La grieta en los tiempos del Covid-19


Por Diego Reynoso

para Perfil

19 de julio del 2020

 

La imagen presidencial sigue alta, aunque cae, según un estudio de la Universidad San Andrés. Lo mismo sucede con Horacio Rodríguez Larreta, Lo que se mantiene constante es la polarización política.

En la ola del mes de julio de la Encuesta de satisfacción política y opinión pública (@ESPOPok) de la Universidad de San Andrés, con entrevistas recolectadas del 1 al 9 de Julio, indagamos los efectos de la cuarentena extendida en las percepciones de la opinión pública. Así encontramos que si bien el inicio de la cuarentena tuvo un impacto positivo sobre la aprobación del gobierno en el mes de Abril (67%), en la actualidad la aprobación se contrajo al 50%. Esto implica que el plus de aprobación obtenido en abril, se diluyó y regresó el apoyo a los originales que encontramos en enero, cuando la aprobación seguía estrictamente la distribución del voto de octubre. (Fuente www.perfil.com). El periodismo profesional es costoso y por eso debemos defender nuestra propiedad intelectual. Robar nuestro contenido es un delito, para compartir nuestras notas por favor utilizar los botones de "share" o directamente comparta la URL. Por cualquier duda por favor escribir a perfilcom@perfil.com

Tendencias. La implementación de la cuarentena al inicio tuvo una reacción muy favorable en la sociedad, que explica ese 67% de aprobación general y, en particular, que el 44% de los votantes de Mauricio Macri, en abril aprobaran la gestión de Alberto Fernández, junto a un 68% de los votantes de las demás fuerzas opositoras. Se había logrado despartidizar a la opinión pública. Sin embargo, la extensión de la cuarentena y los costos económicos y sociales asociados a ello (por no mencionar los efectos psicológicos, el agotamiento y el cansancio) tuvieron un impacto en buena parte de la opinión pública, pero en especial entre los votantes de la oposición. En la actualidad sólo el 20% de los votantes de Macri y sólo un 38% de los votantes de las otras fuerzas políticas aprueban la gestión del presidente. En resumen, el apoyo extrapartidario que se había logrado capitalizar se contrajo significativamente. 

La imagen de Alberto Fernández pese a este desgaste temprano sigue siendo positiva. Se mantiene como el dirigente con mejor imagen positiva (55%), pese a sufrir también una merma. Lo acompaña el jefe de Gobierno de CABA, Horacio Rodríguez Larreta con un 52% de imagen positiva. Al parecer los dos ejecutivos en funciones han logrado al menos mantener el favor de una buena parte de la opinión pública en medio de esta crisis sanitaria, económica y social. (Fuente www.perfil.com). El periodismo profesional es costoso y por eso debemos defender nuestra propiedad intelectual. Robar nuestro contenido es un delito, para compartir nuestras notas por favor utilizar los botones de "share" o directamente comparta la URL. Por cualquier duda por favor escribir a perfilcom@perfil.com

Principales problemas de acuerdo al voto (votantes de Alberto Fernández)

 

Principales problemas. Según los entrevistados los principales problemas que tenemos los argentinos han variado en comparación con la medición de abril, cuando el tema COVID19 (“Epidemias y Enfermedades”) había desplazado a los problemas económicos a un segundo lugar. En la actualidad la Corrupción (38%), el Desempleo (30%), la Inseguridad (30%) y la Inflación (29%), ocupan los primeros lugares. Mientras que las Epidemias y enfermedades pasaron del 40% al 28%, experimentando una caída de 12 puntos. ¿Pasó El COVID-19 a un segundo plano? En parte si, pero claramente se trata de un fenómeno con cierta raíz partidista. Cuando segmentamos la muestra de acuerdo a sus preferencias partidarias, entendidas por el voto en la última elección, encontramos que hay una suerte de “partidismo” en las percepciones de los principales problemas. Esto es, que los votantes del Frente de Todos y los de Juntos por el Cambio, 

La diferencia en la percepción de los problemas se reproduce no sólo en el orden, sino en los énfasis y temas.

Por ejemplo, mientras para un 12% de los votantes de Fernández “los políticos” son un problema, para el 42% de los votantes de Macri lo son. ¿Esto incluye a todos los políticos o sólo a los políticos del “otro”? No es claro si esta actitud se pueda interpretar como un indicador, junto a otros, de una creciente orientación antipolítica de los votantes de Juntos por el Cambio, pero es una actitud que debe analizarse en profundidad para, por un lado, ver si se trata de un efecto coyuntural, de un enojo pasajero, y por el otro, para no caer en la tentación de cultivarla con el objetivo de obtener un redito político, paradójicamente. Se trata de luego de dos diagnósticos distintos, dos visiones diferentes, acerca de los problemas de la sociedad argentina, que tienen un correlato en la construcción de las coaliciones políticas que las expresan. Hasta ahí, no habría mayor inconveniente y novedad: “politics as usual”. Sin embargo, este partidismo atraviesa otras actitudes vinculadas con la pandemia y la percepción del riesgo y las decisiones necesarias para sortear mejor la crisis sanitaria.

