La violencia doméstica aumentó durante el confinamiento en Argentina, confirma un nuevo estudio de la Universidad de San Andrés

Una nueva investigación de la Universidad de San Andrés confirma que la violencia doméstica, a nivel físico, sexual, y emocional, se incrementó en nuestro país como producto del confinamiento implementado para detener la circulación del virus COVID-19.


La violencia doméstica es un fenómeno que afecta con severidad particularmente a mujeres, niñas, y personas LGBTQ+ en Argentina, la región, y el mundo. Una nueva investigación de la Universidad de San Andrés confirma que la violencia doméstica, a nivel físico, sexual, y emocional, se incrementó en nuestro país como producto del confinamiento implementado para detener la circulación del virus COVID-19. El trabajo, publicado por Amelia Gibbons, Tommy E. Murphy y Martín A. Rossi en la revista académica de economía política KYKLOS, indica que el aumento podría estimarse en 324 mil mujeres más que fueron víctimas de violencia doméstica tras el confinamiento.

Los autores analizaron una encuesta anónima online hecha a 1502 mujeres argentinas heterosexuales a comienzos del confinamiento nacional, entre el 27 de abril y el 25 de mayo de 2020. En dicho período, mientras que algunas de esas mujeres convivían con parejas que estaban eximidas de cumplir con la cuarentena por ser trabajadores esenciales, la gran mayoría convivía con su pareja dentro del hogar las 24 horas del día. Los hallazgos indican que aquellas mujeres que pasaron la cuarentena con sus parejas tuvieron más propensión a reportar un incremento de violencia doméstica a nivel físico (23%), sexual (35%) y emocional (12%) que aquellas mujeres que convivieron con parejas que no debían cumplir con el confinamiento. A su vez, la investigación analizó dos factores que podrían haber mediado el incremento de la violencia: el aumento del tiempo transcurrido en convivencia y la disminución del ingreso familiar. Aunque la pandemia impactó en ambos factores, se pudo identificar que fue el primero de ellos el que explica el aumento en la violencia.

Si bien desde el comienzo de la pandemia se han realizado diversos esfuerzos por comprender su impacto sobre dinámicas de violencia de género, determinar el efecto del confinamiento sobre la violencia doméstica ha sido una tarea particularmente difícil puesto que las definiciones de cuarentena han variado mucho en cada país—desde meros anuncios hasta cierres totales a nivel nacional—. El caso argentino, en este contexto, se destaca porque presenta condiciones particulares que permiten evaluar el efecto aislado del confinamiento en sí: es uno de los pocos países del mundo en donde la medida de confinamiento estricto se impuso en un momento en que la amenaza del coronavirus había afectado a una proporción de la sociedad muy pequeña. Esto indica, según los autores de la investigación mencionada, que los resultados observados pueden atribuirse específicamente a la cuarentena y no a la pandemia en términos generales. Conocer los efectos de los confinamientos sobre la violencia de género, y las condiciones en que esos efectos se producen, es fundamental para el diseño de políticas públicas preventivas y de cuidado para las mujeres, niñas, y personas LGBTQ+.

Jueves, Octubre 28, 2021