MBA y posgrados: más que nunca, el mercado los demanda y hay mucha oferta en el país

En medio de la pandemia que aún no termina, las escuelas de negocios debieron migrar a la modalidad de clases online y adecuar sus contenidos para las nuevas necesidades de los participantes. Qué planearon las universidades para este año.

Si los posgrados y los MBA locales enfrentaban cada año el desafío de preparar a los talentos que tendrían que liderar las empresas, en 2020 la problemática se multiplicó con la aparición de la pandemia. Es que, en este sentido, las universidades no fueron ajenas a la dificultad que planteó mudar las clases a una modalidad 100 por ciento virtual. Esta "nueva normalidad" se planteó en un comienzo como temporal pero hoy ni siquiera se vislumbra cuándo finalizará. 

Por la forma en la que el mundo de los negocios aceleró la adopción de la transformación digital, no solo la modalidad de dictar clases está en evolución, sino también los contenidos que los estudiantes reciben hoy, pues ya empieza a perfilarse qué tipo de escenario tendrán que enfrentar en los próximos años. Aunque sea más VUCA -por volátil, incierto, complejo y ambiguo, según sus siglas en inglés- que nunca. "El alumno sabe que se enfrenta a un mundo nuevo. Y pide en consecuencia. Se prepara para un nuevo tiempo en el que las empresas necesitarán nuevas habilidades, como expertos en contingencias, team leaders para robots y la coordinación de teletrabajo, anticipadores de tendencias y descubridores de necesidades nuevas, especialistas en rupturas, expertos en prevención de catástrofes, managers de higiene interempresarial, desarrolladores de continuidad de empresas en entornos inestables, gestores de sostenibilidad, innovadores disruptivos, expertos en proyectos transversales multidisciplinarios, organizadores de residuos, ingenieros en enfermedades o ejecutores de transiciones", analiza Marcelo Elizondo, director de la Maestría en Dirección Estratégica y Tecnológica del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA).

Además, sostiene Elizondo, los que producen ya no actúan dentro de una industria, porque hoy las disciplinas se funden unas con otras. "Por eso, los oficios, las profesiones y los perfiles laborales ya no pueden ser cerrados. Algo así como un renacimiento del siglo XXI. El saber se trabaja mejor ahora en más amplios campos (formados por múltiples insumos) que en disciplinas tradicionales del conocimiento". 

"Los alumnos debieran preguntarse, qué tengo que hacer hoy para que cuando la pandemia haya pasado, yo me encuentre mucho mejor parado que antes, más competitivo en mis habilidades y con mayores capacidades de adaptación para enfrentar, en el ámbito laboral y personal, todos estos cambios que se vienen. Lo que hagas o dejes de hacer durante la pandemia, te condiciona para cuando haya terminado", reflexiona Christian Sainz, Executive Director MBA de IAE Business School. El Covid-19, agrega, cambió la perspectiva para las instituciones locales. "Muchos que estaban analizando la posibilidad de aplicar en Europa o los Estados Unidos, con la pandemia se volcaron a opciones en la Argentina y la región. En el caso de nuestras ofertas, nos encuentran muy bien preparados, ya que desde hace tiempo los postulantes no necesitan ir a Europa o Estados Unidos para acceder a un programa de clase mundial", subraya el director de la institución de Pilar. 

Para Héctor Dama, decano del MBA de la Universidad del Salvador (USAL): "La pandemia tuvo un impacto significativo que podemos identificar, claramente, en la segmentación de inscripciones del primer y segundo semestre. En marzo y abril se registró una notable retracción en la demanda de vacantes y, luego, un fuerte repunte en los turnos de inscripción de agosto". 

Las interpretaciones pueden ser muchas y válidas. "Se entiende que al comienzo de la pandemia se generó un efecto de parálisis, propia de la incertidumbre ante los cambios drásticos que se estaban produciendo. Luego, con mayor información y conocimiento, se produjo una mejora en la adaptación a las nuevas reglas de juego y con ello la toma de decisiones de continuidad de la carrera profesional, mediante el apoyo que dan los MBA y posgrados", agrega del decano de la USAL. 

El aumento de la demanda también se hizo presente en la Universidad de San Andrés (UdeSA). "En agosto nos favoreció mucho la experiencia de los alumnos que estaban cursando. Hicimos un récord de entrevistas y solicitudes de admisión, y aun limitando los cupos terminamos creciendo un 70 por ciento en inscripciones contra 2019 (nuestro foco en el proceso de aprendizaje y la personalización de la experiencia educativa pone límite a la cantidad de alumnos)", detalla Carlos de Morra, director Comercial y de Marketing Digital de la UdeSA.

En la universidad con sede en Victoria afirman que crecieron un 45 por ciento en alumnos frente a 2019. Esto les suma un crecimiento acumulado en los últimos tres años del 150 por ciento. "En relación al MBA, vimos mucho interés de potenciales alumnos en el interior del país y países limítrofes, que veían la obligada digitalización como una oportunidad de reducir la cantidad de viajes de estudios mientras durase la modalidad digital, para luego aprovechar todos los beneficios de la presencialidad y el networking. Debido a esta alta demanda, decidimos concentrar el inicio en marzo 2021 de dos modalidades de cursada para nuestro Executive MBA: EMBA Campus, con cursada intensiva cada 15 días en nuestro campus de Victoria, y EMBA Capital, con cursada durante la semana, en la sede de Recoleta", adelanta De Morra. 

 

 

Lunes, Marzo 22, 2021