Las epidemias y enfermedades pasaron del 40% al 28%, experimentando una caída de 12 puntos en el último estudio. 

La grieta y el COVID-19. En general, parece seguir habiendo un alto nivel de consenso con las medidas implementadas por el gobierno, el 64% de los entrevistados dice estar algo o muy de acuerdo. Sin embargo, en Abril el nivel de acuerdo alcanzaba el 84%. Esa merma tiene también una fuerte explicación partidista: entre los votantes de Fernández el nivel de acuerdo se mantiene en el 88%, mientras que entre los de Macri cae al 44%, cuando en Abril entre estos el acuerdo alcanzaba casi al 80%.

Explorando en esa dirección, les preguntamos a los entrevistados si consideraban necesarias o innecesarias una serie de medidas específicas en relación a la crisis sanitaria. En cada una de éstas más de un 70% respondió que las consideraba necesarias, con excepción del “uso obligatorio de la aplicación cuidar” (55%) y “la suspensión de actividades físicas al aire libre” (51%) que se verifica una división mayor en relación a su necesariedad. Respecto del “distanciamiento social” (94%), el “cierre de fronteras” (94%) y la “suspensión de clases presenciales” (90%), se observa un alto nivel de consenso en cuanto a la necesidad de estas medidas. Sin embargo, como ya se destacó anteriormente, muchas de estas medidas presentan una fuerte diferenciación partidista. Por ejemplo, respecto de la suspensión de las actividades físicas al aire libre, entre los votantes de Fernández un 75% considera necesario, mientras que entre los de Macri cae al 39%, algo similar sucede con el uso de la aplicación cuidar: entre los primeros el 76% la considera necesaria, mientras que entre los segundos solo el 42%. Respecto de una buen numero de las medidas se observa una apreciación diferente que sigue una línea partidista muy marcada.

 (Fuente www.perfil.com). El periodismo profesional es costoso y por eso debemos defender nuestra propiedad intelectual. Robar nuestro contenido es un delito, para compartir nuestras notas por favor utilizar los botones de "share" o directamente comparta la URL. Por cualquier duda por favor escribir a perfilcom@perfil.com

Principales problemas de acuerdo al voto (votantes de Mauricio Macri)

El impacto del COVID19 en la vida cotidiana ha sido muy profundo: el 52% de los entrevistados siente que “su vida cambió de manera importante” (contra el 60% que sentía lo mismo en abril) y esta opinión se eleva al 69% en el AMBA (CABA y GBA) donde la cuarentena se extendió un tiempo mayor que en el resto de las demás regiones.  En este contexto, los temores y las percepciones cambian. Por ejemplo, la percepción respecto de la peligrosidad del virus cayó de un 78% en abril que lo consideraba “muy peligroso” a un 53% que en la actualidad lo considera de esa manera. Entre los votantes de Macri el 44% lo considera muy peligroso, mientras que entre los de Fernández esta percepción llega al 65%.

La percepción del Covid-19 cayó de 78% en abril que lo consideraba “muy peligroso” a 53% en la actualidad.

En este sentido la opinión pública queda atravesada por el dilema entre priorizar “La apertura para reactivar la economía” (44%) y “La prevención del colapso del sistema de salud” (46%). Partida en dos mitades acerca del énfasis que el gobierno debería poner en una u otra cuestión. Nuevamente, los votantes de Fernández se inclinan mayoritariamente por la opción prevención del sistema de salud (67%) frente a la reactivación económica (25%), mientras que entre los de Macri predomina la opción por la reactivación económica (58%) frente a la opción prevención del sistema de salud (34%). 

Así las cosas, estas divergencias de opiniones se repiten en casi todos los órdenes:  mantener la cuarentena, flexibilización de la cuarentena, terminar la cuarentena, etc.. luego de más de un trimestre de aislamiento social preventivo y obligatorio intermitente, el inicial consenso con las medidas de gobierno y el amplio respaldo obtenido en Abril se licuó, y las actitudes en relación con la crisis sanitaria producida por el COVID19 cayó en los lentes de las divisiones partidistas.

*(@dgreynoso), Investigador CONICET - Director de la ESPOP-Universidad de San Andrés. (Fuente www.perfil.com).

https://www.perfil.com/noticias/opinion/la-grieta-en-los-tiempos-del-covid-19.phtml

Viernes, Julio 31, 2020
Diego Reynoso