 de la mañana o a las 3 de la tarde (depende del turno) y yo lo comía para no tener tanta hambre, pero tenía compañeros que efectivamente esa era su única comida en el día. A lo largo de los años empecé a pensar que implicaba para ellos que esta sea su única comida en el día. Me daba cuenta que a muchos se les hacía más difícil resolver un problema en la clase, o se les hacía mucho más difícil poder prestar atención. Me hacía preguntas sobre cómo se podría mejorar la vida de ellos o cómo se podría hacer para que ellos tuvieran más oportunidades. 

Hay una cosa que a mí siempre me llamó la atención, yo tenía dos compañeras mellizas que se llamaban Adriana Marlene y Adriana Ayelén. Ellas eran chicas super aplicadas y  re estudiosas, pero les costaba mucho mucho resolver problemas básicos, por ejemplo los problemas de matemática comunes les costaban un montón. Ahí comenzaba a comprender que quizás era distinta la nutrición que habían tenido de chicas, o que era distinta la atención que habían recibido o las formas de cómo habían sido criadas. 

Me llama mucho la atención los distintos caminos de cada uno. Me hacía preguntas, ¿cómo puede pasar y cómo puede ser que mejoren? ¿Cómo puede ser que mejore su calidad de vida? Hoy en día, Adriana Marlene y Adriana Ayelén por suerte son las dos técnicas. Una en radiología y la otra me parece que bioquímica, y pudieron salir adelante a base de su esfuerzo. Por eso decidí dedicarme más a los temas sociales,  para poder tratar de autoresponderme esas preguntas que tenía quizás a los quince años, a los dieciséis años y que tienen que ver con aquellas diversas variables que tanto impactan en los trayectos de vida de las personas desde que nacen hasta que llegan a convertirse en adultos.

¿Cuáles pensás que van a ser los mayores desafíos para el mundo post pandemia desde tu perspectiva como una economista involucrada en temas sociales?

Creo que los problemas post-pandemia van a ser muy grandes. Primero, que si nosotros pensamos en un grupo de chicos que son compañeros dentro de una clase, antes la clase estaba igualada porque todos los chicos por ejemplo tenían las mismas clases y los mismos profesores en el día día y hace muchos años tenían lo mismo. Ahora los padres son los profesores, entonces ahí hay muchísima desigualdad. Si los padres son profesionales o no lo son, al mismo tiempo si tienen acceso a internet o no, eso es una dificultad muy grande. Entonces me parece que vamos a ver mucha desigualdad  entre los chicos. 

Por otro lado, creo que hay muchas cuestiones que se van a resaltar. De cierto modo lo que es el rol de la mujer dentro del hogar, yo creo que ahora hay una visión mucho más equitativa dentro de los roles. Como un paper que nosotras ahora recientemente estuvimos viendo, va a tender a haber más igualdad, esperamos, en el largo plazo. Mayor participación del hombre en las tareas del hogar y en las tareas de cuidado y educación de los chicos, que es un punto muy positivo. En términos de pobreza, hay una cierta transición al mundo del teletrabajo, pero me parece que para los quintiles de menores ingresos de la sociedad, no sé cuánta es la capacidad de adaptación. Por ende, las brechas de desigualdad van a tender a aumentar. En ciertas proporciones, hay puntos que son más igualadores, pero otros que desigualan más. Me parece que ahora es el momento de poder tratar de prestar atención y comprender qué es lo que se iguala y se desiguala de la sociedad para poder justamente tratar de concentrarse en políticas que vayan a una cuestión mucho más igualitaria.

Una última pregunta para cerrar y que tiene que ver con el futuro que vos te imaginas en este mundo que estás describiendo ¿Cuál sería el futuro que te imaginas para tu carrera una vez que termines tu maestría en Harvard? ¿Cuál sería el trabajo de tus sueños?

Bueno, la realidad es que a mí me gustaría obviamente dedicarme a lo que son las políticas públicas y a las políticas sociales.  Creo que encontré lo que me gusta. Me gustaría trabajar más en cuestiones de aplicación de políticas públicas, en algún organismo (eso es lo que más me gustaría) y con fuerte énfasis en América latina  (que es la región que más conozco) y también con un fuerte foco ya sea part-time o lo que se pueda con un foco para argentina, haciendo algún tipo de consultoría, o formar parte de un grupo que asesore en estos temas en particular.
 

Jueves, Agosto 20, 2020